Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/19/1984 12:00:00 AM

COMPUTACION

David y Goliat
Apple "irrespeta" a IBM en el mercado de minicomputadores
En la fiera guerra por conquistar el mercado de los computadores personales, dos nombres sobresalen como los más formidables combatientes: Apple e IBM. La primera se autodenomina como la "compañía diferente" y se enorgullece de haber sido la creadora del computador personal gracias al empuje de sus fundadores, Steven Jobs y Steven Wozniak, en un episodio que ha entrado en la categoría de la leyenda. La segunda es tal vez la multinacional más poderosa del mundo con ventas en el primer semestre de 1984 cercanas a los 21 mil millones de dólares.
La lucha comenzó a principios de la década cuando IBM reconsideró su estrategia de mercadeo y decidió usar su experiencia para entrar al mercado de los minicomputadores, al cual había despreciado desde su origen por considerarlo muy pequeño. Al darse cuenta los directivos de la multinacional que sus cálculos iniciales habían estado equivocados, reorganizaron sus políticas y hacia mediados de 1981 lanzaron el modelo PC (por Personal Computer) que en cuestión de meses revolucionó el mercado.
Por su parte Apple, la compañía que fue creada en un garaje, había dominado el área de los computadores personales desde 1976, gracias a su modelo 11 que con sucesivas modificaciones se sigue vendiendo hoy en día. Sin embargo, debido a su tamaño relativamente reducido, Apple no disponía de la capacidad necesaria para conservar su liderazgo, lo cual unido al fracaso que tuvieron modelos como el Apple III incidieron que paulatinamente perdiera su lugar de privilegio.
Para 1983 el escenario del mercado de computadores personales había variado dramáticamente con IBM dominando cerca de una cuarta parte de las ventas totales. Si bien analistas independientes alegaban que técnicamente el modelo PC de la multinacional no era gran cosa, el público consumidor demostró que le daba importancia a otros aspectos como la solidez de la compañía que lo fabricaba, las extensas redes de servicio y la agresiva campaña publicitaria que estuvo en todo momento promocionando al PC. Además, IBM contó con la sagacidad suficiente como para dejar que programadores independientes se dedicaran --por primera vez en la historia de la empresa-- a escribir el software compatible con su computador, lo cual alentó a un número mayor de compradores a escoger el PC.
Al mismo tiempo que IBM se dedicaba a contar sus millonarias utilidades, Apple intentó un nuevo contraataque con su modelo Lisa, un computador mediano dirigido a negocios intermedios y que tenía un precio cercano a los ocho mil dólares. El resultado fue una serie de elogios en la prensa especialzada, pero la respuesta de las ventas estuvo muy por debajo de las expectativas y Apple continuo a la saga.
Irónicamente, quien se encargó de hacerle dar un traspie a IBM a finales de 1983 fueron los propios ingenieros de la compañía. Urgidos por sacar al mercado un computador más barato que el PC, que en ese entonces superaba los tres mil dólares, empezaron a comercializar el PC jr desde noviembre pasado. Con todo, el junior resultó con una serie de problemas debido a un teclado inalambrico y problemático de operar que no gustá en absoluto.
Cuatro meses más tarde, en febrero de este año, Apple llevó a cabo lo que su presidente denominó como "el último intento para saber si somos una compañía especial o una compañía más", al introducir su última creación: el Macintosh. Este resultó ser un minicomputador estéticamente agradable, liviano (pesa menos de 10 kilos), fácil de manejar, e incorporó los más recientes adelantos en ese entonces. Más aún, fue presentado en una campaña publicitaria en la que se hacía referencia a la novela "1984" de George Orwell, donde la figura dominante era la de IBM cuya "tiranía" era quebrantada por Apple. Ya sea por sus características técnicas o su presentación, lo cierto fue que el Macintosh se volvió de la noche a la mañana el computador in. En los ocho meses que lleva vendiéndose, las plantas de producción de Apple han trabajado a todo vapor pues hasta ahora la demanda es superior a la oferta. Si bien lo hecho no fue suficiente para desbancar a la IBM, el Macintosh le sirvió a la compañía californiana para recobrar el respeto en el medio e incrementar unos puntos su participación en el mercado.
Lógicamente, en esta lucha de toma y dame no se ha escrito el último capítulo. Apenas en agosto, IBM presentó su nuevo modelo, el PC AT (por Advanced Tecnology) cuya capacidad duplica la de cualquier otra máquina en el mercado. Con todo, con un precio alto no se cree que le haga mella al estrato en que se ubica Apple. Por si acaso, ésta última presentó hace un mes una nueva versión del Macintosh, donde se cuadrúplica la memoria del modelo original. Como es de esperarse, todavía es demasiado temprano para saber que va a pasar, pero lo más seguro es que la tendencia se mantendrá en el futuro, con IBM manteniendo su primer lugar y Apple su segundo, pero atreviéndose a irrespetar a la compañía que actualmente es el símbolo numero uno del capitalismo norteamericano--
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.