Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/16/2010 12:00:00 AM

Música de marimba y cantos del Pacífico, y sistema normativo de los wayuu, patrimonios de la Unesco

El Comité Intergubernamental de la UNESCO decidió añadir estas expresiones culturales colombianas en la lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Las músicas de marimba y los cantos tradicionales del Pacífico Sur, así como el sistema normativo de los wayuu, aplicado por el ‘palabrero’, dos candidaturas de Colombia, fueron incluidas este martes en la lista de Patrimonio Inmaterial de la Unesco.
 
Las de Colombia fueron las primeras candidaturas hispanas en conocer su suerte, ya que el comité analiza a los aspirantes por orden alfabético.
 
El Comité Intergubernamental, que se creó en 2003 y cuenta con 132 estados miembros, se reúne en Nairobi (Kenia).
 
Otras candidaturas hispanas que lograron ser incluidas en la lista son:
 
México
 
Logró que sus tres candidaturas a Patrimonio Inmaterial de la Unesco salieran adelante, de manera que la cocina tradicional de ese país, la fiesta de los ‘Parachicos’ de Chiapa de Corzo y la Pireuka, un canto tradicional de la cultura indígena Purépecha, gozan desde hoy de este reconocimiento.
 
La cocina tradicional mexicana, que tiene una gran difusión en todo el mundo, está basada en platillos hechos a base de maíz, fríjol y chile.

México ya intentó en 2006, pero sin éxito, que su gastronomía engrosara la lista de Patrimonio Inmaterial, pues la Unesco consideró que la candidatura estaba "demasiado enfocada hacia lo antropológico".

La tradición de los Parachicos, considerada la principal festividad de la ciudad mexicana de Chiapa de Corzo, en el estado de Chiapas, tiene casi tres siglos de tradición e incluye una serie de instrumentos musicales como el tambor y el pito, además de rezos típicos y máscaras.

Los Parachicos se celebra cada año del 4 al 23 de enero con la participación de unos 6.000 danzantes que salen a bailar en las calles de la localidad chiapaneca.

La Pirekua, canto tradicional de los purépechas, tiene su origen a mediados del siglo XIX y es interpretado en lengua indígena y en español por los "pieris", que habitan la meseta tarasca, la zona lacustre y la Cañada de once de los pueblos del estado de Michoacán.

México ya logró en 2008 que su tradición del "Día de Muertos" ingresara en la lista de Patrimonio Inmaterial, y el año pasado se incluyeron los lugares de memoria y tradiciones vivas de las culturas Otomí y Chichimeca y la ceremonia ritual de los "Voladores de Papantla".
 
España
 
La Unesco reconoció al flamenco, a la dieta mediterránea, a los "castells" catalanes, al canto de la Sibila mallorquín y a la cetrería como Patrimonio Inmaterial.
 
De ellos, la dieta mediterránea era una candidatura conjunta con Italia, Grecia y Marruecos, y la cetrería, junto a Emiratos Árabes Unidos, Bélgica, República Checa, Francia, República de Corea, Mongolia, Qatar, Arabia Saudí, Siria y también Marruecos.

De las cinco candidaturas españolas, el flamenco se presentaba por segunda vez tras un primer intento fallido en 2005.

Es una manifestación cultural que supone una seña de identidad en Andalucía y un icono de España en el mundo, un patrimonio oral transmitido de generación en generación y valorado por un pueblo que lo reconoce como parte de su identidad.

Más suerte ha tenido la dieta mediterránea, una candidatura trasnacional que ha entrado en la lista de la Unesco en el primer intento.

Una dieta que sigue vigente 9.000 años después de originarse y a la que los científicos le atribuyen cada vez más bondades.

Frutas, verduras, hortalizas, legumbres, aceite de oliva como grasa esencial, pescado y un consumo moderado de carnes y lácteos son los pilares de la alimentación mediterránea, y España, Grecia, Italia y el norte de Marruecos las zonas geográficas que tienen su "custodia compartida".

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) han reconocido la Dieta Mediterránea como un modelo alimentario de calidad, saludable y sostenible.

Junto a estas dos candidaturas, el comité de la Unesco ha reconocido la importancia de los "castells", las torres humanas que se levantan en las plazas de Cataluña desde hace doscientos años y que han llegado hasta los diez pisos, aunque sólo en dos ocasiones.

También es desde hoy Patrimonio Inmaterial el canto medieval de la Sibila, originario de la isla de Mallorca, un drama litúrgico y canto gregoriano que se interpreta en las iglesias de Mallorca en los maitines de Navidad.

Y la cetrería, un arte milenario, un tipo de caza en el que se utilizan las aves rapaces, especialmente el halcón peregrino.
 
Perú
 
De este país fueron incluidas la lista ‘el baile de la tijera’ y la huaconada, dos tipos de danza que sobresalen por su antigüedad y su valor simbólico.

Perú decidió presentar la danza de la huaconada y el baile de la tijera, ambos nacidos en la región de los Andes, debido a su representatividad, valor simbólico, antigüedad y por ser patrimonio nacional.

Nacido en el sur de los Andes en las regiones de Apurímac, Ayacucho y Huancavelica (que forman el espacio denominado Chanka), el baile de la tijera toma su nombre del uso de unas placas de metal, de unos 25 centímetros de longitud, que el danzante hace chasquear a modo de tijeras mientras ejecuta sus pasos.

Aunque su origen no está claramente establecido, los estudiosos conjeturan que es una manifestación de un movimiento cultural de resistencia del siglo XVI llamado 'Taki Onkoy', con el que los pueblos indígenas manifestaban su desaprobación ante la llegada de invasores.

Entre abril y noviembre, y al ritmo de violines y arpas, los bailarines danzan por turnos gracias a la fuerza transmitida por los espíritus de las montañas (wamanis) y se retan mutuamente a imitar los pasos del anterior danzante.

La huaconada es, por su parte, una danza ritual que simboliza la vida comunal de los pobladores de Mito, localidad de la región de Junín (centro de Perú).

Durante los tres primeros días del año, los habitantes de este valle salen a las calles para contemplar al huacón, un personaje de nariz larga y gesto hosco que deambula por las calles para imponer orden y salvaguardar las buenas costumbres morales.

Provistos de una máscara (el huacón), un látigo (el tronador) y una gran frazada, los personajes, que pueden ser antiguos o viejos, bailan con sus espaldas erguidas o encorvadas, dan pequeños saltos y doblan sus brazos ligeramente para apoyar sus manos en la cintura.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.