Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/27/2014 2:21:00 PM

Una nueva esperanza para los calvos

La cabellera, además de ser símbolo de juventud y vitalidad, también tiene un importante valor médico al prevenir lesiones en el cuero cabelludo por la exposición a la radiación solar.

Los cánones de belleza humanos han variado a lo largo del tiempo: de aquella perfección grecorromana a las twiggies del presente, y pasando por las voluminosas figuras de Rubens, se puede deducir que el común denominador es que todos tenían abundante cabello craneal.

Si bien las entradas frontales masculinas siguen siendo sinónimo de experiencia y sabiduría, cada vez más se aprecia una cabellera completa como sinónimo de vitalidad y juventud. Pero  la influencia genetica y hormonal, el estrés y los malos hábitos de la vida moderna como las dietas restrictivas, se han encargado de crear una generación de calvos prematuros, enfermedad tratable que desde el punto de vista médico se le denomina alopecia.

Según el artículo Alopecia androgenética de Francisco Etchaberry, farmaceuta de la fundación H.A. Barceló de Argentina, la calvicie común “se hereda con un patrón clínico masculino (MAGA) o femenino (FAGA), y se produce por la acción de los andrógenos en personas con predisposición genética. Puede empezar en cualquier momento después de la pubertad, aunque su incidencia aumenta con la edad.”

“La alopecia, además de afectar la autoestima de algunas personas, también es fuente de otros trastornos como lesiones malignas en el cuero cabelludo por radiación solar”, dice un informe de la Asociación Estadounidense de la Pérdida del Cabello (AHL, por sus siglas en inglés).

“Hoy día, según datos de los más serios estudios de los organismos internacionales de la salud, el 75% de los hombres se ve afectado de alguna manera por la pérdida de cabello y en las mujeres viene aumentando de forma creciente”, dice la Dra. Luz Marina Díaz, médico cirujano de la escuela Juan N. Corpas con especialización en Medicina estética y antiaging en la Universidad John F. Kennedy de Buenos Aires.

Por cierto, “el 50 por ciento de los hombres a los 40 años tienen algún grado de calvicie y las mujeres no se libran: el 30 por ciento de ellas, a los 40, tambien lo tienen.”.

Por otra parte,  es importante saber que es normal perder entre 50 y 100 cabellos diarios ya que tenemos más de 100,000 en promedio, más sin embargo una perdida mayor es un signo de alarma y ya debe considerarse como alopecia.

Se puede revertir

Las alopecias se dividen en cicatriciales y no cicatriciales, en las primeras  el folículo piloso se destruye y la perdida del pelo es irreversible,  en las no cicatriciales el folículo  continua y puede haber regeneración del pelo. La más frecuente  de las no cicatriciales es  la androgenética  que puede afectar a hombres y mujeres y se caracteriza por pérdida gradual de cabello. El punto es no dejar que el folículo muera “pues siempre que esté activo se puede revitalizar para lograr el repoblamiento del cuero cabelludo y de alli la importancia de consultar a tiempo.”, afirma la Dra. Luz Marina Diaz

En este tipo de alopecia influyen factores geneticos, hormonales (Androgenos circulantes,  testosterona y dehidrotestosterona) y la respuesta de cada folículo piloso frente a los dos factores anteriores. Esta influencia hormonal acorta la fase de crecimiento del pelo conocida como anágena y ocasiona una miniaturización o adelgazamiento  del  pelo convirtiéndolo en un pelo delgado y de textura muy fina. Dichas hormonas  llegan a la piel desde la sangre o se forman localmente en el folículo  por enzimas especificas como la 5 alfa reductasa. En el hombre  aumenta la actividad de esta enzima que convierte la testosterona  en un derivado más potente llamado dehidrotestosterona donde los receptores de estas hormonas en el folículo, la reciben y se produce una falla  en la producción de proteínas indispensables para formar el pelo.

Existe una clasificación de alopecia masculina llamada eEscala de Hamilton en la cual se describen las fases de perdida de pelo.

Escala de Hamilton Norwood en alopecia masculina


 

Grado 1  Perdida leve de pelo en area frontal.

Grado 2 Se marcan mas las entradas y caída de cabello en area temporal.

Grado 3 Mayor pérdida de pelo en área  frontal y perdida de pelo en coronilla.

Grado 4 Se amplia la zona sin pelo en la coronilla.

Grado 5  Hay alopecia frontal y parietal y escaso pelo entre las dos áreas.

Grado 6 Se unen las  áreas alopecicas de la parte anterior y posterior.

Grado 7 Solo hay pelo en orejas y parte occipital baja.

 

Si bien existen los tratamientos dermatológicos tradicionales  como, minoxidil, finasteride, ácido retinoico tópico, la medicina moderna utiliza otros métodos, tanto dermatológicos como homeopáticos que vienen mostrando muy buenos resultados.

Por ejemplo, explica la Dra. Díaz, “la Dermoterapia capilar aporta todos los micronutrientes (biotina, pantenol, oligoelementos, minerales), y antioxidantes que requiere el foliculo para conservar su vitalidad, fortalecerlo, promover su crecimiento y ademas previene el que cane prematuramente. Otro de los novedosos tratamientos es el plasma capilar ozonizado, que aporta factores de crecimiento  y mediante el aporte de ozono se logra una oxigenación y mejora de la microciculacion extra que promueve el crecimiento del cabello”

Queda claro, pues, que la visita al médico puede prevenir y tratar la pérdida del cabello, y  lograr uno de los símbolos de juventud: una saludable cabellera.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.