Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/23/2005 12:00:00 AM

Café con aroma de la Sierra

En la Sierra Nevada de Santa Marta se cultiva un producto que se ha convertido en el símbolo de una región poblada por colonos y aventureros: el café.

DESDE LOS INICIOS del cultivo de café en Colombia hace más de 100 años, cientos de colonos se asentaron en las vertientes norte y noroccidental de la Sierra Nevada de Santa Marta. Eran empresarios extranjeros que fundaron haciendas cafeteras para exportar por el puerto natural de Santa Marta el café más suave y de menor acidez del país.

En la actualidad hay 33 haciendas sobre el paisaje de la Sierra, todas con un grado de desarrollo diferente y cada una cargada de historias particulares enmarcadas en un paisaje natural exuberante. Según la Fundación Prosierra Nevada de Santa Marta, las distintas oleadas migratorias iniciadas desde la colonia e intensificadas en el último siglo han formado una población campesina caracterizada por replicar muchos aspectos de sus culturas de origen antioqueño, caldense, tolimense y santandereano.

En medio de tanta diversidad cultural aparecen también hondas diferencias socioeconómicas -contrastadas aún más por grandes extensiones de tierras planas y fértiles que pertenecen a unos pocos-. Allí viven alrededor de 160.000 campesinos dedicados a la agricultura para su consumo pero también para el comercio.

El café sigue siendo la principal fuente de ingresos para la economía campesina de la zona, aunque no fue tecnificado como en el resto del país. Esto, más que un freno a la producción, ha reportado claros beneficios a los suelos y, en general, un equilibrio de los agroecosistemas, debido a que su producción se realiza con poca utilización de fertilizantes, pesticidas y sembrado bajo sombra. Esta pureza ha hecho que sea apetecido por algunos mercados especializados.

Según datos de Prosierra, la Sierra Nevada de Santa Marta contribuye con un 2 por ciento aproximado de la producción de café en Colombia. La cosecha cafetera del Magdalena -que está por los 12 millones de kilogramos- fortalece el mercado de los 'cafés especiales' de Colombia por su calidad y condiciones de producción. Cerca de 18.000 hectáreas ubicadas en las estribaciones de la Sierra, en los municipios de Santa Marta, Ciénaga, Aracataca y Fundación, son las encargadas de producir una variedad de café que se clasifica entre las más suaves del mundo.

Quien vaya a visitar las empresas cafeteras del Magdalena debe ir a la hacienda La Victoria, ubicada a 35 minutos de Santa Marta por carretera asfaltada y con un paisaje marino impresionante. En La Victoria están instaladas -como un gran museo activo del café- una serie de máquinas para la producción del café con la tecnología desarrollada en cada época. Se dice que es un museo activo porque cada una de estas máquinas está en funcionamiento constantemente. La hacienda, administrada por Michael Weber, lidera un proyecto de producción sostenible integral tan exitoso que se ha convertido en ejemplo de desarrollo social del corregimiento de Minca en Santa Marta.

Las haciendas cafeteras del Magdalena, además de aportar un gran volumen de café, son lugares de excepcionales especies arbóreas nativas que albergan a cientos de especies de pájaros emigrantes del norte del continente. Por eso, no sólo los interesados en la producción cafetera encuentran atractivos estos lugares. También lo son para quienes quieren disfrutar un hermoso paisaje rodeado de fauna y vegetación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?