Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/5/2012 12:00:00 AM

Tarde de trapío y entrega

El toro se llevó todos los honores y Ramsés rumió esa amarga vuelta al ruedo sin pelo, mientras en el palco se regodeaba de negar lo que era a todas luces.

Una corrida de toros que arrancó ovaciones de salida y no menos en buena parte de los arrastres. La gente premió así la presentación del encierro – una suma seria de kilos, pitones y cuajo – y, desde allí, desde la orilla del respeto, calibró cada una de las faenas, en ocasiones por encima de las verdaderas condiciones de los toros.

Incluso hasta pecar en la injusticia, porque a la par que ese muy buen cuarto de la tarde se marchaba entre una ovación que acompañaba su vuelta al ruedo póstumo, una buena parte de los tendidos olvidaba que Ramsés había puesto más que voluntad para estar a la altura de las exigencias del ejemplar. La faena tuvo temple para aprovechar la nobleza y firmeza de cara a esa bravura sin fin con que se empleó el toro en cada una de las suertes. Sí, está bien, existió algún ligero bache, pero el torero reasumió el mando de la nave casi de inmediato y nos dejó disfrutar de cada embestida. Y lo mató, arriba, señor presidente, pero el fondo del toro aguantó el acero en un gesto de grandeza, hasta que sonó el primer aviso. El toro se llevó todos los honores y Ramsés rumió esa amarga vuelta al ruedo sin pelo, mientras en el palco se regodeaba de negar lo que era a todas luces.

En el primero, un auténtico tacazo que metía respeto por donde se le mirara, la distancia se convirtió en el dilema a resolver, para saber en cuánta de ella de sentía mejor. Nunca se pudo saber, porque casi siempre el toro se sintió incómodo y no menos Ramsés con él, más aún después de la forma como se venció en par de oportunidades. División de opiniones.

En cambio, Luis Bolívar acalló, si es que quisieron aparecer, las voces disonantes. Lo hizo con esa convicción de no enmendar, sino de clavarse en la arena para siempre. En el segundo de la tarde aprovechó los buenos momentos en que el animal se movió con emoción, mientras Luis acompañaba el paso del huracán. Luego vinieron el aire y esa tendencia del de Mondoñedo de escarbar, como si buscara los cimientos de la plaza. No se pudo ver entonces el pitón izquierdo. Oreja.

En el quinto, Bolívar se puso de entrada el overol del lidiador, porque a lo mejor entendió que si bien el toro humillaba mucho, no tenía tanto por dentro como se presagió en esa inolvidable vara de Luis Viloria, la mejor quizás en lo que va de la temporada colombiana. Otra vez la decisión le valió el derecho a buscar en los tendidos una respuesta. La presidencia cedió fácil y una oreja le redondeó la tarde a Luis.

Los dos de Santiago Naranjo le sirvieron de examen. Se dobló bien con la muleta en su primero y luego encontró respuesta cada vez que lo citó en largo, pero luego no halló el sitio y todo se hizo una mezcla de intentos que se volvieron pasos y pasos. Palmas al toro. El último de la corrida también prometió mucho en los muletazos iniciales, pero no tardó en apagarse, aunque, como casi todos, y ese fue también un mérito inmenso de esos seis bien criados toros de la familia Sanz de Santamaría, nunca miró hacia los adentros sino que vivió y peleó en los medios y en los caballos, la bravura en una de sus expresiones.

Ficha

Plaza de toros de Santamaría

Temporada bogotana 2012

Seis toros de Mondoñedo

Muy bien presentados. Bravo y noble el cuarto, al que le dieron la vuelta al ruedo. El tercero, encastado. Primero, segundo, quinto y sexto, con transmisión y exigencia, aunque con mejor principio que y final.

489, 500, 503, 510, 532 y 500 kgrs.

 
Ramsés

Turquesa y oro

División de opiniones y vuelta tras petición luego de aviso

 
Luis Bolívar

Grosella y oro

Oreja y oreja


Santiago Naranjo

Azul rey y oro

Silencio y silencio


Detalles: Más de media entrada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.