Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2009/06/21 00:00

Conectado con el progreso

ISA aspira a consolidarse como uno de los principales transportadores de energía de América. Su apuesta demuestra que no imponerse límites puede resultar una excelente estrategia.

ISA está creciendo en otros negocios distintos al transporte de energía, como el transporte de datos y la infraestructura vial

Cuando un ciudadano del común lee un informe anual de Interconexión Eléctrica S. A. (ISA) queda sorprendido, no de los logros, que son muchos, sino de los objetivos que se plantea para el futuro.

Entre otras metas, la firma busca convertirse en 2016 en un grupo empresarial con ingresos por 3.500 millones de dólares. El 80 por ciento de esos ingresos será originado fuera de Colombia.

"El grupo empresarial ISA -señala el informe de 2008 a los accionistas- será reconocido entre los tres primeros transportadores eléctricos de América, y el más grande de Latinoamérica, consolidando (sic) sus plataformas de Brasil y la región Andina y siendo (sic) un jugador relevante en otros países".

Esa es una de las claves del éxito de ISA: que se impone retos ambiciosos y, mejor aún, que los cumple. Los resultados son evidentes. Es ya uno de los actores más importantes del sector energético en el área y cuenta con 38.223 kilómetros de redes de transmisión de energía en Colombia, Perú, Brasil y Centroamérica. En la región andina cuenta con 10.378 kilómetros de fibra óptica para transporte de datos.

Pero el asunto no para ahí. Cualquier empresa que ha logrado estas dimensiones está pensando en cómo administrar su tamaño. ISA, en cambio, le sigue apostando al crecimiento.

"Desde un principio, desde antes de que participara el sector privado, ISA tuvo como objetivo mirar el futuro, ir hacia el progreso", explica Orlando Cabrales, presidente de la junta directiva de la compañía.

Por eso, el año pasado la empresa estuvo en busca de negocios para seguir creciendo. Se ganó la licitación para conectar la central hidroeléctrica Porce III al sistema eléctrico nacional. En Perú ganó el contrato para construir dos líneas de transmisión, y constituyó junto con la firma panameña Etesa la compañía Interconexión Eléctrica Colombia Panamá (ICP).

Y las fuentes de negocio del futuro son muchas: intercambios de energía entre distintos países de América Latina, transporte de datos y transporte de gas. Por eso, muchos creen que lo más importante de ISA no es lo que ha hecho, sino lo que le falta por hacer.

Las claves del éxito de esta compañía son cuatro: estar en un mercado regulado, que le garantiza períodos amplios de estabilidad en los ingresos; concentrarse en el negocio y sacarle el máximo provecho (de ahí su incursión en mercados como el de la transmisión de datos, que utiliza como base la red eléctrica); no tenerle miedo a la internacionalización, y no tenerle miedo a la apertura accionaria y la transparencia (actualmente, 30 por ciento de las acciones están en manos del público).

Al grupo ISA pertenecen XM, que administra el sistema eléctrico nacional, Internexa, Transelca, y filiales en Perú, Brasil, Ecuador, Panamá y Centroamérica.

La importancia de ISA en la región está demostrada por su presencia en el estado de Sao Paulo en Brasil. Allí le lleva la energía eléctrica a 30 millones de habitantes y es el principal actor del mercado energético en esa región brasileña. ISA demostró hace rato que aun en tiempos de crisis, crecer siempre será una buena estrategia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.