Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/22/1995 12:00:00 AM

"BOOM" PARA LARGO

Las grandes cementeras tienen ambiciosos planes de expansión para los próximos años.

LO MEJOR DE LA fiesta para las cementeras hasta ahora comienza. Y al parecer va a estar tan buena que todas las empresas se pondrán sus mejores trajes para competir y quedarse con el pedazo más grande del ponqué que se empezará a repartir de hoy en adelante. La razón es que el gobierno anunció que la infraestructura será una prioridad del Plan de Desarrollo, lo que exigirá cuantiosas inversiones en vías y carreteras. Sólo en estas últimas, por ejemplo, se espera concluir 3.000 kilómetros en los próximos años, lo que sin duda requerirá de un número importante de bultos de cemento.
El cuadro toma un mejor color si se tiene en cuenta que en los países que han vivido bonanzas similares a la que se espera con Cusiana, sectores como el de la construcción se han disparado. Es sin duda un buen augurio aun cuando en Colombia el boom de la edificación de viviendas y edificios parece estar enterrando su cuarto de hora. Las cosas serán igualmente favorables en el sector hotelero, por los grandes proyectos que se avecinan como parte de la estrategia de estimular el turismo en Colombia, lo que también requerirá de cantidades importantes de cemento.
Son tantas las expectativas, que todas las grandes cementeras se han metido en ambiciosos planes de expansión, lo que aumentará su capacidad instalada y la cantidad de cemento que hay en el país. Las que harán mayores inversiones son Cementos Paz del Río, Cementos del Valle, Río Claro, Cementos Boyacá y Cermentos Diamante, que entre todas manejan el 50 por ciento de la producción nacional, que en total domina el 1,3 por ciento del Producto Interno Bruto -PIB- y el 6,8 por ciento de la industria manufacturera, según un estudio de Corredores Asociados.
Lo mejor es que los buenos tiempos llegan después de otros bastante buenos. En 1994 el consumo de cemento en el país creció 14 por ciento, al sumar 8,0 millones de toneladas, después de estar tres años con incrementos superiores al 12 por ciento. Son cifras récord si se tiene en cuenta que el sector estaba acostumbrado a tasas del 6,0 y el 8,0 por ciento anual. Y es que las empresas del sector gozaron de los beneficios del boom de la construcción de vivienda, lo que las dejó en un muy buen lugar.
Las exportaciones del sector, sin embargo, disminuyeron en 10,5 por ciento el año pasado al totalizar 1,1 millones de toneladas. Dicho comportamiento se debió al alto nivel de demanda interna, a la revaluación del peso -lo que hizo más caros los productos colombianos en el exterior- y al estancamiento del mercado venezolano por los problemas económicos que vivió ese país. Las ventas al exterior significaron el 11 por ciento de la producción de la industria, que superó los 9,4 millones de toneladas, con un crecimiento del 10,9 por ciento, cifra que consolida a Colombia como el sexto productor de América. En cuanto a la producción de clínker, fue de 7,2 millones de toneladas, que es un incremento del 6,7 por ciento en relación con 1993.
Las empresas con mejor crecimiento en cuanto a producción fueron Colklínker, Diamante, Caribe y Nare, en tanto que otras como Paz del Río y Río Claro disminuyeron la cantidad de toneladas producidas por sus plantas.
Fue tal el dinamismo del sector que la capacidad instalada de las plantas de cemento se utilizó en un 87,8 por ciento, un nivel récord para esta y cualquier industria, pues eso significa que la demanda está en un nivel tan alto que toca forzar la maquinaria para poder cumplirla. Eso quiere decir además que son pocos los equipos para abastecer los pedidos, lo que justifica el hecho de que todas estén pensando en expandirse durante los próximos años, para continuar una fiesta cuyo final se ve muy lejano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?