Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/13/2003 12:00:00 AM

Con seda colombiana

Giovanny Domínguez, uno de los diseñadores que debuta en el Cali Exposhow, puede convertirse en una grata sorpresa gracias a sus elegantes diseños trabajados con seda 'made in' Palmira.

Es muy probable que los asistentes al salón Ritz del Hotel Dann Carlton de Cali lancen exclamaciones de asombro el próximo viernes 17 de octubre, cuando comience el desfile del debutante Giovanny Domínguez y por la pasarela aparezca una mujer casi desnuda llevando en la cabeza un sombrero dorado que semeja una pagoda oriental y de cuyos bordes caen, hasta la pantorrilla de la modelo, miles de hilos de seda en tonalidades tierra.

Lo que sí es seguro es que esa misma noche en los corregimientos de La Buitrera, Tablones y La Quisquina, en la zona rural de Palmira, varias familias de artesanos y sericultores estarán sentados frentes a los televisores en sus casas, o las de sus vecinos, esperando ansiosos que en alguno de los noticieros nacionales emitan aunque sea una imagen de ese desfile. Y con certeza apenas la vean saltarán de júbilo porque por primera vez, a través de esas imágenes, sentirán algún reconocimiento al trabajo paciente y delicado que desde hace más de tres años vienen realizando con sus manos expertas.

Aunque la pasarela del Cali Exposhow será el debut del diseñador vallecaucano Giovanny Domínguez lleva más de la mitad de su vida metido en el mundo de la moda. Tiene una academia en Palmira, donde prepara modelos y reinas, y hace cinco años comenzó a diseñar. Domínguez aceptó el reto que le plantearon los directivos de la Fundación para el Progreso Empresarial y Social Vallecaucano de diseñar una colección de alta gala que permitiera mostrar los accesorios producidos en seda por los artesanos y sericultores.



campo y pasarela

Todo comenzó cuando un pequeño proyecto agrícola que buscaba aliviar la difícil situación de los campesinos ubicados en la zona de ladera de Palmira, mediante el cultivo del gusano de seda y la posterior comercialización del capullo, obtuvo el apoyo de la Fundación. "Nosotros nos encargamos de socializar el proyecto entre las comunidades y de liderar la consecución de los recursos con la Secretaría de Agricultura del departamento y la Cámara de Comercio de Palmira. Pero los que realmente le han puesto todo el empeño son los campesinos, que entienden la gran oportunidad económica que significa para ellos el cultivo de la seda", señala Delmar Montoya, director técnico del proyecto.

Como toda cadena agrícola la sericultura en Palmira enfrentó su mayor reto al momento de comercializar el producto. La Fundación realizó entonces un estudio de mercado que reveló la necesidad de transformar el hilo de seda, producto original del cultivo, y darle un valor agregado.

La solución que encontraron fue dedicarse a la confección de prendas de vestir tales como pañoletas, chales, bufandas, corbatas y ponchos. Para esto la Fundación sensibilizó a los cultivadores y los convenció para que les permitieran a sus esposas e hijas aprender el arte del tejido manual de la seda.

Una vez se concertó con las comunidades el camino por seguir en la cadena productiva se compraron unos telares horizontales y arrancó la capacitación. Actualmente 137 familias campesinas de la zona se están beneficiando directamente de este proyecto. Especialmente por la gran demanda que tienen estas prendas en los mercados internacionales ya que cuentan con el sello de producto orgánico, hecho a mano y con técnicas amigables para el medio ambiente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.