Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/16/2010 12:00:00 AM

"Todos llevamos una pasión maldita adentro": Susana Castellanos de Zubiría

La escritora bogotana Susana Castellanos de Zubiría presentó su libro "Amores malditos", donde recopila los episodios de la mitología y la historia antigua en los que el amor fue trágico y terrible.

Historias de amor con desenlaces fatales. Maldiciones humanas y sobrenaturales que se mezclan con una pasión desenfrenada. Afrodita, Romeo y Julieta, el Conde Drácula... ¿La vida afectiva y amorosa de nuestros días tendrá regocijo en la mitología y la historia antigua?

Susana Castellanos de Zubiría es una escritora bogotana que se interesa por lo que representa el mal en el arte y la literatura. Es una apasionada de la investigación, de la historia de la mitología y de las religiones.
 
La literata habló con Semana.com sobre su más reciente obra, llena de Amores malditos.
 
Semana.com: ¿Cuáles condiciones transforman al amor en maldito?
 
Susana Castellanos: Que sea entre humanos, que el amor profesado sea una pasión extrema y que sea trágico.
 
Semana.com: ¿Existen los amores malditos en estos tiempos?
 
S.C: Todos llevamos una pasión maldita adentro. Hay pasiones por las que uno cree que está pasando una temporada en el infierno.
 
Semana.com: ¿Qué son las pasiones?
 
S.C: Tiene que ver con la condición humana llevada al extremo.
 
Semana.com: ¿Con qué están casadas las pasiones?
 
S.C: Con lo efímero, con eso que queremos tener y no alcanzamos o que tenemos por un instante y se nos escurre por las manos.
 
Semana.com: ¿Cuál es su fascinación?
 
S.C: Leer. Yo soy lo que es una niña nerd.
 
Semana.com: ¿Cómo escribió su obra?

S.C: Rescaté de unos documentos las historias y traté de encontrar qué era lo que la hacía realmente maldita. Es una investigación de toda la vida. Lecturas de hace dos décadas. Son personajes que desde muy joven están en mi cabeza.
 
Semana.com: ¿De cuáles personajes se enamoró?
 
S.C: Madame Bobary y la Dama de las Camelias. Madame Bovary trata sobre la búsqueda del amor y la felicidad en el otro que lleva a la autodestrucción.
 
Semana.com: La historia de Romeo y Julieta tiene novela y película, así también sucedió con el Conde Drácula. ¿En qué se inspiró para escribir esta historia?
 
S.C: La historia de Drácula está más inspirada en la película que en la novela. La película es perfectamente alucinante porque tiene todo lo del amor. Es sobre ese hombre que reniega de dios porque no le cuido a su amada, la cual se suicida porque le dicen que su amor se murió en la guerra. Es ese amor maldito en la medida que es condenado por dios y transguede todas las normas establecidas.
 
Semana.com: ¿Por qué su obra es un refugio en el siglo XXI?
 
S.C: Porque lo que estamos sintiendo hoy en día, esas pasiones desgarradoras y esos ataques de llanto que tenemos por amor, también se sintieron en otras épocas. Nos sentimos más modernos pero en las emociones seguimos siendo iguales.
 
Semana.com: ¿Qué busca con la novela?
 
S.C: Quiero que a la gente común y corriente le guste más la historia y la mitología. No creo que esto sea importante, sólo abre una espacio de reflexión sobre lo que somos.
 
Semana.com: Si se atreviera a hacer una teoría a partir de su libro, ¿cuál sería?
 
S.C: Aunque es una recopilación de relatos, siento que hay una creencia generalizada en Occidente en que la felicidad se encuentra en el amor.
 
Semana.com: ¿Qué le promete al lector que sea seducido por Amores malditos?
 
S.C: Que podría exorcizar las frustraciones del amor en la medida en que se de cuenta que otras personas han sentido lo que él siente.
 
Semana.com: ¿Cuándo es imposible concebir un amor maldito?
 
S.C: Si los personajes se hubieran casado hubieran dejado de ser un amor maldito. Hubieran perdido la intensidad y empezado a adquirir la tibieza del matrimonio.
 
Semana.com: ¿Cómo visualiza el amor en la época del Renacimiento?
 
S.C: Hay una visión egoísta del amor. Se busca desesperadamente el amor más que una pareja.
 
Semana.com: Después de escribir Amores malditos, ¿qué significado le da al abismo?
 
S.C: Es el vértigo que produce una profunda atracción y miedo a la vez. Es la sensación de querer arrojarnos al vacío. Hay ciertas relaciones apasionadas que producen pánico.
 
Semana.com: ¿Cuál es el común denominador de todos los amores malditos de su obra?
 
S.C: Todas son terribles y acabaron mal, era parte de la condición para que clasificaran.
 
Semana.com: ¿Cuándo escribirá su propia historia de un amor maldito?
 
S.C: Puede ser un proyecto escribir sobre un amor maldito de estos tiempos pero me desenvuelvo con más placer en la historia.
 
Semana.com: ¿Cuál percepción del amor persiste en el siglo XXI?
 
S.C: Hemos perdido el concepto de lo maldito a nivel social. Es difícil transgueder algo. No es lo mismo que hace miles de años el adulterio o la esclavitud. Tendría que tratarse de algo demasiado extremo o enfermizo. Hoy no nos escandaliza nada.
 
Semana.com: ¿La religión perdió fuerza?
 
S.C: Sí. En el siglo XX romper normas se vuelve casi de moda y en esas condiciones lo maldito pierde su fuerza. Es como decir que el diablo en el siglo XX es una caricatura.
 
Semana.com: ¿Pero todavía se lucha por amor?
 
S.C: Claro. A nivel individual cada persona puede vivir su amor maldito. Enfrentar a los padres con alguien que no les gusta, por ejemplo.
 
Semana.com: Se piensa con el corazón o con la cabeza. ¿Cómo pensó su obra?
 
S.C: Este libro es un rescate de las emociones y los sentimientos en un mundo que pretende ser dominado por lo pragmático y lo racional.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.