Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2007/10/06 00:00

Balance agridulce

Factores externos ponen presión sobre las utilidades del sector azucarero. Pese a esto, los vallecaucanos siguen invirtiendo en sus ingenios y tecnificando sus cultivos.

Balance agridulce

En los nueve meses que van de 2007, comprendidos entre enero y septiembre, la producción de azúcar ha sido de 1,73 millones de toneladas, 4 por ciento menos que en el mismo período de 2006. La reducción en la producción se debe al fuerte invierno presentado en la región en el primer semestre del año; a partir de julio de este año, la producción se ha venido recuperando y se espera que al final del año la reducción no supere el 2 por ciento frente al total producido en 2006, explican los técnicos de Asocaña, el gremio que agrupa a los productores.

Las ventas internas, por su parte, han crecido 3 por ciento en volumen frente a 2006, debido al buen comportamiento de la economía nacional en el presente año. Las exportaciones, a su vez, han decrecido 18 por ciento de su volumen, debido a que para la producción de etanol, que se inició en octubre de 2005, se ha destinado exclusivamente azúcar que anteriormente se usaba para exportación. Esto, con el fin de proteger el mercado prioritario, que es el nacional, y mantener una oferta constante en el mismo.

Por eso los azucareros recuerdan con nostalgia 2006, la mejor época para el sector, debido a que se alcanzaron los mayores precios internacionales de azúcar de los últimos 25 años. El año pasado el precio del azúcar crudo en el mercado internacional fue de 14,7 centavos de dólar por libra, cuando el promedio de largo plazo es de 9,5 centavos. En lo corrido de 2007, el precio ha sido de 9,9 centavos de dólar por libra, el cual es considerado normal frente al promedio de largo plazo, aunque inferior en 30 por ciento a los precios registrados en 2007.

Pese a que la disminución de los precios internacionales en 2007 ha sido un factor negativo para el sector, en realidad lo que más preocupa a los dueños de los ingenios es el comportamiento de la tasa de cambio, que se mantiene inestable y con tendencia a la baja desde 2004 hasta hoy.

Por las ventas externas, entre 2004 y septiembre de 2007, la revaluación ha reducido los ingresos al sector azucarero colombiano en 480.000 millones de pesos. En los nueve meses de este año la cifra se sitúa en 120.000 millones de pesos. Esta cifra es más alta si se valora adicionalmente el efecto del menor valor del dólar en el costo de las importaciones y su impacto negativo sobre el precio del mercado nacional, que es incluso superior al registrado en las exportaciones.

"Si embargo, no todo es color de hormiga para los azucareros", dice con orgullo Luis Fernando Londoño, presidente de Asocaña. Y tiene cómo demostrarlo, ya que la evolución satisfactoria de la producción de alcohol carburante se convirtió en la tabla de salvación para el sector. Hasta septiembre de 2007 ha crecido 5 por ciento frente al mismo período de 2006. La producción inició en octubre de 2005 y en marzo de 2006 se completó la entrada en funcionamiento de las cinco destilerías, anexas a igual número de ingenios, responsables de la totalidad del suministro del alcohol carburante a las regiones incluidas en el programa de oxigenación (Valle, Cauca, Nariño, Caldas, Risaralda, Quindío, Bogotá y Santanderes). El programa abarca actualmente el 70 por ciento del consumo potencial nacional.

Eso es lo que ha permitido que las inversiones no se detengan. Están en camino al menos otra destilería de etanol, una planta para refinar azúcar crudo y varios proyectos de aumento del potencial de generación de energía a partir del bagazo de caña. Estos proyectos deberán estar arrancando en 2008 algunos, y en 2009 otros.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.