Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2012 12:00:00 AM

Conservadores y pesimistas

Los jóvenes colombianos quieren casarse y tener hijos, aunque son pesimistas con el futuro del país.

En una época en la que, al parecer, los jóvenes no sueñan con casarse y tener una familia, el 79 por ciento quiere contraer matrimonio y el 91 por ciento espera tener hijos. Rosa Suárez Prieto, candidata a doctora en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, asegura que el resultado tiene que ver con el contexto cultural: “Es difícil romper con las tradiciones de un país que se declara católico, independientemente de los deseos personales”.

Al preguntarles si querían ser famosos, el 30 por ciento de los jóvenes respondió afirmativamente. La psicóloga asegura que esta elección está relacionada con el deseo de tener aceptación social, éxito y riqueza: “Estamos en un mundo hedonista que atrapa principalmente a los jóvenes, aunque gran parte de la sociedad en el fondo quiere lo mismo”.
En cuanto al futuro de Colombia, el 40 por ciento cree que va por buen camino y el 10 por ciento no lo sabe. La mayoría, el 60 por ciento, tiene una visión pesimista. Martha Lucía Gutiérrez, directora del Observatorio de Juventud de la Universidad Javeriana, dice que en este tema los jóvenes suelen contestar de manera contradictoria: “Los colombianos, en general, estamos muy desinformados, a pesar del bombardeo de noticias. Los jóvenes no pueden sustentar muy bien su respuesta. Seguramente, si es después de un atentado, va a ser mayor el porcentaje de quienes dirán que va por mal camino”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.