Jueves, 23 de febrero de 2017

| 1989/08/21 00:00

COMPUTACION

COMPUTACION

Micros con alma
En la segunda mitad de la década del 70 Apple revolucionó el mundo de la informática al lanzar los primeros modelos micro: el computador personal se convirtió entonces en un sueño que por fin se hacía realidad.

La nueva tecnología fue tocando las puertas de todos los países del planeta. Colombia no fue la excepción. Surgieron entonces entidades como Microbit, que se dedicaron a comercializar los equipos "micro" en el país, con todo el soporte y la asesoría que requería tan grande empresa.

Microbit fue una de las tres primeras empresas especializadas en el nuevo segmento del mercado. Como tal, fue testigo --a comienzos de la presente década-- de una nueva revolución en materia de computación, cuando la IBM entró con toda su fuerza en el desarrollo de los computadores personales y vio cómo el gran mercado se volcó hacia la famosa transnacional y desde entonces el término "compatible" se volvió costumbre.

Con el paso del tiempo, Microbit se ha dedicado no sólo a comercializar computadores micro en Colombia, sino que también ha buscado equipos periféricos y accesorios con la última tecnología --como impresoras, plotters, mesas digitalizadoras, etc.-- para atender las demandas de un mercado en permanente crecimiento.

A su campo de acción no escapan las redes de microcomputadores, el software de última aparición (sobre todo en campos como el del diseño y la impresión), los modems y los estándares de comunicación como el SNA 3270 y el 5250.

Actualmente Microbit es representante exclusivo de los equipos de computación Hyundai en Colombia.

Una historia que vale la pena
Hyundai es un nombre que ya suena duro en el país. Sus equipos se han posicionado en el competido mercado de la informática por sus atributos de gran calidad y bajo costo. No obstante, antes que describir sus características técnicas la propia historia de la marca constituye el mejor soporte y la mejor muestra de su calidad.

Hyundai es, en realidad, el conglomerado económico más grande de Corea y figura entre los 10 más grandes del mundo. Lo componen alrededor de 30 compañías de diversa índole, donde se encuentran desde empresas constructoras y automotrices hasta imponentes astilleros. Su capital supera hoy en día los 20 mil millones de dólares.

Contrario a lo que podría pensarse, el fundador de Hyundai no fue el heredero de una gran fortuna ni un hombre dedicado a los negocios desde su niñez. La verdad es que Chung Ju Yung nació en 1915 en un poblado de las montañas coreanas, en el seno de una humilde familia de campesinos. Un día, sin embargo, descubrió que la agricultura no iba a llenar sus sueños y gracias a su tenacidad en el trabajo y a su firme determinación de triunfar fundó una compañía automotriz --la primera del conglomerado--a los 25 años de edad.

Años más tarde ingresó al mundo de la construcción, luego a los proyectos de alta ingeniería, posteriormente al campo de la electrónica, y así sucesivamente hasta lograr lo que es hoy en día, siempre apoyado en dos premisas básicas: primero, contratar la mejor gente y luego realizar el mejor trabajo antes que la competencia, para satisfacer totalmente al cliente.

Sus grandes capacidades para la industria lo han convertido en uno de los soportes del desarrollo de Corea. Por esta razón ha recibido más de 100 premios y condecoraciones de suma importancia, y es doctor Honoris Causa de universidades coreanas y estadounidenses. Es también un filántropo reconocido. La mayor muestra es, posiblemente, la donación que hizo en alguna ocasión de la mitad de las acciones de su enorme empresa de construcción, para obras de caridad.

Y, por supuesto, los computadores Hyundai son ejemplo fehaciente de la gran habilidad industrial de Chung Ju Yung.

Tanto así que incluso partes como los circuitos integrados Hyundai reposan en el interior de equipos electrónicos y de computación de diversas marcas en todo el mundo y las soluciones multiusuario ofrecidas por el sistema Lan Pac, de Hyundai, son tan buscadas hoy en día.

En Colombia, Microbit es consciente de esta realidad, y por eso dedica buena parte de sus esfuerzos a la comercialización de microcomputadores, impresoras, modems, equipos de fax y télex, entre otros, que llevan la marca Hyundai y la contramarca de una historia que bien vale la pena contemplar.

Con los 5 sentidos
El mundo de la informática se enfrenta en la actualidad a un permanente desarrollo tecnológico tanto de los equipos de computación como de los productos complementarios que permiten logros aun mayores a nivel personal y empresarial.

Un buen ejemplo es el anuncio de la IBM sobre la introducción de la "Conexión audiovisual" (AVC) y dos nuevas tarjetas adaptadoras que permiten a los usuarios de Sistemas Personales2 producir fácilmente presentaciones audiovisuales en múltiples formatos y diversos tipos de medios, gracias a que ofrecen imágenes estables de alta calidad y sonido estereofónico.

El nuevo software AVC se convierte en un poderoso y versátil lenguaje de autor y en herramienta sin igual para los usuarios del PS2, que les permite combinar y editar sonidos, gráficas y textos, con aplicación en diversas clases de medios audiovisuales.
Se deduce, por tanto, que su uso estará ampliamente difundido en las aulas de clase y en las empresas, como herramienta didáctica a cualquier nivel, como una poderosa ayuda en el entrenamiento de personal y, en fin, como un elemento que facilita la comunicación y las presentaciones en el campo comercial y prácticamente en cualquier área laboral.

Así mismo, se entiende que con la aparición del AVC cambia radicalmente el concepto de los archivos tradicionales. Los próximos archivos no contendrán tan sólo datos, sino que podrán almacenar al mismo tiempo textos, móviles o gráficas, estáticas o en movimiento.
Respecto a la importancia de la aparición de estos equipos, el vicepresidente de IBM y gerente general de sistemas de educación James E. Sezeell, aseguró que "estamos al comienzo de un cambio fundamental, de la educación basada en textos impresos, hacia la educación basada en medios múltiples"

La Conexión Audiovisual (AVC) se presta para un extenso rango de aplicaciones, como por ejemplo la creación de sesiones de autoestudio. El usuario puede seleccionar gráficas o partes de motores--por citar un caso--, mapas de diagnóstico electrónico y otros datos y alterarlos para crear una presentación interactiva. Puede igualmente escuchar sonidos, lo cual constituye una gran utilidad en el diagnóstico.

Además de las presentaciones, la AVC puede ser usada para desarrollar aplicaciones con datos comerciales. Así, por ejemplo, usando la AVC con una base de datos instalada en un Sistema Personal2, una compañía de física raíz puede mostrar a sus posibles clientes los planos, perspectivas o especificaciones de una casa acompañados por una descripción audiovisual, antes de hacer una visita directa.

Entre los dispositivos con los que cuenta la AVC están, entre otros:

--Sincronización y mezcla exacta de video, audio y texto.

--Mejoramiento de la imagen, mediante el uso de algoritmos patentados por IBM que construyen imágenes en 256 colores.

--Habilidad para cambiar el tamaño y la localización de imágenes en la pantalla.

--Habilidad para mover texto sobre la imagen sin distorsionarla.

--Hipertext, una técnica que permite al usuario integrar de manera aleatoria el texto con secuencias especiales de audio o imagen.

--Animación, que puede lograrse con el despliegue rápido de una serie de imágenes o gráficos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.