Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2001/04/02 00:00

¡Bienvenidos!

Arrancó la temporada de Fórmula 1. Un negocio que mueve más de 3.000 millones de dólares al año. En este exclusivo mundo, Juan Pablo Montoya será protagonista.

¡Bienvenidos!

Llegó la hora. La FOrmula 1 abriO de nuevo sus puertas en el circuito de Melbourne, Australia. Los mejores pilotos del mundo recorrerán el planeta en busca de un nuevo rey de la velocidad. A este exclusivo club sólo tienen acceso 22 deportistas. Uno de ellos será el bogotano Juan Pablo Montoya.

Estará en una de las escuderías más prestigiosas: la Williams. Llena de títulos y leyendas, bajo su emblema corrió Ayrton Senna, el mejor de los mejores en los últimos tiempos.

Montoya llega precedido de un halo de prestigio. Para muchos expertos él será el piloto que emulará las hazañas de Senna. Será un año de experimentación. Williams ha apostado su prestigio para ganar el campeonato en dos años. Y su hombre para esta compleja misión será Montoya.

Las entrañas de la Fórmula 1 están repletas de dólares. Este espectáculo atrae a más de 300 millones de espectadores. Cada carrera es transmitida por televisión a más de 180 países. Para que un equipo pueda participar en esta competencia, tiene que desembolsar 48 millones de dólares por los derechos de inscripción.

Las escuderías son respaldadas por un promedio de 30 patrocinadores. Cuatro centímetros de publicidad en la gorra de un piloto vale tres millones de dólares al año. El pasado la Fórmula 1 movió un negocio de 3.000 millones de dólares. Un equipo como la Ferrari, actual campeón mundial, invierte 300 millones de dólares por temporada. Y un piloto como Schumacher tiene un salario anual de 45 millones de dólares.

Por todas estas razones, la Fórmula 1 es considerada la élite de los deportes. Ni siquiera el Mundial de Fútbol, ni los Juegos Olímpicos arrojan las ganancias de este campeonato. Y este año tendrá a un nuevo protagonista: Juan Pablo Montoya.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.