Domingo, 22 de enero de 2017

| 2010/08/30 00:00

"La cumbia es coqueta y espiritual"

Lila Downs se presenta este martes en el teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá y el miércoles en el Teatro Metropolitano de Medellín. Semana.com habló con ella.

La cantante mexicana estará este martes en Bogotá y el miércoles en Medellín. Foto: SEMANA

'Ojo de culebra', el disco con que Lila Downs sorprendió a sus seguidores hace un par de años, no ha perdido la magia. Al comienzo hay una cumbia interpretada de manera casi ceremonial, algo que como oyentes colombianos (festivos, festejadores, festivaleros) no estamos acostumbrados a recibir. Luego aparecen como invitadas las voces de algunos músicos conocidos y queridos: ahí está el cantante de Café Tacuba, más adelante sale Enrique Bunbury… y en un escalofriante contacto con el más allá, reaparece Mercedes Sosa ¡qué grande que era!

En general, a pesar de ser moderno, el arte de Lila Downs mantiene el contacto con un pasado ancestral. Se la ha comparado con Chavela Vargas, pero podría tener también algo de María Sabina, algo de esa magia. El tema “Black Magic Woman” que hizo famoso Santana en una versión rumbera, adquiere en su voz otro poder. La cantante reconoce que su canto está inspirado en relaciones con la magia. Sin buscarlo, se acerca a una especie de musicoterapia moderna.

"Yo vengo de una tradición indígena, herbolaria", cuenta la cantante. Decían que mi abuelita ‘levantaba’ espantos. Y la música está presente en esa tradición todo el tiempo. A mí me curó una mujer indígena por una frustración que me estaba afectando la voz. Ella me hizo un baño de temazcal, recuerdo que tiré muchas lágrimas y fui sanando. En cada uno de esos rituales hay cantos sagrados.

Semana.com: ¿Y esos cantos han sido base para algunas de sus composiciones?

Lila Downs: Sí, incorporé unos de esos cantos indígenas, que estaban recopilados en grabaciones del Instituto de Antropología de México, en mi disco One Blood.

Semana.com: Es llamativo cómo esa manera ritual de interpretación puede llegar incluso hasta la cumbia, un ritmo que para nosotros es más festivo.

L.D: Es que en Suramérica tenemos diferentes versiones de la cumbia. Yo crecí en una región muy humilde donde se bailaba la cumbia de una manera casi ceremonial. De ahí te puedo decir que te revive ese tambor. Muchas personas ven en la cumbia su coquetería, pero también puede ser muy espiritual.

Semana.com: Usted ha mencionado su interés por trabajar en torno a las bandas populares: un formato de instrumentos de viento que está por igual en nueva Orleans, en España y en los pueblos del Caribe. ¿Esa investigación va a abarcar también a las papayeras colombianas?

L.D: Ya en Argentina y Chile nos han mostrado diferentes versiones de estas bandas típicas, además de conocer su contexto cultural, que es muy importante. Espero de veras acercarme al sonido de las papayeras colombianas, me interesa mucho.

Semana.com: ¿Qué ha sido lo mejor de esta gira mundial que ahora la trae a Bogotá y Medellín?

L.D: ¡Qué bendición hacer una gira mundial! Conectarse con Latinoamérica en todas partes del mundo. Y dar a conocer los ritmos y sus fusiones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.