Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2007/09/01 00:00

Abriendo puertas

A pesar de las pocas instituciones universitarias que existen en la Amazonia, la oferta de carreras busca una sincronización entre las profesiones y la región.

Abriendo puertas

La Amazonia, que comprende los departamentos de Guainía, Guaviare, Putumayo, Vaupés y Amazonas, ha presentado en los últimos años un crecimiento significativo en población estudiantil universitaria. Según el viceministro de Educación, Gabriel Burgos, de 4.000 estudiantes que se registraban hace cinco años, hoy el número sobrepasa los 10.500, que equivale al 2 por ciento del total nacional de estudiantes universitarios.

Los avances que ha tenido la zona son notorios no sólo en cobertura, sino en programas académicos que invitan a los jóvenes a estudiar en sus regiones y no tener la mirada puesta en el interior del país.

Entre las motivaciones que encuentran los estudiantes es que la Amazonia, por ser un centro ambiental, atrae a los interesados en carreras ecológicas, que también significa opciones laborales, pues en el nivel mundial las empresas cada día buscan mecanismos para preservar el planeta. Así lo reconoce el rector de la Universidad de la Amazonia, Luis Eduardo Torres: "El auge que ha tomado la importancia del ecosistema amazónico, dentro de la geopolítica global y el rol que desempeña en la problemática del cambio climático, han catapultado los procesos en el interior de la universidad".

De esta forma, son muchos los retos que esta región tiene en carreras que ya empiezan a edificarse, y que los jóvenes ven como una oportunidad en la que profesionalmente serán requeridos en el futuro. Programas como ingeniería agrícola, administración de proyectos empresariales agroindustriales, zootecnia, ingeniería de producción animal, ingeniería de producción agrícola, o administración en gestión ambiental, muestran un incremento en la región y en todo el país.

Y aunque en la Amazonia las carreras tradicionales de ciencias contables, económicas y administrativas siguen siendo las de mayor oferta y demanda. Como una excepción a estos indicadores, en la Universidad de la Amazonia, carreras como medicina veterinaria y zootecnia, e ingeniería agroecológica, poseen una alta demanda por las características del medio.

Esta última carrera es una de las más novedosas y de las que ha recibido mayor inversión. No obstante, en este punto, Torres señala que falta inyectar más recursos para dinamizar carreras de ciencias básicas como biología, física, matemáticas y humanidades, que no cuentan con una alta demanda y que tienen gran peso en las decisiones futuras del ecosistema amazónico. "Si la media nacional en inversión para educación superior está alrededor de los cinco millones de pesos por estudiante año, en nuestra universidad, no alcanza a los tres millones de pesos por estudiante año, sin contar con las grandes barreras para acceder a los recursos de investigación de Colciencias o de otras fuentes gubernamentales y la escasa o casi nula inversión en infraestructura", concluye Torres. 0

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.