Martes, 17 de enero de 2017

| 2010/10/16 00:00

Calidad de vida

El empleo y la salud son dos frentes que las autoridades no descuidan en la Región Caribe. Varias iniciativas departamentales trabajan para que los costeños vivan mejor.

Las principales ciudades de la Costa viven importantes transformaciones sociales.

Las cuatro ciudades colombianas que reportaron la menor tasa de desempleo en el último semestre pertenecen a la Costa. Según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), Riohacha, Santa Marta, Barranquilla y San Andrés tienen índices de desempleo de hasta cuatro puntos por debajo del promedio nacional. A este grupo se suma otra ciudad costera, Cartagena, que en el último trimestre disminuyó el número de habitantes desempleados en casi un punto.

El aumento en la confianza para invertir ha sido determinante en este proceso de mejoramiento por el que atraviesa la Costa. En la capital de Bolívar, por ejemplo, la inversión privada ha creado cerca de 3.000 empleos en la ciudad. Según el Centro de Estudios para el Desarrollo y la Competitividad de la Cámara de Comercio de Cartagena, "en la medida en que se vaya alcanzando el desarrollo competitivo de los sectores productivos habrá más empleos. Para tal fin, se han trazado estrategias puntuales aplicadas a cada sector, entre las que se encuentra la formalización empresarial, el empleo y la transformación de las estructuras empresariales".

Según cifras de esta misma entidad, los grandes proyectos que se avecinan para Cartagena son garantía de empleo para sus habitantes. Actualmente, iniciativas como la Zona Franca de La Candelaria han atraído empresas nacionales e internacionales, como Accuracy Brain, Logistics S.A., Disan ZF, Galvanizadora de la Costa S.A. y Global Supply, que generarían otros 1.300 empleos. Además, en los próximos cuatro años, la ampliación de la Refinería de Cartagena, la Zona Internacional Logística de Carga y la construcción de la planta Oleofinas le auguran a la ciudad la creación de 20.000 plazas de trabajo entre temporales y permanentes.

En Barranquilla, un megaproyecto en construcción no solo garantizará que se creen nuevas plazas de trabajo, sino que además impactará un sector muy importante para la región: la salud. Se trata de la Clínica Portoazul, la primera zona franca de salud del país, donde a partir de marzo de 2012 los pacientes encontrarán todas las especialidades médicas, así como la infraestructura que les permitirá acceder a todos los servicios médicos en un mismo lugar. La clínica invertirá en los próximos dos años cerca de 125.000 millones de pesos y generará más de 1.500 empleos.

Juan Carlos Madriñán, gerente de la Clínica Portoazul, dice que este proyecto no solo traerá beneficios a los barranquilleros, sino que pondrá al país en el mapa del turismo médico. "Para contribuir con el desarrollo de Barranquilla se requiere de una clínica altamente especializada, que responda a protocolos internacionales, lo que les permitirá a los inversionistas tener mayor confianza al trasladar a sus funcionarios a la ciudad", afirma.

Además, la Puerta de Oro de Colombia también ha puesto en marcha una iniciativa para atacar de frente el desempleo y atraer la inversión en la ciudad. En cabeza de la Cámara de Comercio de Barranquilla, la Alcaldía Distrital y la Gobernación del Atlántico, nació Avanza Atlántico, un programa de emprendimiento y fortalecimiento empresarial.

Un año después, el presidente ejecutivo de la entidad evalúa los resultados: "Logramos poner 52 empresas en marcha y cofinanciamos 16 iniciativas de innovación -dice Luis Fernando Castro Vergara-. Somos los constructores de la Barranquilla del futuro y le apostamos a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la ciudad. Somos promotores del desarrollo de la Región, porque son programas que aportan para la transformación y prosperidad del Caribe".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.