Lunes, 16 de enero de 2017

| 2001/11/12 00:00

Al mal tiempo...

La crisis económica por la que atraviesa el país ha puesto a prueba el olfato empresarial de muchos colombianos, quienes se han ingeniado negocios exitosos y competitvos.

Al mal tiempo...

Café Tostión

Cafe Tostión, junto con Pony Malta y Alpina, es uno de los tres patrocinadores en el país de Juan Pablo Montoya. La empresa, creada hace sólo un año por Mauricio y Liliana Shattah, es de las pocas que se dan el lujo de tener al piloto como imagen de sus productos.

Esta iniciativa empresarial nació cuando Mauricio, un médico de 37 años, pensó en involucrarse en el negocio de cafés solubles para exportar. Con ese propósito se alió con la Cooperativa de Caficultores de Cundinamarca y desarrolló un café gourmet de estándar internacional. Empezó a comercializarlo a través de restaurantes, hoteles, universidades y empresas.

Los buenos resultados llevaron a Mauricio a contactar a Juan Pablo Montoya para que fuera la imagen oficial de sus productos. Inmediatamente el nivel de pedidos se multiplicó y las ventas de café se incrementaron de manera astronómica. De vender 40.000 libras al mes pasó a vender 300.000.

Decidió entonces expandir el negocio hacia otras áreas. Junto con su esposa se metió de lleno en el montaje de tiendas de café para que la gente pudiera degustar un capuchino o un expreso en un lugar agradable. También incursionó en el campo de la distribución de bebidas ambulantes. Hoy tiene 100 personas que venden más de 10.000 tintos al día, cuyos carritos y dotaciones están decoradas con motivos alusivos a la Fórmula 1.

A largo plazo Café Tostión espera montar cerca de 100 tiendas en todo el país y exportar café soluble de alta calidad.

Recartintas Ltda.

Un día cualquiera en abril de 1999 a Juan Carlos Coronado se le acabó la tinta de la impresora. Solicitó un cartucho nuevo a la empresa para la que trabajaba. Allí le informaron que no podían dárselo pues su costo era demasiado alto y estaba estipulado que debía durarle como mínimo seis meses.

Fue entonces cuando se le ocurrió la idea de montar un negocio de recarga de tinta para impresoras para que las empresas pudieran evitarse los costos de comprar repuestos nuevos. Se asoció con Antonio José Gómez, ingeniero industrial y economista de la Universidad de Texas y creó Recartintas Ltda., una compañía de cartuchos recargables.

Hoy en día tienen tres puntos de venta en Cali, cuatro en Bogotá, dos en Medellín y uno en Pasto. Entre sus planes está abrir nuevos locales en Barranquilla, Pereira, Manizales y Bucaramanga. Además de no tener competidores directos es líder en el mercado nacional. Su principal proveedor, una compañía canadiense llamada Globalink, le concedió la distribución exclusiva para Colombia de todos sus productos.

Juan Carlos Coronado y Antonio José Gómez acaban de ser invitados como representantes por Colombia al World Recharger Convention, el Congreso Mundial de Recargadores de Tinta, que se realizará en Las Vegas, Estados Unidos, para que comenten su exitosa experiencia.

Dentro de su portafolio de productos se encuentra también la recarga de cartuchos para láser y el mantenimiento preventivo de impresoras en general.

Homini

Mauricio Tobón, Víctor Alvarez y Jorge Borrego encontraron en la biometría una tecnología basada en los rasgos morfológicos únicos del cuerpo humano— el negocio de sus vidas. Este trío de jóvenes desarrolló una tecnología que utiliza las huellas digitales como medio de identificación para acceder a los sistemas de salud, a los servicios bancarios y a las entidades gubernamentales y que tiene como fin disminuir los casos de suplantación de identidades.

Y es que, según la Superintendencia de Salud, el 15 por ciento de las operaciones que tienen lugar en el país se realizan a personas con identidad falsa. Lo mismo pasa con los bancos, que continúan pagando pensiones por personas muertas. Con el sistema de huella digital estos casos de suplantación se reducen a cero.

El éxito de Homini (palabra que en latín significa humano) es tan grande que instituciones como el Hospital San Vicente de Paúl, Comfama, la ciudad de Santa Marta y el municipio de Caldas, en Antioquia, ya se encuentran utilizando el sistema creado por esta empresa. En la banca su resonancia ha sido de tal magnitud que hoy tienen como clientes a bancos de la Florida, Ecuador, Jamaica y Bancafé en Colombia.

Este año aspiran facturar cerca de 450.000 dólares y abrir una oficina en la Florida para atender los negocios que se generen en Estados Unidos.

A Maq S.A.

Jorge Marcel Rueda Forero, ingeniero mecánico de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, siempre quiso crear una empresa que estuviera relacionada con la tecnología.

Por ello contactó a Jorge Armando Osorio Bonilla, un ingeniero electrónico, y juntos tomaron la decisión de llevar su idea a la Incubadora de Proyectos de Antioquia. Allí nació un novedoso proyecto que predecía con suficiente antelación el momento en que una máquina iba a fallar.

Crearon entonces A-Predictor, un sofware que ofrece una gran confiabilidad en el mantenimiento de los equipos y que hoy se consigue en el mercado a un costo de 14.000 dólares.

El A-Predictor les permite a los gerentes tomar decisiones anticipadas para darles el mantenimiento oportuno a las máquinas, antes de que estas fallen, con los consecuentes beneficios en la producción. “En muchas oportunidades detener una máquina representa suspender una producción de exportación y en ocasiones perderla”, dice Jorge Marcelo (de 29 años) y gerente de la nueva empresa.

Gracias a este invento fundaron desde marzo pasado la empresa A-Maq, la cual tiene entre sus clientes a la multinacional Dow Química y a AMT, Analitical Maintenance Technologies, una compañía de inversión de Texas que además compró el 10 por ciento de esta joven compañía.

Domicilio *411

Si usted vive en Barranquilla y necesita que le paguen los servicios, que le traigan a la casa un vaporizador a las 2 de la mañana o que le consigan un repuesto para cualquier cosa sólo tiene que levantar el teléfono y marcar al *411, el call center de distribución más importante de la ciudad.

Detrás de este negocio está Juan Pablo Rueda, un barranquillero de 29 años, casado y con dos hijos, que empezó hace año y medio y hoy cuenta con 88 empleados.

Para consolidar su clientela ha hecho de todo: desde llevar una llanta de repuesto a un señor varado en la carretera hasta prestar el vaporizador de su casa a una señora que tenía el niño enfermo.

No hay duda de que su profesión de administrador le ha ayudado mucho pero su recurso más importante es el ingenio para ‘producir soluciones’. De ahí que haya abierto un nuevo número —y contratado a ocho nuevos empleados— para cubrir el centro de la ciudad. Ahora mismo está preparando el proyecto para entrar en el sur.

¿Qué ha sido lo más díficil?, es la pregunta que se le hace a este joven empresario quien, sin vacilar, responde: “Lo más difícil es que el día sólo tenga 24 horas”.

Tecnoalimentica Ltda.

Un par de ingenieros colombianos acaban de crear una fórmula, que es única en el mundo porque mejora la consistencia de las carnes, su valor nutricional, su sabor y evita que las porciones pierdan el tamaño durante la cocción. Los inventores de este producto, llamado Mix saver, son Gustavo Basto y Nohora Guarín, quienes desde hace seis años se asociaron para crear en Bogotá su propia empresa llamada Tecnoalimentica Ltda.

Hasta entonces Gustavo y Nohora habían trabajado en diferentes empresas como asesores en el desarrollo de productos alimenticios. Pero durante un viaje a Estados Unidos resolvieron montar su propia empresa, orientada a la investigación y desarrollo de proyectos con alto contenido tecnológico. Interesados en el mercado del consumidor final, detectaron el vacío que había por la falta de un producto para aprovechar mejor las carnes en los restaurantes. Así fue como desarrollaron Mix saver, una mezcla de almidones e hidrocoloides, en la que Gustavo, Nohora e Isabel Guarín, hermana de ésta última y administradora de empresas, han trabajo en los últimos tres años y cuya eficacia ha sido comprobada. “Mix saver forma una barrera sobre la superficie y evita que la porción pierda la proteína, sales minerales y el agua”, comenta Nohora, quien no oculta su satisfacción al ver cómo este producto nació con el pie derecho: hoy están finalizando la negociación con una multinacional japonesa que está interesada en ser su distribuidora exclusiva en el mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.