Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/26/2015 12:00:00 AM

¿Qué puede aprender Colombia de Turquía para ser líder regional?

El caso turco es representativo de una nueva dinámica internacional y sugiere lecciones que el país podría adoptar como una nación emergente que aspira al liderazgo del continente, como el que hoy ostenta Turquía.

¿Posee Colombia algún recurso para convertirse en líder regional o en potencia emergente? ¿Con qué atributos de poder cuentan los Estados para ser potencias en el sistema internacional? ¿Qué lugar actual ocupa la cultura en la proyección de los Estados? Para dar respuesta a estos interrogantes conviene dirigir la mirada hacia Turquía, una nación que ha demostrado que la cultura, la economía y algunas estrategias políticas de neutralidad son aspectos vitales para que un país pueda desempeñarse como líder regional o como potencia.

¿Cuáles son las lecciones del modelo turco para Colombia?
La coincidencia más sobresaliente entre Colombia y Turquía es la ambición que tienen ambos países por desempeñarse como un puente entre dos segmentos de un continente o de una zona geográfica determinada. Pero la proyección nacional hasta ahora ha sido limitada, pero en los últimos años la apuesta del país por lograr una inserción efectiva en el globo es patente, por lo que estos cuatro puntos se convierten en guía para tener éxito en este proceso:

1. Las alianzas con potencias del sistema internacional no deben suponer un distanciamiento de la región. Así como Turquía tiene buenas relaciones con Estados Unidos y Europa, también es capaz de mantener un vínculo dinámico con diferentes Estados del Oriente Medio. No debe haber dilema, porque se puede conservar una relación armoniosa con regímenes que representan ideologías diferentes.

2. La cultura es un factor de poder que debe ser aprovechado en la política exterior. En Colombia la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores aún no goza de suficiente visibilidad y, por ende, su peso a la hora de tomar decisiones diplomáticas no refleja su verdadera importancia. Sin una infraestructura institucional que promueva la cultura como un insumo de política exterior, la posibilidad de aprovechar el poder blando es menor. (La habilidad de lograr sus objetivos a través de la atracción, en cambio de la coerción).

3. La neutralidad activa como estrategia de Turquía en la segunda mitad del siglo XX, tanto en la Guerra Fría como en la globalización, demuestra que un país que aún no es reconocido como una gran potencia, puede participar de los eventos más relevantes de la agenda global. Ankara, por ejemplo, decidió involucrarse en el tema de Irán con el fin de hallar una solución en los temas más relevantes de Medio Oriente. Colombia, de igual forma, debe promover reflexiones similares para poder ser partícipe de esfuerzos regionales que busquen destrabar las crisis internas. El Grupo de Contadora (instancia multilateral establecida en 1983, por los gobiernos de Colombia, México, Panamá y Venezuela para promover conjuntamente la paz en Centroamérica) es un antecedente prometedor de esa condición, pero que en los últimos años se ha abandonado.

4. La cultura no debe convertirse en un simple instrumento de política exterior, sino que debe revitalizarse a través de políticas públicas de largo aliento, para que lo que resulte en diplomacia sea el reflejo de una realidad interna y, así, se evite la promoción de caricaturizaciones o del exotismo. No se debe exponer a las comunidades que hacen parte de un Estado a este tipo de vulgarizaciones y este es un deber de quienes apelan a la diplomacia cultural.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.