Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/2/2008 12:00:00 AM

Ciudad incluyente

La ciudad de ahora es para todos. Las minorías encuentran respeto y también políticas para ellos.

A sus 27 años, Andrea Vega había encontrado más dificultades que oportunidades. La condición de discapacidad de esta abogada, que se desplaza con un caminador, la había enfrentado a una vida de dificultades cotidianas que para otros eran mínimas pero para ella representaban un esfuerzo agotador. Sin embargo, eso no le había impedido cursar una especialización en derecho administrativo. Víctima de la discriminación, recibió negativas de varias empresas para trabajar, hasta que hace cuatro meses la Secretaria de Planeación Distrital le abrió las puertas. La noticia cambió su vida. Ahora trabaja con ahínco para demostrar su capacidad y para agradecerle la confianza a la institución.

Lo que ella no sabe es que el cambio en su vida llegó a través de las políticas incluidas en el programa distrital de la Alcaldía, que ha desarrollado proyectos para grupos minoritarios, como desplazados, reinsertados, mujeres, niños, discapacitados y comunidad Lgbt.

El asunto no es nuevo. Las anteriores administraciones distritales se habían preocupado por el tema de la movilidad y por el mejoramiento del entorno para los discapacitados capitalinos. El gobierno de Luis Eduardo Garzón, en 2006, instauró la política para discapacitados y ese mismo año todas las edificaciones nuevas incluyeron en sus nóminas personas con discapacidad para favorecer su inclusión laboral.

Eso convirtió a Bogotá es una de las pocas ciudades que garantizan los derechos de esta población. Pero faltaba. Y la actual Alcaldía dio un paso adelante al desarrollar políticas dirigidas a estas poblaciones específicas. Es decir, a los desplazados, discapacitados, mujeres, niños, reinsertados y comunidad Lgbt.

Como Liza García, lesbiana. La palabra, que en otras épocas habría provocado escándalo, es parte ahora de su trabajo al frente de la Dirección de Diversidad Sexual. Esta sicóloga trabaja por preservar los derechos de los vulnerados por su condición. Y se concentra en que las instituciones integren a la comunidad Lgbt. En que estas participen en los proyectos de las políticas de la comunidad. En que la gente deje de ver a la población Lgbt con prejuicios y en crear una base de datos para revelar sus derechos.

Las mujeres son las líderes a la hora de crear políticas para luchar por sus derechos, pero no se conforman con ello. Martha Sánchez, subsecretaría de Mujer, Género y Diversidad sexual, tiene claro que es necesario fortalecer el Plan de Igualdad de Oportunidades para las mujeres. La importancia de este Plan está en lograr una vida libre de violencia; la participación y la representación política sin discriminación; trabajo en condiciones de igualdad; cultura, salud plena y educación con equidad. Por cierto, la ley de cuotas se cumplió. Tanto en el gabinete como en los hospitales y en alcaldías locales, el alcalde nombró un 50 por ciento de mujeres.

La niñez ha sido el tema en el que más se ha evidenciado la lucha por los derechos de poblaciones en riesgo. En mayo, el programa Bogotá Bien Alimentada tenía 113.271 cupos en comedores comunitarios. En cuanto a educación, se beneficiaron 36.912 niños hasta 5 años. Y se han salvado de los explotadores laborales cerca de 1.900 pequeños

También la historia cambió para los 153.683 desplazados que hay en Bogotá. Un proyecto de la Secretaría de Gobierno trabaja en prevención, protección y reparación de sus derechos y presta atención psicológica a niños y adultos, así como a poblaciones indígenas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.