Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/2007 12:00:00 AM

Carnaval: fiesta y tradición

Llegó de Europa y se metió en el corazón del Caribe. Hoy es una de las expresiones más representativas de la cultura popular de la Costa.

El Carnaval de Barranquilla tiene su origen remoto en el Carnaval que vino a América desde España. De ahí viene su espíritu de renovación y cambio parecido al que animó estas fiestas en Europa. Hoy existen en el Carnaval de Barranquilla hechos consagrados por la tradición, como las danzas, las cumbias, comedias, letanías y algunos disfraces, al igual que nuevas y originales creaciones de otras comparsas y disfraces que tienen igual validez que las consagradas por el tiempo, porque la tradición fundamental es la fiesta misma.

El primer Carnaval de Barranquilla se pierde en la historia, hace más de un siglo, cuando la ciudad era una pequeña población.

Con el andar del tiempo el carnaval se ha ido desbordando por calles y plazas, recorriendo de sur a norte la ciudad hasta llegar a la Vía Cuarenta -la avenida paralela al río Magdalena- y a la calle 17 en el sur, que sirven todos los años el sábado y el domingo de Carnaval como escenarios del arte popular.

A medida que Barranquilla iba creciendo, el Carnaval también lo fue haciendo y el mismo fluir de las fiestas necesitó, para sobrevivir, otras cosas más que la sola espontaneidad. Por el gran número de participantes que congrega, hoy es indispensable organizarla, y necesita del concurso de todos para su éxito.

Barranquilla es un centro urbano, a donde llegan muchas gentes provenientes de distintos lugares del Caribe colombiano.

De esta manera, a su Carnaval, además de lo propio, se le han ido agregando danzas, músicas y comportamientos festivos de toda la zona.

El Carnaval de Barranquilla, al igual que los de otras partes del mundo, cuenta con expresiones propias de esas fiestas como producto de su origen; sin embargo, también es cierto que, al igual que ellos, lo hace de una manera particular y única, lo que también estuvo presente siempre en el diseño de estas orientaciones, respetando la relación entre el hoy y el ayer, pues lo uno está ligado a lo otro.

Diverso y colorido

Esta es una fiesta de Colombia para el mundo. Una fiesta de cumbias, porros, mapalés, gaitas, chandés, puyas, fandangos y fantásticos merecumbés. Es una fiesta de sones y danzones. Una fiesta que recoge tradiciones basadas en la creatividad de los pueblos expresada en la danza, en la música, en las artesanías, en los disfraces y en las formas de festejar.

El Carnaval de Barranquilla es único en el mundo, por su diversidad cultural y por ser una fiesta donde todos somos protagonistas. Cada danza, cada grupo folclórico, cada disfraz participa para hacer de la fiesta el mejor espectáculo del mundo, pero no sólo para mostrarlo, sino, y muy especialmente, para gozarlo.

El Carnaval de Barranquilla es indígena, blanco y negro. Pero también es mulato, zambo, mestizo. Su diversidad lo hace único y mágico, inigualable e insuperable. Es propiedad de todos y se manifiesta en un modo de ser y de sentir diferente.

Memoria y folclor

El Carnaval de Barranquilla es pluricultural, diverso y rico en expresiones culturales. Sus danzas, así como su música, recogen el sentir de todos los pueblos del Caribe colombiano. Es la confluencia de corrientes llegadas por el Magdalena, o el inmenso mar Caribe; bajadas de la Sierra, o llegadas de la sabana.

Toda esa diversidad se podría agrupar en siete grandes bloques: Danzas tradicionales, o danzas de carácter folclórico del Caribe; Danzas de Relación, que son las manifestaciones danzarias que incluyen versos en sus presentaciones; Danzas Especiales, o bailes y coreografías con un argumento propio; Comparsas donde se expresan la creatividad y el ingenio en bailes y coreografías; Comedias, que son el teatro popular, tradicional y folclórico, donde la oralidad es una de sus características principales; las Letanías, grupos de tradición oral que recitan versos con un solista y un coro, y los Disfraces, que pueden ser individuales o colectivos, estructurales, dramáticos o ilativos, que constituyen la base del Carnaval.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.