Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/11/1993 12:00:00 AM

AMOR Y AMISTAD

AMOR Y AMISTAD, Edición 593, Sección Especiales, 20838 AMOR Y AMISTAD
Una singular historia de amor
CUANDO A RODRIGO MARIN, CANDIDAto conservador a la presidencia, se le pregunta por su ya famosa historia de amor, es decir por las circunstancias en que se enamoró y se casó con su actual esposa, lo primero que dice con una amplia sonrisa en los labios es: "Me la gané en una rifa en la que no participé". La frase se ajusta completamente a la situación que rodeó el encuentro inicial, con todo y lo que él califica como un "amor a primera vista". Pero en esta, como en casi todas las grandes historias de amor, se tejieron episodios de encuentros y desencuentros hasta que, finalmente, el asunto terminó en la firme determinación de permanecer juntos.
Ana Cecilia Quiroz (hoy de Marín) vino por primera vez a Colombia en 1959 como representante costarricense al Reinado Internacional del Café. Entonces Rodrigo, un estudiante de derecho en la Universidad Nacional, en Bogotá, siete años mayor que ella, estaba de vacaciones en Manizales. El director de la Oficina de Fomento y Turismo de la ciudad contactó a algunos jóvenes manizalitas para que sirvieran de edecanes a las reinas.
"Yo no quise participar -comenta Marín-. Sin una relación de por medio me parecía un papel bastante incómodo". Sin embargo, cuando se rifó quién acompañaría a quién (para que a nadie le correspondiera la reina menos bonita porque los demás se le adelantaron en una elección a través de fotografías) Ana Cecilia quedó sola, y el director de Fomento decidió, unilateralmente, que Rodrigo Marín sería su acompañante, lo llamó y le comentó: "Te ganaste la mejor".

Ires y venires
"Desde que la vi me enamoré de ella, iniciamos un noviazgo y la acompañé a Cali y Barranquilla. Estuvo en Colombia 15 días y continuamos con la relación casi dos años más, pero la distancia fue debilitándolo todo y finalmente terminamos".
Ana Cecilia se casó por lo civil con un ingeniero alemán de origen holandés en 1962 y permaceció junto a él hasta 1969. Con tres hijos -Roy, Tania y Karina-, sumados a siete años de matrimonio en Costa Rica, parecía muy difícil que una vieja premonición se convirtiera en realidad: los Marín Quiroz recuerdan que pocas horas después de llegar a Manizales por primera vez Ana Cecilia le dijo a Rodrigo: "Yo debí nacer aquí porque aquí pertenezco".
Un día de 1969 el esposo de Ana Cecilia viajó a Europa. La relación estaba mal e iba a comunicarle a su madre que pensaban separarse. Se fue solo y efectivamente habló con ella. Pero luego desapareció.
Nadie supo dónde encontrarlo a lo largo de 14 años. Al final de ese periodo vino a Colombia a visitar a su familia y comentó que todo el tiempo había vivido en Arabia Saudita.
Después de observarlo detenidamente, su hijo Roy, de apenas 9 años, le dijo: "Somos igualiticos". Entonces, la situación había cambiado por completo. . .
El reencuentro de los protagonistas de esta historia fue posible gracias a la mamá de una ex novia de Rodrigo Marín, quien le comentó sobre la separación y le sugirió que la buscara. Pero sin Telecom, fax ni satélites, el contacto no era fácil. Dos operadoras, una en Colombia y otra en Costa Rica, estuvieron trabajando en el enlace durante casi cinco horas y finalmente ellos conversaron 20 minutos.
Nadie conoce los detalles de la conversación, pero desde entonces cada uno de ellos tomó la decisión irrefutable de permanecer uno junto al otro.
Se casaron por lo católico en 1972, 10 años después del primer matrimonio de Ana Cecilia. Desde entonces, sus tres hijos llevan el apellido Marín y para ellos él es, en el más completo sentido, un padre.
El año pasado la pareja celebró 20 años de unión renovando los votos matrimoniales y la sorpresa de Ana Cecilia para su esposo fue la entrega de los cuatro tomos de cartas que en distintos periodos ella le ha escrito. Y claro, como en las novelas, esta historia de amor continúa.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com