Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2006/08/19 00:00

Apuesta por el futuro

El sector industrial de Boyacá propone otros caminos con los que quiere aportar al desarrollo de la región.

Boyacá se caracteriza por sus industrias de acero y por sus ensambladoras. Ahora la mayoría se compromete con la responsabilidad social

Aunque las empresas boyacenses no sean tan relevantes en el panorama nacional, su importancia en la región no se puede desconocer. Para el gremio industrial, lo que sus organizaciones puedan aportar al departamento en pro de su desarrollo es algo tan importante como el funcionamiento de las mismas.

Por esta razón, desde hace varios años, las empresas boyacenses se esfuerzan por llevar a cabo programas que impliquen beneficios para la comunidad. La Compañía Eléctrica de Sochagota, que genera 135 empleos directos y casi 10.000 indirectos, se ha enfocado en el tema educativo en municipios como Paipa, Sotaquirá, Tuta, Toca y Cómbita. En esta empresa se percibe que los campesinos no envían a sus hijos al colegio porque es más productivo para ellos tenerlos trabajando en las parcelas.

"La educación en Boyacá requiere de mucho apoyo y socialización", expresa Andrés Wolf, su gerente suplente. La filosofía de ésta es "llevar el mundo a sitios donde no tienen manera de conocerlo", y por eso obsequiaron computadores a 10 veredas con el fin de abrirle las puertas a la informática. Según Wolf, la Compañía Eléctrica de Sochagota centra sus aportes en infraestructuras que les puedan servir a los habitantes para capacitarse.

Otra de las empresas que buscan ofrecerle al departamento un aporte más allá del campo laboral es Codiacero. La entidad, que nació hace 40 años como una comercializadora de materiales para la construcción, hoy es además productora e importadora y emplea directamente a 640 boyacenses, y compra sus materiales en exclusiva a las siderúrgicas del departamento como Diaco, Aceros Boyacá, Acerías Paz del Río y Metaloriente.

Esta fábrica, ubicada en la ciudadela industrial de Duitama (que reúne más de 50 empresas de sectores diversos), maneja una política ambiental que desarrolla a través de proyectos como la siembra de árboles nativos y frutales, la construcción de reservorios y la creación, en alianza con CorpoBoyacá, de un observatorio y centro de estudios ambientales.

Brasas Restaurante no se ha enfocado en el medio ambiente sino en el aspecto turístico. Constituido desde hace 16 años por el ex diputado Héctor Chaparro, se ha enfilado en la promoción turística de la región. Por eso el establecimiento conserva el estilo de las casonas boyacenses y junto a un parque de juegos, mezcla lo colonial con lo moderno, para que sus visitantes encuentren más de un atractivo y se motiven a conocer la zona.

Este restaurante genera 40 empleos directos y casi 100 indirectos. Sus principales labores sociales están con las viudas de los policías que han caído en acción y con el ancianato de Duitama, que alberga 150 adultos mayores. "Necesitamos mejorar en el sector ganadero, opina Chaparro. Si nos preocupáramos por esto, el nivel agropecuario del país se incrementaría y se derivarían muchos beneficios".

Así como estas empresas, en Boyacá se encuentran varias otras que buscan la manera de realizar aportes significativos para la región que traspasen la lógica del mercado laboral, y de establecer lazos con la comunidad más allá de la relación empleador-empleado. El desarrollo del departamento, un objetivo que se persigue desde varios frentes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.