Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/21/2009 12:00:00 AM

“Uno no debe criticar lo que no entiende”

Está a punto de estrenarse Che, la última película de Steven Soderbergh. Camila González habló con Benicio del Toro acerca de su papel y con Laura Bickford, productora de la cinta.

Che documenta como una biografía poco convencional gran parte de la historia revolucionaria de Ernesto “el Che” Guevara, y busca durante sus cerca de cuatro horas y media de duración, retratar al Che humano, que se entrega a su causa. La cinta, de producción norteamericana, pero en español, consta de dos partes. La primera, Che “el argentino”, es acerca de la revolución cubana hasta la victoria de Santa Clara; y la segunda “Guerrilla”, retrata su caída en Bolivia.

SEMANA: ¿Por qué Che fue ignorada por los Premios Oscar?

Benicio del Toro: Mientras las películas comerciales son tenidas en cuenta por los Oscar, las independientes como la nuestra se benefician de los Golden Globos y de los comentarios de algunos críticos independientes no siempre comerciales. Es una cinta de Hollywood que toma la posición de otro país, incluso en su propia lengua y de alguna forma hace una crítica al gobierno de Estados Unidos. Ninguna otra lo ha hecho así.

La película es tan buena como cualquiera premiada por los Oscar, en cuanto a su tema político, el lenguaje y los actores, pero le pasa lo mismo que al Che, a él tampoco lo ayudaron.

S: Bueno, pero mereció el Premio Goya y el de Cannes a Mejor Actor. ¿Cómo ha sido la acogida en Estados Unidos?

B.T: Las veces que se ha mostrado la película hasta ahora ha sido con mucho público, pero no ha habido un apoyo de la televisión y la radio masivas, ni un reconocimiento de los conocedores del cine.

S: ¿Por qué?

B.T: A lo mejor los críticos no la pudieron digerir. Por ejemplo, un crítico del New Yorker fue a ver la película con lo que tenía en su cabeza acerca del Che, y no le gustó, más bien no la entendió. Uno no debe criticar lo que no entiende. No son muchos los críticos que conocen acerca de la revolución cubana, y han ido a ciegas a ver la película. Tendrían que estudiar acerca del tema histórico primero para poder criticarla.

S: ¿Qué le deja la cinta a la gente que va a verla?

B.T: Les deja un entendimiento de la época, de esa historia de Cuba y el Caribe, de Latinoamérica y del personaje. Así pueden ayudar en el futuro.
Los que van con ojos frescos, como los jóvenes, salen del teatro muy interesados por conocer más de la historia de la revolución cubana. He sabido de amigos de Miami que han ido a verla con una idea preconcebida, pero que la cinta les ha hecho reconocer de alguna manera sus raíces.

Y a quienes usan las camisetas del Che, que las usan porque tiene un sentido usarlas, porque es el hombre que luchó contra la injusticia, les va a aportar detalles reales de su vida, de su lucha y de su muerte.

S:  ¿Cómo reunir en una sola pieza tanta historia de vida revolucionaria como la del Che?
L.B: Hicimos la película más corta que pudimos, sin ser superficiales. Empezamos por su muerte en Bolivia, y buscamos profundizar en trozos de su vida. En este tipo de trabajo, no puedes inventar nada, no queríamos que nos dijeran esto no fue así o no pasó así, aunque no es un documental, más bien condensamos la información.
Fueron 7 años trabajo, yendo a Cuba, hablando con la gente, hubo una investigación exhaustiva y lo más impactante de todo es que la revolución cubana está viva, existen diferentes puntos de vista y miradas, pero tomábamos lo que había en común entre todas ellas.

S: Siendo Benicio de una isla caribeña, vecina y hermana de Cuba, ¿qué piensa de los dos rumbos que tomaron en lo social y político?

B.T: Los dos pueblos han sido muy unidos, pero sin duda han tenido historias distintas. En Puerto Rico, siendo una isla mucho más pequeña que Cuba, un 98% de las personas está en contra del embargo a Cuba, que por cierto considero que no tiene ningún sentido. En Puerto Rico la gente fue a ver la película porque hay de alguna manera pinceladas de una historia revolucionaria con Pedro Albizo Campo. El cuento es que nosotros no tuvimos una Sierra Maestra. Me siento bien de hacer justicia cinemática de la historia de la revolución cubana y del Che.

S: ¿Qué enseñanza le queda de haber conocido al Che a través de su historia?

B.T:
La idea de un fuerte sentimiento hacia el prójimo. No veían el color de la piel en una época en que en Estados Unidos, por ejemplo, el país se dividía en negros al sur y blancos al norte. El Che era igual con negros y blancos y con todos.

Me gustaría ser tan consecuente como él, y tener esa voluntad, esa moral, y la convicción de que no todo se finalizó, que se pueden seguir haciendo cambios. No solamente a través de las armas, sino de los votos como sucedió con la elección popular de Evo Morales en Bolivia y de Obama en Estados Unidos. En 1963 un negro de Misisipi ni siquiera podía votar.

L.B: A mí me deja muchos valores. Es un personaje controversial, no creo en el castigo del capitalismo. Pudimos entender por qué hizo las cosas que hizo. Fue un hombre consecuente. No era blablabla. Cuando se toma el poder, la mayoría se toma otra cosa, pero él quiso el poder para volver a la selva y seguir en la lucha por sus convicciones. Deja su disciplina y su legado, su lucha y lo que significa si se tiene en cuenta su contexto de haber nacido en una familia acomodada y de haber sido un niño privilegiado en todo el sentido de la palabra.
 

Una colombiana, productora asociada

Silvana Paternostro, periodista literaria barranquillera, que vive hace 20 años en Nueva York, cuyo último libro publicado fue My Colombian War que se está adaptando para guión, y colaboradora de Semana, fue productora asociada de Che. “Nunca pensé que trabajaría en el cine. Me involucré en el proyecto por pura casualidad, porque cubro Cuba".
 
"Trabajé muy cerca de Benicio, Laura, Steven Soderbergh, y Peter Buchman, el guionista desde 2001, estuve en el proceso de investigación, entrevisté a personas cercanas a la historia del Che, su familia, los combatientes que estuvieron con él en la Sierra, y en Bolivia y a los agentes cubanos contratados por la CIA. Acompañé a Catalina Sandino a su encuentro con Aleida March y al recorrido que Aleida nos hizo en Santa Clara paso por paso mientras explicaba su relación con el Che”.

Sobre el Che, Silvana cuenta que “oímos tantas anécdotas sobre el hombre contadas por gente que estuvo cerca a él, que a veces se me olvidaba el Che mito. Solo tenía que poner en contexto lo que estaba aprendiendo del Che hombre para acordarme de por qué existía el Che mito. Ahora los entiendo más a los dos”.

Acerca de la acogida de la cinta en Estados Unidos, Silvana cuenta que para la comunidad hispana en Estados Unidos ha sido muy importante tener una película de un momento histórico latinoamericano, una película de Hollywood de un gran director con un gran actor hablada en español le da una validación a la historia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.