Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2007/08/04 00:00

¡A pactar!

La participación ciudadana será la base para uan ciudad más segura.

¡A pactar!

La seguridad ciudadana vista como la lucha contra el delito tiene como prioridad disminuir el número de homicidios, las lesiones comunes y el hurto. De acuerdo con el Sistema Unificado de Información de Violencia y Delincuencia de Bogotá, el número de homicidios se redujo a 333 entre enero y abril 7 frente a 444 en el mismo período de 2006. Esto quiere decir que en los cuatro primeros meses de 2007 se perpetraron en promedio 3,61 homicidios diarios. Sin embargo, desde cuando inició la administración Garzón, se registra un homicidio menos cada dos días.

En 2007 la tasa de homicidios ha bajado a 17,7 por 100.000 habitantes, la más baja desde 1985 e inferior a la de ciudades como Sao Paulo, Washington o Caracas. Las horas de la noche y la madrugada siguen siendo las que presentan más homicidios en Bogotá, especialmente entre las 9 y las 11 de la noche (19,7 por ciento), y a las 3 de la madrugada (6,9 por ciento). Esto llevó a la Alcaldía a tomar medidas administrativas como la ‘hora zanahoria’ en Kennedy, así como restringir la circulación de menores entre las 11 de la noche y las 5 de la mañana en Kennedy, Suba, Bosa y Ciudad Bolívar.

Para el responsable de la seguridad capitalina, el secretario de Gobierno Juan Manuel Ospina, los buenos resultados se deben a la aplicación de una política integral de seguridad ciudadana: “La seguridad es un derecho y es una condición para el ejercicio de los derechos”. “Este nuevo enfoque –advierte Ospina– es distinto a la seguridad nacional”. Explica que: “Para poder generar condiciones de seguridad con permanencia, hay que trabajar en el tema de la convivencia, verla como fundamento de la seguridad ciudadana”.
 
Entre agosto y octubre del año en curso, instalarán 18 cámaras de videovigilancia, ubicadas en sitios estratégicos de Chapinero; 13 en la Avenida Primero de Mayo y otras en el Polideportivo Cayetano Cañizares (Kennedy).

Sin embargo, se mantiene el incremento de lesiones comunes (29,1 por ciento) y para contrarrestarlo la administración intensificó el control de armas blancas y de fuego en los sectores críticos.

Los retos para mejorar la seguridad en Bogotá que deberán asumir las próximas administraciones se centran en el fortalecimiento de la participación ciudadana en la construcción de pactos, planes, diagnósticos y consejos de seguridad, así como profundizar en la atención de los jóvenes, con programas de prevención.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.