Jueves, 19 de enero de 2017

| 1991/06/10 00:00

ANIVERSARIO

ANIVERSARIO

SEMANA A SEMANA
SILENCIOSO, CON PASO APRESURADO Y FIRME Alberto Lleras Camargo llegó al viejo edificio de lá carrera 9a. con calle 11. Al subir a su oficina, en el quinto piso, colgó del perchero sombrero y abrigo, y se sentó a escribir.
Tres meses antes había entregado el mando a Mariano Ospina Pérez. Ahora, lejos de la aureola de protocolo y formalidad que rodea a los presidentes, retornaba al oficio de periodista. Y desde allí pretendía onalizar cada jugada en el acontecer nacional e internacional .
Palabra por palabra, y con ayuda de un pequeño grupo de periodistas y amigos, Lleras comenzó a tejer una nueva publicación que no fuera ni política, ni doctrinaria, ni literaria.
Inquieto, hábil y profundamente inteligente, Lleras percibía en el ciudadano común un exceso de información que, contrario a lo que podria pensarse, lo desinformaba cada vez más.
El presidente se resistía a la idea de que en Colombia no existiera una revista en la que se explicar al lector el final de los acontecimientos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.