| 2004/11/28 00:00

Buena racha

Los negocios financieros seguirán creciendo, pero la excesiva dependencia de los TES puede tener sus riesgos.

Una gran fuente de utilidades de los bancos son los préstamos al gobierno a través de los TES.

El negocio bancario va viento en popa. El dinero que circula en la economía abunda, las empresas y los consumidores están pidiendo cada vez más plata prestada -aunque con algunos altibajos- y las inversiones de las entidades financieras en los títulos del gobierno (TES) siguen valorizándose. En otras palabras, los bancos están teniendo una de sus mejores rachas en años.

Las utilidades acumuladas por el sector financiero hasta octubre de 2004 ascendieron a 2,3 billones de pesos, 53 por ciento más que el año pasado. Desde comienzos de 2002, cuando el sector salió del túnel al que lo llevó la crisis de finales de los 90, la rentabilidad de sus activos y de su patrimonio ha venido en ascenso. Y como en el mundo de la banca está comprobado que a mayor tamaño, mayor rentabilidad, el crecimiento será la obsesión de los banqueros colombianos en 2005. ¿Qué harán para lograrlo?

Además de las 'movidas' que puedan darse en materia de fusiones y adquisiciones, se espera que sigan aumentando los niveles de cartera. En lo corrido del año, los créditos de consumo -como las tarjetas de crédito- han crecido a tasas superiores a 25 por ciento. Los préstamos a las empresas, aunque han perdido impulso en los últimos meses, también se están moviendo a buen ritmo. Por el contrario, la cartera hipotecaria no despega y lleva todavía el lastre de la crisis del Upac, que hizo que muchos colombianos le cogieran fobia a endeudarse para comprar vivienda. Para el próximo año la tendencia continúa siendo positiva, en la medida en que la economía mantenga su crecimiento y caiga el desempleo. Eso aumentaría la demanda de crédito y la disposición de los bancos a prestar, pues disminuye el riesgo de hacerlo.

Una gran fuente de utilidades de los bancos son los préstamos al gobierno a través de la compra y negociación de TES, en un mercado que pasó de mover 7,9 billones de pesos en 1999 a 581 billones en 2004. Por cada 100 pesos invertidos en TES, las entidades financieras han ganado en promedio 21 pesos hasta octubre de este año. En el corto plazo el negocio seguirá siendo bueno, pero más adelante los analistas encuentran algunas amenazas. Las crecientes necesidades de plata del gobierno podrían presionar las tasas de interés de los TES al alza o, lo que es lo mismo, sus precios a la baja.

Por el lado de los depósitos que los bancos reciben de sus clientes se observa un crecimiento en los CDT, que en los últimos años andaban de capa caída. Y, como a diferencia de las cuentas corrientes, estos papeles sí pagan rendimientos, el costo de captación de las entidades financieras ha aumentado levemente desde mediados de 2004. Es probable que siga haciéndolo, ante las expectativas de aumentos moderados de las tasas de interés en 2005.

En relación con las normas que regulan el sector, los banqueros siguen trabajando en el diseño de herramientas para calcular mejor, al momento de otorgar un préstamo, el riesgo de que el deudor no pague. También está en la agenda la anunciada integración de la Superintendencia Bancaria y la Superintendencia de Valores.

Pero, como en los demás sectores de la economía, el tema central será el TLC con Estados Unidos y, particularmente, la forma como podrán entrar los bancos gringos al país. La Asobancaria, el gremio de entidades financieras colombianas, busca que lo hagan con las mismas condiciones de regulación y capital que los bancos locales. Eso determinará la competencia en el sector financiero en el futuro que, de cualquier forma, estará movida en 2005.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.