Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2004/08/15 00:00

Arte sano

Identidad Colombia, el proyecto que utiliza productos y desarrollos de artesanos como tendencia en la moda, se convierte de nuevo en una de las principales atracciones de la feria.

Hernán Zajar hace las pruebas de su propuesta para Identidad Colombia.

La utilización de productos hechos con materias naturales es una característica común de la moda en los últimos años. Cada vez más personas incorporan a sus atuendos manillas, bolsos tejidos, collares y un sinnúmero de artículos artesanales que demuestran el interés por encontrar dentro del país posibilidades interesantes a la hora de vestirse.

Consciente de este enorme mercado y de que una de las formas de dar a conocer un país en el contexto internacional es la moda, Cecilia Duque, gerente de Artesanías de Colombia, con el apoyo de la primera dama, Lina Moreno de Uribe, planteó el año pasado a Inexmoda la realización de una pasarela en la que se mezclara la destreza de los artesanos con la creatividad de reconocidos diseñadores.

El resultado fue la pasarela Identidad Colombia. El experimento no sólo fue un éxito en la anterior versión de Colombiamoda sino también en las pasarelas de Milán, donde cerró con broche de oro la semana de la moda 'Milano Moda Donna'.

La buena acogida que ha tenido Identidad Colombia la llevó a ser ubicada este año en el cierre de la feria en la Plaza de los Desfiles y a contar con el apoyo de la empresa privada. Además, en esta versión de Colombiamoda fueron invitados a participar los diseñadores Hernán Zajar, Pepa Pombo, Judy Hazbún y María Elena Villamil, quienes sin duda sorprenderán a los espectadores del desfile.

Cecilia Duque cree que Identidad Colombia ha sido benéfico para los artesanos del país "porque su arte se ha valorado y apreciado y los productos han incrementado sus ventas. Cumplimos con el objetivo de destacar los oficios de los artesanos y mostrar identidad a través de la moda". E incluso cree que el éxito de esta pasarela radica en que "es una propuesta innovadora para la pasarela mundial porque, por lo menos en Europa, lo que busca en la moda es encontrar identidad cultural".

Lo más importante del proyecto, desde su nacimiento, es su aspecto social. Para la presente edición se han elegido comunidades artesanas de Sandoná de Nariño, cuyo producto es la palma de iraca; de San Agustín en el Huila, con la fibra de plátano y la Corporación para el Desarrollo de la Sericultura del Cauca, con la seda natural, entre otras, que además de aportar gran cantidad de materiales se ven beneficiadas con la proyección que le da el evento a su labor.

Aída Monteczuma, miembro de la comunidad artesanal de Sandoná, dice que "es muy bueno que se hayan fijado en lo que hacemos porque así podemos promocionar nuestros productos y dar conocer al mundo lo que trabajamos".

Claro que a pesar del éxito de esta pasarela aún queda mucho por hacer, ya que de nada sirve que en el exterior se interesen por un bolso y una manilla si las comunidades no están en posibilidad de producir en corto tiempo 2.000 ó 5.000 productos, tal y como ocurrió el año pasado.

Por eso, además de poner la atención en ciertas comunidades, Artesanías de Colombia y Proexport los están ayudando a capacitarse, organizarse y a prepararse para convertir ese oficio casero, pequeño, en un negocio estable que les permita mantener de forma continua a sus familias.

Además, la mezcla de artesanos y diseñadores permite darle una nueva dimensión a lo que hacen. La diseñadora Judy Hazbún dice que la idea con esto es "unir el trabajo artesanal con nuestro trabajo para construir prendas autóctonas. No hay que olvidar que los diseñadores no sólo vendemos prendas de vestir sino también cultura".

Hernán Zajar cree que se trata de "un trabajo interesante porque estas materias primas son expresiones fieles de la identidad de Colombia y, en ese sentido, se muestra el país desde sus particularidades culturales, al tiempo que se fusiona lo tradicional con lo contemporáneo de la moda".

Para la diseñadora María Elena Villamil el hecho de trabajar con los artesanos "ha sido realmente importante porque es un reto unificar conceptos y técnicas, y una satisfacción ver los resultados. Este es un evento con gran futuro porque nuestros recursos son muy grandes y sirven para lograr muchas cosas".

De esta forma se logra contribuir para que el sector artesanal colombiano adquiera crecimiento, competitividad y entre con fuerza en el mercado nacional e internacional, tal como lo afirma la diseñadora Pepa Pombo: "Esta actividad contribuye enormemente a la industria porque para exportar se necesita crear, no copiar".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.