Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/2/2012 12:00:00 AM

Así son los colombianos

Los intereses y prioridades del género masculino se modificaron en los últimos 40 años en el país.

No se puede describir a todos los varones colombianos con una serie de características particulares. Aparte de los rasgos de personalidad de cada individuo, factores como la edad, la región y el nivel educativo pueden marcar la diferencia. Sin embargo, hay un perfil global que obedece a la evolución y a factores culturales.

Lo primero que hay que señalar es que los roles de género han cambiado. Según Marina Subirats, socióloga de la Universidad de Barcelona experta en Psicología de Género, la sociedad actual es la de mayor velocidad de cambio en la historia.

Subirats dice que tanto hombres como mujeres se transformaron, aunque es clara al decir que el cambio femenino es más pronunciado. Esto tiene un impacto directo sobre el género masculino, ya que a medida que las mujeres se han insertado en el mercado laboral y han cedido sus espacios en el hogar, el papel del hombre proveedor (el que asume todos los gastos del hogar) y trabajador adquiere matices.

Según Diego Castrillón, director ejecutivo de la División Clínica del Colegio Colombiano de Psicólogos de Colombia, el quiebre en la historia del género masculino tuvo lugar en los años setenta y marca la diferencia entre el hombre de ayer y el de hoy: "Por ejemplo, el hombre colombiano se ha vuelto mejor papá. Antes era el que ganaba el pan y dejaba el cuidado de los hijos a la mamá. Ahora participa en su educación, va al colegio por las notas y pelea por pasar tiempo con ellos".

Otro de los cambios importantes, según Castrillón, es su actitud frente a la educación: "Los colombianos de hoy están más preocupados por estudiar, sobre todo los que tienen acceso a la educación universitaria. Por cada diez hombres que acceden a una maestría, solo dos o tres mujeres hacen lo propio".

Esta preocupación forma parte del deseo de los hombres por realizarse profesionalmente y tener un mejor trabajo. Según Jenny Alexandra Guzmán Pareja, psicóloga social y clínica de la Universidad de San Buenaventura, las aspiraciones de los hombres han cambiado: "Entre sus prioridades está ser profesionales y trabajar para fortalecerse también a nivel económico. Piensan en construir familia propia, aunque no es tan marcado como en otras generaciones".

Esto concuerda con la lista de aspiraciones que tienen los hombres según el Estudio Colombiano de Valores, en donde la familia ocupa el primer lugar, seguido por el trabajo, los amigos y el tiempo libre. Y es que como parte de la cultura latinoamericana, los colombianos le dan mucha importancia a la familia.

Esta estructura familiar ha permitido que en los últimos años haya una tendencia a que los hijos varones se queden en casa de sus padres después de los 25 años, privilegiando el desarrollo de sus carreras y la acumulación de dinero por encima de una vida con su pareja, que vienen a buscar después de los 35 años. Aunque esto pasa también en cierta medida con las mujeres, en los hombres es más pronunciado porque no tienen un reloj biológico tan contundente.

Pero así como hay cosas que cambian, hay otras que permanecen iguales. Los hombres colombianos siguen aferrados a su papel de machos proveedores, no les gusta sentirse débiles, ni que necesitan ayuda, aunque ahora aceptan ciertas cosas que eran consideradas ataques a su masculinidad. Por ejemplo, están más abiertos a demostrar sus sentimientos y a transmitir eso a sus hijos, y el asunto de la vanidad se ha vuelto una característica deseable para conseguir pareja.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.