Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1992/10/12 00:00

AMOR Y AMISTAD

AMOR Y AMISTAD

FAMILIA: DE LA GUERRA A LA PAZ
DICE EL ADAGIO QUE MAS VALE UN buen enfrentamiento que una mala paz. En grandes guerras entre naciones y en enfrentamientos civiles el refrán es aplicado en toda su dimensión.
Pero no sólo sirve para batallar en los campos de guerra. Investigaciones de especialistas en el comportamiento humano determinaron que las peleas son inevitables y hasta indispensables en la convivencia humana.
Para algunas personas que tienen un concepto del amor romántico, las diferencias entre la pareja tan sólo son signo de que las cosas van mal. Pero la realidad es otra. La convivencia de una familia ya sea matrimonio religioso, civil o unión libre, implica la convivencia de las diferencias de cada miembro del hogar. Por lo tanto, las peleas hacen parte del diario vivir de la familia, sin embargo, el arte de salir beneficiado con ellas, es aún poco conocido. Veteranos documentos de hace 20 años y recientes investigaciones determinaron que una familia sana es aquella que sabe resolver creativamente sus conflictos.
En los estudios de H.A. Otto, pionero en el estudio de las fuerzas familiares, todo arrancó de un lugar hoy común en las ciencias sociales: la familia es el núcleo de la sociedad.
Pero nadie imagina jamás que en ese núcleo se den batallas tan grandes entre los miembros y sobre todo luchas tan importantes para la vida del hombre. Y es que después de estudiar en muchas ocasiones las características de las familias que se desintegraban y en las cuales los lazos y las relaciones se hacían cada vez más debiles, los investigadores decidieron mirar el lado bueno de la familia.
"¿Que es una familia sana?", se preguntaban una y otra vez. Todos sabían cuáles eran las patologías de las familias con problemas, pero nadie podía determinar con certeza las características de un hogar normal.
Así fue como se dedicaron a establecer la normalidad y descubrieron que uno de los ejes más importantes para determinar la salud familiar está en las crísis o mejor, en la habilidad para superarlas creativa y positivamente.
Otto descubrió 12 características comunes en las familias sanas prototipo: la capacidad de cada uno de sus miembros para proveer las necesidades físicas, emocionales y espirituales de la familia; la capacidad para dar y recibir en el área de la crianza de los hijos y en la disciplina; la capacidad para comunicarse en forma eficaz; la capacidad para ofrecer apoyo, seguridad, estímulo; la capacidad para iniciar y mantener relaciones y experiencias que fomentan el crecimiento dentro y fuera de la familia; la capacidad para mantener y crear relaciones comunitarias constructivas y responsables en la vecindad, la aldea o la escuela; la capacidad para crecer con y por medio de los hijos; la capacidad de autoayuda y de aceptar ayuda de otros cuando sea conveniente; capacidad para desempeñar las funciones de la familia y fexibilidad en la ejecución de los roles; respeto recíproco de la individualidad de cada uno de los miembros de la familia; capacidad para emplear una crísis o una experiencia difícil similar, como medio de crecimiento; interés en promover la unidad, la lealtad y la cooperación dentro de la familia.
"Inspirado en Otto -asegura el sacerdote Gilberto Gómez, Nicholas Stinnet emprendió un estudio de gran envergadura con una amplia muestra de familias consideradas sanas y fuertes, tanto rurales como urbanas, que comprendía: 130 familias de Oklahoma, 350 familias de todas las regiones de Estados Unidos, un grupo de familias de inmigrantes de origen ruso, un grupo de familias de raza negra, 180 familias de varios países suramericanos".
El estudio fue orientado por un equipo interdisciplinario con ayuda de personas que tenían amplia experiencia en el campo familiar y mucho contacto con las familias mismas.
Pero no todos los hogares podían entrar al "reino" del estudio. Los parámetros que utilizaron para seleccionar la muestra fueron los siguientes: familias compuestas por marido, mujer y por lo menos un hijo que viviera con ellos, alto grado de satisfacción conyugal, alto grado de satisfacción en las relaciones padres-hijos, recomendación de personas que trabajaban en programas de vida familiar. El instrumento que se aplicó fue el Famaily Strengths Inventory, se refería ampliamente a las relaciones entre esposos y de estos con sus hijos.
Stinnet llegó a la conclusión de que una familia saludable se caracteriza porque sus miembros expresan el aprecio recíproco que se tienen; organizan de tal manera su estilo de vida que tienen tiempo para estar juntos; las pautas de comunicación interpersonal son de buena calidad; sus miembros se comprometen solidariamente en la búsqueda de la felicidad y del bienestar de todos; hay empeño en promover un estilo de vida espiritual y hay capacidad para mejorar positivamente los momentos de crísis.
Para Stinnet, es importante incrementar el nivel de calidad de la vida familiar y para ello es necesario desarrollar en la familias algunas destrezas de mutua ayuda, autoestima, buenos patrones de comunicación y, sobre todo, manejo positivo en los conflictos.
"Las comunidades sanas nacen con familias sanas señala sobre el autor el sacerdote-. Por lo tanto se requiere incrementar la investigación sobre las fuerzas familiares y programas bien cimentados de educación para la vida familiar.
(El programa Lincoln, Nebraska, en el barrio Willard logró reducir el vandalismo en un 83 por ciento)".
A ello se agrega la necesidad de incorporar programas de educación para las relaciones humanas en los niveles preescolar, primaria, secundaria y universidad. Así como la necesidad de un esfuerzo concertado para mejorar la imágen de la vida familiar. Esto significa, valorizar socialmente el rol del buen esposo, buena esposa, buen padre o madre, buen hijo. El valor de la armonía y la reconciliación en familia.
Por último, el especialista recomienda reorganizar los valores y las prioridades.
Darle a la vida familiar y a la relaciones interpersonales primer lugar en la vida. Así para el autor, podrán lograrse familias sanas que fomentan el desarrollo de personalidades amables y amigables en la sociedad.

PERFIL DE LA FAMILIA SANA
1.Características que contribuyen a la supervivencia, el desarrollo y la estabilidad familiares(Hill, 1971)
a.Fuertes vínculos entre padres e hijos.
b.Fuerte compromiso de trabajo.
c.Flexibilidad en la adaptación de los roles familiares.
d.Fuerte empeÑo en lograr las metas.
e.Fuerte orientación religiosa.

2.Características de una familia que se realiza (Carl Whitaker, 1980).
a.Sentido de pertenencia en todos sus miembros.
b.Capacidad de comprender las dimensiones de tiempo y espacio.
c.Disponibilidad de todos los roles para todas las personas.
d.Relaciones familiares flexibles.
e.Libertad para juntarse y separarse.
f.Presencia de familia "Intrasíquica" (con historia verbal, mitos y tradiciones).
9.Sistema abierto, disponible para relacionarse con las personas que los rodean.
h.Familia en la cual se puede colaborar con cada miembro.

3.Cuatro factores claves del éxito matrimonial (Satir, 1972)
a.Promoción de autoestima positiva.
b.Sistema de comunicación abierta.
c.Claridad en las normas y expectativas familiares.
d.Apertura social que trasciende el ámbito familiar.

Fuente: Cenpafal. Revista Familia y Sociedad, números 62 a 66.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.