Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/2/2014 12:00:00 AM

Los televisores no paran de evolucionar

El televisor es el aparato electrónico con mayor número de innovaciones en los últimos diez años.

Pantallas curvas, resolución 4k, imagen tridimensional, tamaños descomunales, conexión a internet y sistemas operativos como los del teléfono móvil. Hemos visto de todo en los televisores de la última década y sin duda es el televisor el dispositivo de mayor metamorfosis en la electrónica de consumo actual. 

La ‘caja mágica’, como le decían comúnmente al televisor cuando se popularizó en los años cuarenta, ha tenido desde su invención numerosas formas y diseños: gordito y barrigón, redondeado o plano, con patas o colgado de una pared, pequeñito de ocho pulgadas o gigante de más de 100. Cada cierto tiempo aparece una innovación tecnológica que lo lleva a fases superiores de su evolución. La novedad hace cinco años fue el televisor conectado a internet y hace cuatro años el televisor con imagen tridimensional.

¿Cómo son los televisores del año 2014? 

Básicamente son curvos, su pantalla es fabricada con tecnología Oled y ofrecen una calidad de imagen cuatro veces superior a la ‘Full HD’, que era hasta hace poco la más alta jamás obtenida; tienen sistemas operativos como los teléfonos móviles y el tamaño más común oscila entre las 55 y las 105 pulgadas. Son aparatos gigantescos capaces de brindar una calidad de imagen  asombrosa.

Imagen impactante

La novedad más interesante, sin duda, es el estándar de imagen Ultra HD o 4K. No son exactamente iguales, puesto que Ultra HD hace referencia a pantallas digitales con 3.960 puntos en línea horizontal, por 2.160 puntos en línea vertical, que logran una pantalla de 8,3 megapixeles de calidad. El estándar 4K hace referencia a una imagen ligeramente más alta, de 4.096 por 2.160, que es la que utiliza Sony. 

Incluso hay otras variantes sutiles, que cada fabricante establece según sus propios desarrollos tecnológicos. La diferencia entre ellas es imperceptible, por lo que el lenguaje técnico homologa estos estándares como si fuesen uno solo. La característica común que tienen es que ofrecen cuatro veces mejor calidad de imagen que el estándar dominante hasta el año pasado, conocido como ‘Full HD’, el cual brinda una resolución de 1.920 por 1.080, lo cual significa 2,3 megapixles de calidad de imagen.

El éxito que tuvo la aparición del estándar anterior, el ‘Full HD’, radicaba en que dicha calidad de imagen parecía insuperable. Cuando se anunció recientemente la aparición de los primeros aparatos con imagen 4K costaba imaginar cómo podría lucir tal definición. Ya podemos verlo en los televisores exhibidos por estos días en las vitrinas de las tiendas especializadas y en las grandes superficies. 

La experiencia es formidable. Los detalles perfectos, la vividez del color y la fluidez del movimiento hacen que una transmisión en Ultra HD sea una experiencia muy grata para los ojos. Y no obstante, ya se anunció que está casi lista la resolución 8K, que seguramente veremos en el transcurso de los próximos años.

Para disfrutar de esta ‘delicia’ se necesita, además de un televisor 4K o Ultra HD, contenidos filmados en 4K. Obviamente, estos televisores reproducen muy bien la imagen en formatos menores, como el ‘Full HD’ o el HD, pero dejan ver todo su potencial cuando transmiten señales de 8,3 megapixeles. 

Por lo pronto, Netflix ya está produciendo y transmitiendo dos series de gran éxito internacional en este formato: House of Cards y Breaking Bad. Los fabricantes de televisores le están apostando todo a que esta tecnología logre masificarse con el respaldo de los productores de contenidos. “Con Ultra HD la industria de contenidos sí está respondiendo en debida forma y estamos seguros que lograremos lo que no logramos con la tecnología 3D” afirma Angelo Marconi, de LG Colombia. 

Es cierto que algunas innovaciones que sonaron mucho en años anteriores se desinflaron rápidamente; el caso más conocido es la televisión 3D, que parecía el salto cuántico más espectacular y terminó en casi nada debido a la escasez de contenidos. Los buenos televisores de gama alta de la actualidad siguen incluyendo la imagen 3D, que funciona cada vez mejor, hay que decirlo, pero los productores de contenidos (la industria del cine y la televisión) no se animan a realizar suficientes producciones para aprovechar esta tecnología. 

Los fabricantes de televisores, además de incorporar la tecnología 3D en sus aparatos, fabricaron cámaras que filman en 3D para facilitar un ecosistema de creación bajo este paradigma. Pero ni la industria audiovisual y ni siquiera la gente común que suele filmar su vida cotidiana, se sintieron suficientemente estimulados para producir video tridimensional.

Mientras aparecen canales de televisión que transmitan en 4K, los propietarios de este tipo de televisores pueden ver películas en DVD producidas en este estándar. Disney y otras grandes marcas ya están llevando al mercado sus colecciones y sus nuevas producciones en 4K. Se necesita utilizar un reproductor Blu-Ray con capacidad 4K. Y una tercera alternativa es recibir la señal vía internet, puesto que los televisores de gama alta tienen la propiedad de conectarse a la red. 

El problema es que un video en 4K pesa demasiado y los anchos de banda corrientes no son capaces de movilizar semejante cantidad de datos, lo que por ahora hace que esta opción esté disponible solo para usuarios de banda realmente muy ancha.

Pantallas curvas

Otra gran novedad que traen los televisores de 2014 es la curvatura de sus pantallas. Con ello se persigue generar la sensación de inmersión, puesto que se trata de televisores de gran tamaño. Si se utilizan las gafas para contenidos 3D el efecto es más impactante aún. 

También se logra reducir la distorsión trapezoidal que generan los televisores de pantalla plana, puesto que la curvatura de las nuevas pantallas mantiene el mismo radio de la curvatura del ojo humano, con lo que se logra la misma distancia de imagen en cualquier punto de la pantalla. Por último, los televisores curvos eliminan la m olestia de la reflexión de la luz ambiental en las esquinas.

No fue fácil para la industria construir pantallas curvas. Son delicadas y por tanto este tipo de televisores no pueden ser colgados sobre las paredes, como es usual, sino que deben ser colocados sobre su base. Hay modelos que pueden pasar de plano a curvo con solo oprimir un botón del control remoto.

La evolución de las pantallas

La calidad de los televisores ha dado un salto enorme en los últimos años. Esta es la tabla comparativa: 

  • 4096x2160 - 4k, hace parte del mismo conjunto de estándares de Ultra HD.
  • 3960x2160 - Ultra HD, presente en los nuevos televisores de gran formato de 2014, de 55 pulgadas hasta 105 pulgadas. 
  • 1920x1080 – ‘Full HD’, la de los televisores más avanzados hasta el año pasado. 
  • 1080x720 – HD (High Definition), la de los primeros televisores de pantalla plana. 
  • 720x480 – SD (Standard Definition), la de los viejos televisores de tubo de rayos catódicos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.