Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2010/04/24 00:00

2000

El nuevo siglo comenzó con incertidumbre pero eso no frenó los negocios.

2000

El siglo XXI arrancó con grandes incertidumbres para Colombia. El país trataba de sortear uno de los momentos más críticos con una economía en profunda recesión (el PIB se contrajo 4,2 por ciento en 1999).
 
El sistema financiero entró en la sala de cuidados intensivos, muchas empresas hacían fila para entrar a la Ley 550, o de intervención económica, en busca de oxígeno y el desempleo rondaba campante por los hogares.
 
En el mundo, después del rápido crecimiento que tuvieron en bolsa las empresas vinculadas a la llamada nueva economía, se sintieron los primeros vientos que hacían temer la llegada de una nueva crisis, esta vez en las punto com.
 
En marzo de ese año, el índice Nasdaq (bolsa electrónica de Nueva York) llegó a los 5.000 puntos y pronto se desplomó a los 3.500. El estallido de esta burbuja hizo temer por una recesión en las naciones occidentales, aunque de manera más leve.
 
Negocios globales
 
La década arrancó movida para los negocios de Internet, acosados por la crisis que se asomaba a la vuelta de la esquina. Time Warner y America Online protagonizaron la primera gran operación. Los dos íconos en sus industrias anunciaron una fusión valorada entonces en 156.000 millones de dólares, que fue considerada como el inicio de una nueva era y la mayor asociación de la historia empresarial. Pues bien, al terminar la misma década se desarmó la publicitada unión. El año pasado, el gigante de medios y entretenimiento estadounidense Time Warner informó sobre sus planes para separarse de su unidad de Internet AOL.
 
Movidas a la colombiana
 
Mientras la economía permanecía en el hospital, algunas empresas buscaban cómo salir de la crisis y otras cómo sacarle partido a la difícil coyuntura.
 
• En ese año, Bavaria compró el 45 por ciento de la cervecería Leona por 70 millones de dólares. El Grupo Santo Domingo volvió a dominar la industria cervecera nacional y la Organización Ardila Lülle dejó de lado un mercado no prioritario para concentrarse en las gaseosas y jugos. Al mismo tiempo, recibió un importante tanque de oxígeno para aliviar la pesada carga financiera que llevaba.
 
• La para entonces joven compañía de telefonía celular Celumóvil fue vendida a la multinacional BellSouth por 295 millones de dólares. Primero se negoció un 33 por ciento de la empresa. El mercado de la telefonía móvil comenzaba a agitarse en Colombia; si bien no tenía la actual dinámica, ya prometía ser un gran negocio. Colombia hizo parte de la estrategia de BellSouth de expandir su operación en América Latina. Sin embargo, a mediados de la década salió de la región y vendió su operación a Telefónica de España.
 
• Una de las operaciones más importantes con que arrancó el siglo XXI fue la venta que hizo el gobierno colombiano del 50 por ciento que tenía en la empresa Carbocol, en el Contrato de Asociación El Cerrejón Zona Norte, por poco más de 500 millones de dólares, a Billinton, Glencore y Angloamerican. En febrero de 2002, este consorcio adquirió a Intercor, filial de ExxonMobil, el 50 por ciento restante. 
 
• El Grupo Prisa, el conglomerado de medios de comunicación de habla hispana más importante del mundo, constituyó en Miami, junto con Caracol Radio de Colombia, un holding internacional de radio, llamado Grupo Latino de Radiodifusión (GLR). La participación 50-50 fue el inicio de una larga asociación que llevó al grupo español a tomar el control de la cadena colombiana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.