Viernes, 20 de enero de 2017

| 2006/08/19 00:00

¡A su salud!

Con aportes cercanos a los 10.000 millones de pesos mensuales, un diverso portafolio de productos y la modernización de las plantas, la Licorera de Boyacá ha transformado el negocio en este departamento.

Millón y medio de botellas de aguardiente es lo que produce anualmente la Licorera de Boyacá

Contrario a lo que reza el viejo adagio "nadie es profeta en su tierra", la Industria Licorera de Boyacá S.A. - C.I demuestra que la sentencia no siempre se cumple. En una región calificada como la mayor consumidora de cerveza en el país, la compañía cuenta con un portafolio de rones y coctelería y una demanda de un millón y medio de botellas de aguardiente al año.

A pesar de las dificultades administrativas y financieras que arrojaron pérdidas al departamento por más de 18.000 millones de pesos, desde que la Industria Licorera de Boyacá fue entregada en concesión a la Unión Temporal Licorandes en marzo de 2003, los resultados demuestran que la crisis es cosa del pasado. Desde su administración, la empresa ha entregado al departamento por impuesto de consumo 3.864 millones y en transferencias 29.900 millones de pesos, según la Cámara de Comercio de Tunja.

En este nuevo escenario, y con el fin de equilibrar las finanzas de la empresa, se inició un proceso de transformación y la reducción de la nómina de 230 a 30 empleados. Era claro que para salir a flote había que construir una nueva estrategia hacia los consumidores y hacia la comercialización haciendo énfasis en las marcas.

Para hacerle frente a su tradicional rival y recuperar entre sus paisanos el gusto por el licor, se diseñaron estrategias para adaptar los sabores a los nuevos gustos de los consumidores como el aguardiente Líder sin azúcar, lanzado al mercado hace un mes. Además, actualmente trabaja en la elección de nuevos diseños de envase para tener unidad de imagen en la presentación de los productos.

"Con el ánimo de explorar otros mercados y optimizar la producción en la planta de Tunja, nuestra apuesta está centrada en la comercialización del vino Marqués de San Fermín con mostos importados de Chile y desarrollados aquí. También ofreceremos aperitivos a base de ron y vodka", dijo Fernando Acevedo, gerente de la compañía.

Otro hecho importante en la consolidación del mercado de los licores en Boyacá, es que dispone de un portafolio de marcas que van desde el aguardiente Líder, el de mayor venta, el aguardiente Ónix, ron Tunja y ron Boyacá, crema de café, crema de cacao, crema Triple Sec, a base de naranja, hasta el brandy Lanceros, de edición especial.

En cuanto a proyectos de expansión, ya se han establecido contactos con los departamentos de Arauca, Cesar y Bolívar para la realización de convenios de distribución y venta de sus productos. A nivel internacional las perspectivas son igualmente positivas con Venezuela, Chile, Perú y Costa Rica.

Los proyectos sociales también son tema de primer orden para la licorera departamental. Con la puesta en marcha de la construcción de un parque temático de la caña de azúcar, en las instalaciones de la planta de licores en Moniquirá, se busca aprovechar los bellos paisajes y el agradable clima para promover el turismo en la región y, de paso, generar empleo entre sus habitantes.

La temática principal del parque será ilustrar y recrear a los visitantes sobre el cultivo de la caña de azúcar, proceso de molienda y la transformación en miel virgen. Además, se mostrará el proceso de fermentación, destilación, la obtención de la tafia (alcohol para ron), su añejamiento y el proceso de envasado.

Hasta hoy, en el proyecto se han invertido 1.200 millones de pesos en obras de adecuación de la planta, en las áreas de comercialización y degustación con que contará el parque, que tiene una extensión de 420.000 metros cuadrados. Por otra parte, ya se realizaron trabajos en la recuperación y mantenimiento de las instalaciones locativas y zonas verdes de la planta que espera estar abierta al público para julio de 2007.

Estos esfuerzos, sumados al desarrollo de innovadores conceptos en la diversificación de la industria y el uso de nuevas tecnologías, han llevado a la Licorera de Boyacá a posicionarse como una empresa líder en el segmento de licores y alcoholes a nivel regional. El reto ahora es seguir cumpliendo con las exigencias ambientales para producir y comercializar los mejores licores que cumplan con las normas técnicas y de calidad y obtener la certificación ISO 2001. Y

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.