Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/01/24 00:00

Un Hay más político

El festival literario más importante de Colombia arranca con invitados de todas las corrientes culturales, políticas y hasta musicales. En Bogotá se transmitirán en vivo algunos foros y conferencias.

El escritor británico Salman Rushdie, autor de Los Versos Satánicos, será uno de los participantes del Hay Festival. Foto: AFP

Para algunos el Hay Festival es conocido como “el Woodstock de la mente”. Para otros resulta ser un espacio de turismo literario en donde los autores del momento se sientan a charlar con otros autores sobre el oficio de escribir. La verdad es que, desde el 29 de enero hasta el 1 de febrero, Cartagena estará invadida por reconocidas personalidades, no sólo del mundo de los libros, sino también del mundo de la música y las artes, que tomarán como excusa a la cultura para hacer una verdadera fiesta de la mente.

Si el año pasado los escritores invitados al festival podrían ser considerados como los grandes representantes de un festín multicultural, con literaturas tan exuberantes como desconocidas en esta latitud, este año la lista es conformada por escritores con posiciones políticas fuertes, que han levantado ampolla en sus países o comunidades y que han sido vetados por líderes políticos y religiosos. En suma: este año tiene una gran cuota de invitados que han sido perseguidos políticos.

Los invitados más notables, Salman Rushdie y Martín Amis, son dos de los escritores británicos más importantes del momento. Ambos han sido catalogados como neoconservadores dentro del panorama de la nueva literatura británica, por sus polémicos puntos de vista sobre el Islam. Por otro lado, o mejor, en la otra orilla de las ideologías políticas, estará Ronan Bennet, novelista y periodista irlandés, cuyas críticas a la posición de Amis han aparecido en diarios como The Guardian. Bennet, quien a finales de los setenta fue condenado injustamente por la corona británica por colaborar con el IRA, se ha convertido en uno de los críticos políticos más vehementes del Reino Unido desde esa época.

Entre los invitados también se encuentra el joven novelista norteamericano Nathan Englander, quien ha sido criticado públicamente por los miembros ortodoxos del judaísmo tras la publicación de su primer libro For the Relief of Unbearable Urges. Más recientemente, Englander ha decidido tratar el tema de la persecución de los judíos en la época de la dictadura de Videla en Argentina, en su novela The Ministry of Special Cases. Asimismo, el 1 de febrero se presentará en el festival el libro Mao. La historia desconocida, de los historiadores Jon Halliday y Jung Chang, un riguroso trabajo de investigación y documentación que revela detalles hasta ahora desconocidos del dictador y que fue prohibido en China.

A este clima político y polémico se le pueden sumar la presencia del activista ambiental y empresario de la energía solar Jeremy Legget y del poeta inglés Benjamín Zephaniah, quien en sus versos toca temas como los problemas sociales de Inglaterra y el veganismo. No podría faltar en este listado, la presencia de Fernando Vallejo, quien parece cosechar a cada segundo nuevos enemigos por sus constantes declaraciones en contra del gobierno colombiano. En esta oportunidad ofrecerá una conferencia llamada “Los crímenes del cristianismo” en donde criticará los dogmas de la Iglesia Católica y su falsa moral.

Pero no todo será política y controversia en el Hay Festival. Los poetas colombianos Giovanni Quessep, Ramón Cote, William Ospina y Juan Felipe Robledo leerán sus poemas escogidos, junto con la poeta chilena Carmen Yáñez, la libanesa Joumana Hadad y el poeta norteamericano Craig Arnold. A esta babel cultural se le suman la taquillera conferencia de Juanes con Miguel Bosé, la presentación del autor ganador del premio Pulitzer 2008, Junot Díaz, y los conciertos de la banda inglesa Asian Dub Foundation y de la cantante de jazz-soul Sarah James Morris.

En estos cuatro días se hará una versión del festival para niños, el Hay Festivalito, que contará con actividades que buscan despertar el placer de leer entre los más pequeños. Se realizarán talleres de escritura y de dibujo para que los niños se familiaricen con contar historias, charlas con los escritores colombianos Ramón Cote, autor de Feliza y el elefante, y Ricardo Silva Romero, autor de En orden de estatura, y hasta habrá una tarde gastronómica en donde se prepararán diferentes postres basados en las historias de Charlie y la fábrica de chocolates y Hansel y Gretel.
 
El Hay Festivalito también se tomará algunos de los barrios populares de Cartagena. En los centros comunitarios de El Pozón, Membrillal, La Boquilla, Las Palmeras y Boston se llevarán a cabo talleres de escritura creativa, lecturas de cuentos y de poesía, y charlas con autores de libros infantiles que se complementarán con muestras de danzas folclóricas, obras de teatro y breakdance realizados por los mismos miembros de estas comunidades.

Por otro lado, este será el primer año en el que se trasmitirá la inauguración del Hay Festival en la Biblioteca Luis Ángel Arango, de la ciudad de Bogotá. Los bogotanos también podrán asistir a una conferencia de Salman Rushdie el 2 de febrero en el Auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional y podrán ver a Asian Dub Foundation en concierto el 31 de enero en el Teatro Metro. También se realizarán talleres con los niños de Altos de Cazucá, a cargo de la cuentista española Eugenia Manzanera.

Este año, la gran fiesta de la mente está lista para tomarse las calles de Cartagena.¿Cuál es el vínculo entre la cultura de masas y la crítica social? ¿Cuál es el futuro de los medios de comunicación en la era digital? ¿Qué nuevos lenguajes deben buscar las artes escénicas para renovarse?¿Cuáles son las oportunidades ambientales en un mundo en crisis por el petróleo? Son algunas de las preguntas que se discutirán a lo largo de los cuarenta y cinco eventos que se llevarán a cabo durante cuatro días, en este festival de la cultura.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.