Martes, 17 de enero de 2017

| 1986/10/27 00:00

ARAUCA SAUDITA

La situación generada por el boom petrolero en Arauca es una bomba de tiempo

ARAUCA SAUDITA

Hasta hace muy poco se trataba de una región que para la gran mayoría de colombianos era apenas una esquina del mapa. De ella sólo se tenía referencia de la espuma, de las garzas, de las rosas y del sol que deberian existir en alguna ribera de su rio vibrador. Pero hoy ese peladero geográfico del mapa colombiano empieza a ser conocido como la Arauca Saudita.

El sobrenombre no es gratuito.
Tiene su origen en que la otrora abandonada y olvidada intendencia del Arauca vive en la actualidad la explosiva mezcla de mucho dinero y mucha violencia que ha caracterizado durante años al Medio Oriente.

Petróleo, armas, dinero, secuestros, bombas, desiertos y hasta una modalidad de OLP, son algunos de los ingredientes que se encuentran en la intendencia del Arauca y que hacen parte del nuevo escenario que presenta esta región colombiana, desde hace más de tres años, cuando en junio de 1983 brotó de sus sabanas la noticia que partiría en dos la historia de los llaneros araucanos: el descubrimiento de los pozos petroleros de Caño Limón.

La noticia daba cuenta de que las reservas petroleras ascendían a 800 millones de barriles y se regó como pólvora. La euforia gubernamental no tenía nada que envidarle a la del resto de colombianos (sobre todo la de los desocupados). El país entero volvió sus ojos hacia la nueva mina de plata y empezaron los problemas.

AY SI SI
Y el orgullo del llanero araucano no fue suficiente para evitar que comenzaran a llegar de todas partes del país trabajadores que vendían su fuerza de trabajo, comerciantes en busca de nuevos mercados, estudiantes de ingeniería de petróleos detrás de experiencias, desocupados tratando de encontrar algún oficio, vagos y hasta ladrones con la perspectiva de "hacer su agosto" en medio de la bonanza petrolera que se anunciaba.

A pesar de que Arauca era la zona de mayor crecimiento demográfico del país durante la década comprendida entre 1973-83 y registraba un índice, según la Dirección Nacional de Planeación, de 10.3% (seguido del Vichada 8.0%, Casanare 7.6%, Guainía 7.4% y Meta 7.0%), presenta desde 1983 un incremento migratorio que lo ha colocado en un índice de crecimiento demográfico del 15%.

Hasta junio de 1983 el promedio diario de pasajeros aéreos era de 100 y hoy se registra un promedio de 700 diarios. Las líneas aéreas, que trabajaban una vez por semana, hoy hacen tres y cuatro viajes semanales.

La nueva situación, que comenzó a gestarse con la llegada de los forasteros en busca de tesoro, cambió el horizonte de los araucanos. Los llaneros, acostumbrados a ver paulatinos traslados de gente prácticamente desde 1958 cuando el gobierno trazó un plan de colonización agraria, tuvieron que presenciar los repentinos movimientos de personas, sólo comparables a los que ocurrían cada año cuando el invierno hacía de las suyas y obligaba a los habitantes del llano a ir en busca de refugio en los bancos de sabana. Con las nuevas migraciones surgió la delincuencia. Raponazos y atracos en la zona urbana, y guerrilla en la zona rural. Apareció también una nueva modalidad de pedir limosna: "Regáleme algo para que no me obligue a irme a la guerrilla" fue una de las frases que recorrieron la intendencia del Arauca, como evidencia del cambio social y cultural que se estaba gestando.

Las cosas se complicaron aún más a partir del 7 de diciembre de 1985, cuando salió la primera gota de petróleo en Caño Limón. La era petrolera de Arauca ya había culminado su primera etapa, la de la exploración y la empresa Manessman daba por terminado su contrato de construccion del oleoducto Arauca-Zulia-Coveñas, para lo cual había utilizado la mano de obra de por lo menos diez mil hombres. Lo que muy pocos calcularon fue que para la etapa de la explotación no se requería sino un máximo de 700 hombres, de los cuales 500 deberían ser especialistas, lo que daba un margen de generación de empleo únicamente para 200.

La poca oferta de trabajo era absolutamente desproporcionada ante la exagerada demanda. De todo el país habían llegado miles de hombres con una mochila al hombro y sin dinero ni siquiera para el pasaje de regreso. La situación social y la de orden público empeoraron sustancialmente.y la inseguridad y los brotes de inconformidad arreciaron.

OLP, ELN, FARC, UP
Las demandas de la "nueva sociedad" que se había conformado eran fisicamente imposibles de atender. Desde 1983 hasta diciembre de 1985 las poblaciones de Arauca, Arauquita, Tame y Saravena tuvieron que enfrentar la contradicción que generaba el hecho de que eran potencialmente ricas y la gente creía que eso era lo mismo que ser rico ya. El descontento de los araucanos con la clase política representante de la región en el Parlamento, se venía produciendo desde hacia casi un decenio y en alguna medida habia sido canalizado por el movimiento politico "Firmes" en su época y por la Organización Liberal Popular (la OLP de Arauca), movimiento politico conformado por antiguos militantes de "Firmes" que obtuvo una importante votación en las elecciones corporativas de 1980. Pero la nueva situación hizo que las simpatias se volcaran preferiblemente hacia los otros forasteros que habian hecho su aparición en el escenario: la guerrilla.

Aunque hay quienes afirman que la guerrilla es el resultado del descontento en particular con el desgobierno de que ha sido victima la región, también hay quienes sostienen que las FARC y el ELN tomaron fuerza a partir de la situación que había generado la bonanza petrolera. Lo que parece ser cierto es que hay de lo uno y de lo otro. Porque prueba de su desgobierno es el hecho de que la carretera Tame-Sácama-Socha (que comunicaria directamente a Bogotá con la frontera del nororiente colombiano), iniciada en 1928 por el entonces ingeniero Gustavo Rojas Pinilla y cuya extensión es de aproximadamente 210 kilómetros, ha demorado 58 años en construcción, pues sólo hasta ahora se están terminando sus últimos 10 kilómetros. La gente de la región afirma que el parlamentario liberal que existía en Arauca esgrimia siempre un argumento para no darle impulso a la carretera: "Si abrimos esa carretera se nos meten por ahí los godos de Boyacá".

Lo del fortalecimiento de la guerrilla a partir del boom petrolero no es menos cierto. No es secreto para nadie en la región la cantidad de dinero que obtuvo el ELN por cuenta de "impuestos" a empresas como la Manessman, secuestros a los altos ejecutivos petroleros y peajes que cobraban a los habitantes. Inclusive son de público conocimiento los puentes que han construido los guerrilleros en algunas zonas del Sarare. El Frente Guadalupe Salcedo, el décimo de las FARC, fundado a mediados de 1980, también supo pescar en pozo revuelto. Los secuestros y boleteos inaugurados casi a la par con el Frente, se intensificaron y se afirma que fue mucha la plata que corrió por las selvas araucanas.

LA GUERRA Y LA PAZ
Todos estos factores, sumados a la escasa identidad cultural de los pobladores de la intendencia, y a la casi inexistente unidad territorial, debido a que los tres principales municipios araucanos fueron fundados en circunstancias diferentes y por personas provenientes de distintos sitios (El Sarare por santandereanos, Tame por llaneros y boyacenses y Arauca, la capital, por llaneros venezolanos), hicieron que la correlación de fuerzas electorales inclinara la balanza a favor del nuevo movimiento politico que, gracias a las negociaciones de paz, transformó a las FARC en la Unión Patriótica.

El fenómeno de la UP en las últimas elecciones fue tan avasallador, que prácticamente los políticos liberales y conservadores que quisieran salvarse electoralmente, tuvieron que hacer causa común con el movimiento. Sin embargo, no dejan de existir voces que afirman que no fue sola mente para salvarse políticamente, sino también fisicamente. Un ex consejero intendencial conservador consultado por SEMANA dice: "Sobre eso es mejor no hablar, porque aquí tenemos una espada de Damocles".

En los municipios de Arauquita, Tame y Saravena ganaron la mayoría del Concejo y en el Consejo intendencial consiguieron 4 escaños de 9, mientras que los liberales consiguieron otro tanto y los conservadores uno. La gente de la región afirma que ante la actitud opositora de los conservadores, la UP completó su quinto. De cualquier manera, algunos conservadores dicen que lo que no saben es si la oposición reflexiva les va a tocar hacérsela a la UP.

LA MINA DE PLATA
En medio de la confusión que causa la presencia guerrillera, la petro-guerrilla, las alianzas electorales de conservadores y liberales "upequizados", la región de Arauca ha empezado a recibir una fuerte suma de dinero por concepto de regalías petroleras.

Con un promedio de 150 mil barriles de petróleo diarios, se calcula que la región habrá producido, a finales de 1986, 25 millones de barriles. La ganancia para el Estado es de 6.3 dólares por barril, de los cuales le corresponde a Arauca, por concepto de regalías, un 12%, que se distribuye asi: 9.5% para la intendencia y 2.5% para el municipio.

De acuerdo con esta distribución, a la intendencia del Arauca le corresponden cerca de 4 mil millones de pesos anuales, fuera de lo que le toca por derecho propio, que son cerca de 500 millones de pesos. Si se tiene en cuenta que la población araucana no pasa de 150 mil habitantes, eso da un presupuesto per cápita de 30 mil pesos, el más alto del país.

Comparado con Bogotá, cuyo presupuesto anual es de 34.500 millones de pesos y su número de habitantes de cinco millones, a cada bogotano le corresponderia más o menos la suma de 6.500 pesos, algo asi como la quinta parte de lo que le "toca" al araucano.

Pero esto apenas es el comienzo.
Según los cálculos de las entidades petroleras, para el próximo año las regalias serán el doble de las de este año.

Esto colocaría a la intendencia del Arauca, ya no como la quinta división territorial más rica de Colombia como lo es actualmente después de Antioquia, Valle, Bogotá y Cundinamarca, sino por lo menos como una de las primeras.

La sensación que hay en los araucanos es que la UP ganó en el momento preciso. Pero las opiniones se dividen en cuanto a lo que puede pasar. Unos piensan que los grandes derrotados electoralmente fueron los liberales porque a los que se unieron a la UP les va a quedar dificil despegarse; no sólo porque fue por ellos que salieron elegidos, sino por miedo a las represalias de las FARC, y porque parece, además, que nadie quiere luchar contra la corriente.

Otros piensan que como siempre ha pasado en las regiones donde se ha encontrado petróleo en el pais, los últimos en ver los efectos de las regalias serán los propios araucanos. Un llanero escéptico frente a lo que puede pasar dijo a SEMANA: "Ojalá que esta parte de los territorios nacionales no se vuelva un foco de disputas internacionales y nos convirtamos en territorios multinacionales".

Sin embargo, hay mucha gente optimista que asegura que la capital araucana pronto será una importante ciudad colombiana que para comienzos del año 2000 deberá tener 200 mil habitantes y resueltos sus grandes problemas.

De acuerdo con los optimistas, va a haber plata suficiente para que Arauca tenga por fin acueducto, para construir carreteras que la saquen de una vez por todas del aislamiento del resto de la nación y para derrotar a su gran enemigo de toda la vida: las inundaciones del invierno.
Pero todo esto son, al fin y al cabo "simples decires", porque realmente lo que está en juego se resume en una sencilla pregunta: ¿quién se quedará finalmente con los millones de la Arauca Saudita?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.