Jueves, 19 de enero de 2017

| 2009/06/21 00:00

Buenos vecinos

El problema en Colombia no es la falta de recursos sino de confianza entre los ciudadanos. Una invitación para volver a mirar al lado.

Buenos vecinos

Un día les pregunté a mis vecinas del frente de mi apartamento qué hacían con el periódico cuando lo terminaban de leer. "Lo botamos", me contestó una. "¿Y por qué no lo botan debajo de mi puerta?", le pregunté. "Con gusto", me dijo la vecina. A partir de ese momento, todos los días recibo el periódico cuando me gusta leerlo, de noche y sin gastar dinero.

Si miramos alrededor nuestro, es increíble ver cuántos edificios desocupados, cuántos terrenos baldíos, cuánta maquinaria, y herramientas subutilizadas. Cuánto producto de segunda y desperdicio industrial que se desecha, cuántos conocimientos e ideas que no se comparten, cuántos pares de zapatos en las casas de los colombianos que nadie se ha puesto en seis meses, cuánta comida se bota cada día, cuánto dinero en cuentas produciendo nada, cuánta riqueza inerte… Y luego, si miramos qué podría hacer un descalzo con un par de zapatos, una idea y conocimiento; lo que podría hacer una persona con una idea brillante con algo de capital, conocimientos, materia prima de segunda y maquinaria; o qué podría hacer una persona con hambre y sin techo con un plato de comida, una cama y una idea con conocimiento y tecnología, sin dudas este país podría cambiar.

Gonzalo Arango, el poeta nadaísta, escribió unas líneas en uno de sus escritos: "Sálvese quien quiera, todos pueden". Claramente, todos podemos. El problema en Colombia no es de falta de recursos. Con una abundancia de capital natural, humano, y físico, el reto es desarrollar el capital social.

Capital social es la red de relaciones, la confianza y reciprocidad que se construyen a través de esa red y el libre intercambio de ideas, información, relaciones, recursos, apoyo y poder que se logra poe medio de esa confianza y reciprocidad. Capital social es aquello que hace que una organización, familia, empresa y nación funcione. El capital social construye confianza, y la confianza construye capital social.

Cuando hay confianza, dice Stephen M. R. Covey en su libro El factor confianza, todo es más rápido y menos costoso. Cuando no hay confianza, todo es más lento y más costoso.

Existen tres tipos de confianza: la confianza basada en confiabilidad, la confianza basada en competencia y la confianza basada en vulnerabilidad. Al yo decir: "le mando ese artículo el miércoles" o "le caigo a las 8 de la noche", yo comprometo mi palabra. Cuando cumplo, construyo credibilidad. Cuando genero excusas, la destruyo. Cuando logro resultados basados en mi competencia, construyo. Cuando no logro resultados basados en mi incompetencia, destruyo. Cuando guardo un secreto, construyo; cuando lo revelo, destruyo.

Las personas construyen con la integridad. Esto es la congruencia con los valores y principios e implica actuar para que esa congruencia se mantenga. Construye confianza uno al mostrar con transparencia la intención. Esta se refiere a las motivaciones de uno y las agendas. Construye confianza uno al desarrollar capacidad, al poner a buen uso nuestros talentos, actitudes, habilidades, conocimiento y estilo.

La relación con mi vecina arrancó cuando me mudé a un edificio con 36 apartamentos. Esa primera noche fui a golpear en la puerta de los 36. Sólo se encontraban 12. Me presenté como el vecino nuevo del 701. A la semana, se fue la luz y yo no tenía un fósforo para prender una vela. Timbré en el apartamento del frente y la señora me regaló un fósforo. Al día siguiente, encontré una bolsita colgada en la manija de mi puerta con una caja de fósforos. La reciprocidad de este gesto no se dejó esperar y mi solicitud de que botaran el periódico debajo de mi puerta fue parte de una cadena de actos generosos de lado y lado.

La madre Teresa de Calcuta decía: "Es mejor encender una luz que maldecir la oscuridad". En medio de tanta desesperanza, desasosiego y desempoderamiento, la confianza es el eslabón perdido que nos permite mejorar nuestra calidad de vida. Encuentro que requiere un esfuerzo construir confianza y que es un esfuerzo que bien se justifica.
 
* Ex presidente de McDonalds, fundador y líder de Yo creo en Colombia (www.yocreoencolombia.com)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.