Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1994/01/24 00:00

Carlos Upegui Zapata - El silencio de los Inocentes.

Carlos Upegui es personaje del año como símbolo del drama de centenares de colombianos secuestrados.

Carlos Upegui Zapata - El silencio de los Inocentes.

ESTE VIERNES , CUANDO LOS COLOMBIANOS celebren el Año Nuevo, se estarán cumpliendo cinco meses del secuestro del industrial Carlos Upegui Zapata. Desde el 22 de agosto, fecha en que su carro fue interrceptado por cinco hombres armados cuando salía de su finca en Cachipay (Cundinamarca), no se ha vuelto a saber nada de él. Lamentablemente su caso no es el único. Durante esas mismas fechas navideñas habrá cerca de 800 familias que soportarán el mismo drama y la incertidumbre de no saber en dónde está su ser querido.
SEMANA ha escogido a Carlos Upegui entre los personajes del año como símbolo de este flagelo que no solo no amaina, sino que se ha intensificado en los últimos meses. Este abogado antioqueño de 64 años ha sido ejemplo de una persona hecha a pulso.
Todos los peldaños que ha escalado en la vida han obedecido exclusivamente a su esfuerzo y a su trabajo.
Es un hombre íntegro, sencillo y sin pretensiones, a quien sus conocidos califican como una persona que no tiene enemigos. Sin embargo, fue víctima del más doloroso y cruel de todos los crímenes: el secuestro.
Mil novecientos noventa y tres pasará a la historia como el año en que la sociedad colombiana se concientizó y comenzó a movilizar voluntades para crear herramientas que permitan combatir este delito. La Fundación País Libre, inspirada por un grupo de personas que han sido víctimas directas o indirectas del secuestro, logró sacar un proyecto de ley de mucho alcance. Este no sólo buscaba imponer las más severas penas a los secuestradores, sino que les cerraba las puertas a las transacciones financieras necesarias para pagar un rescate. Aunque esta ley fue objeto de modificaciones, que le ablandaron un poco las garras, el resultado final constituye, sin duda alguna, un primer paso de gran importancia en la guerra contra el secuestro. Quienes incurran en este delito tendrán que pagar la máxima pena de prisión ,en Colombia: 60 años.
En este momento, Carlos Upegui y 800 colombianos más están secuestrados. Sus familiares y todo el país esperan que la movilización que se inició este año con la ley antisecuestro pueda llegar a ponerle coto en alguna medida a este delito, una maldición que lamentablemente se ha institucionalizado en la vida colombiana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.