Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2005/04/24 00:00

Buenas noticias

Los grandes medios de comunicación nacionales parecen haber entrado de lleno en tiempos de vacas gordas.

La televisión siguió siendo el negocio más suculento. Las ventas de 'Caracol' subieron un 19 por ciento, la cifra más alta en los últimos cuatro años. 'RCN' acumuló utilidades por 3. 257 millones de pesos. Los 'realities' estuvieron a la orden del día, sobre todo en Caracol.

El crecimiento de los principales medios de comunicación siguió en 2004 el mismo guión de los últimos dos años. RCN, Caracol Televisión y la Casa Editorial El Tiempo afianzaron el año pasado los buenos resultados que venían reportando desde 2002, cuando comenzó la recuperación del sector. Sólo que como esta vez tuvieron un empujón mayor, pues la inversión en publicidad dio un salto de un 11 por ciento para todos los medios de comunicación, aprovecharon para reducir su endeudamiento. Mientras RCN se esforzó por reducir su deuda en casi un 10 por ciento, Caracol logró bajarla en un 32 por ciento.

La televisión siguió siendo el negocio más suculento. Las ventas de Caracol subieron un 19 por ciento, la cifra más alta en los últimos cuatro años. Y las de RCN aumentaron un 8 por ciento. En la casilla de las ganancias, RCN acumuló utilidades por 3.257 millones de pesos, una caída del 19,4 por ciento con respecto al año anterior. Aún así, se mantuvo alejada de las pérdidas de 3.650 millones de pesos que registró en 2002. Su principal contrincante, Caracol, aumentó sus ganancias en un 36 por ciento, con un total de 11.967 millones de pesos.

Una de las principales razones que explican la diferencia en los ingresos de ambas compañías fue la captación de avisos. Caracol incrementó sus ingresos por concepto de pauta publicitaria en un 22 por ciento y se llevó el 56,6 por ciento del pastel publicitario en televisión. Por supuesto, esto se debió sobre todo al hecho de que Caracol siguió ejerciendo su dominio en cuanto a cuota de mercado y obtuvo el 58,1 por ciento de las audiencias. RCN, por su parte, alcanzó el 36,7 por ciento. Las apuestas de las empresas en su programación en 2004 se volvió a centrar en las telenovelas y los realities. Caracol continuó enfocando su programación hacia las telenovelas. Pasión de Gavilanes y La Saga, Negocio de Familia fueron sus principales éxitos. RCN, a su vez, siguió colocando sus fichas en los realities. La Isla de los Famosos fue su programa más visto.

El crecimiento de la publicidad para Caracol también se debió en buena parte a la aplicación de nuevos métodos para conseguir publicidad. Es el caso de los realities y del programa Día a Día , cuyos formatos permiten la introducción de anuncios dentro del mismo programa. La participación de ese apartado en el total de ventas del canal pasó del 8 por ciento en 2003 al 12,2 por ciento el año pasado.

En materia de audiencia, el panorama de los canales públicos no mejoró mucho con respecto a 2003. Canal Uno y Canal A, responsables de la programación de variedades e institucional, respectivamente, apenas arañaron cuotas del 3,8 y el 1,4 por ciento. La redistribución de los espacios, la programación y los contenidos que realizó el gobierno el año pasado todavía no dan frutos.

En cuanto a la generación de ingresos, las cadenas privadas tuvieron un desempeño positivo, lo que certifica la mejor salud financiera del sector. El Ebitda, acrónimo inglés de resultados antes de intereses, impuestos y amortizaciones, y que permite medir los ingresos generados por el negocio de las compañías y su rentabilidad, subió para RCN un 6 por ciento en 2004 y para Caracol, el 13 por ciento.

En la orilla de la prensa escrita, los avances en las cuentas de la Casa Editorial El Tiempo (Ceet) fueron positivos. Después de endeudarse para asumir la compra de CityTV, la empresa consiguió reestructurar su deuda y reducir sus obligaciones financieras a largo plazo en más de un 20 por ciento. Las ventas del grupo se mantuvieron estables y el Ebitda subió un 6 por ciento. Las utilidades netas de la compañía, sin embargo, cayeron a 14.000 millones de pesos. El reto para la compañía durante 2004 ha sido integrar las distintas actividades del grupo, entre las que sobresalen los periódicos El Tiempo y Portafolio y CityTV. La sinergia de estas operaciones en el área de Internet ha sido exitosa, pero falta recorrer un camino para conseguir una integración más afinada.

Según datos de la última Encuesta General de Medios (EGM), la prensa escrita en general perdió terreno. El número de lectores de periódicos cayó un 5,1 por ciento y el de lectores de El Tiempo bajó un 7 por ciento, al pasar de 1.255.900 lectores a 1.170.600 en 2004. El periódico espera revertir esa tendencia este año.

Los retos para 2005 de estos grandes medios se centran en consolidar los buenos resultados que vienen obteniendo en los últimos años. Será un año especialmente crucial para las cadenas privadas de televisión pues en el sector se baraja la posibilidad de que pronto se decida si se prorrogarán desde ya hasta 2018 sus licencias para operar, hoy vigentes hasta 2008. Las cadenas quieren que la decisión se adelante para poder tomar medidas estratégicas como inversiones a largo plazo, acuerdos con proveedores de contenidos y alianzas con otros medios.

También se avecinan algunos cambios y nuevas inversiones. Valorem, la antigua Valores Bavaria, anunció hace poco su deseo de asumir el control accionario de TV Cable, la cuarta empresa de televisión por suscripción en el país y uno de los principales proveedores de Internet en Bogotá. Valorem, la holding de inversiones del Grupo Santo Domingo, ya tiene una participación minoritaria en la compañía y está negociando con otros accionistas, RCN y Casa Editorial El Tiempo, entre otros, para quedar como socio mayoritario.

En general se puede decir que en 2004 los grandes medios parecen haber dejado por fin atrás los duros momentos de crisis que tuvieron que atravesar hace apenas tres años. Queda por ver si en 2005 se consolidarán aún más sus ganancias, y si por lo menos en el caso de la televisión eso dará pie para ensayar una oferta televisiva más variada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.