Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/18/1993 12:00:00 AM

CONSTRUCCION, TRADICION Y FUTURISMO

A grandes problemas, múltiples soluciones
LA CORPORACION CIVICA BARRIO EL Retiro, con 70 afiliados y un radio de acción que va de la carrera 11 a la 15 y de la calle 81 a la 86, fue creada hace cuatro años con una sola finalidad: dar un nuevo impulso a la Zona Rosa para convertirla en la zona más linda de Bogotá.
Su labor no ha sido fácil. El problema tiene varias caras y aunque los 70 afiliados a la mencionada entidad entre restaurantes, hoteles, bares, discotecas y locales comerciales se muestran entusiastas ante la idea de un lugar que sirva de ejemplo a los demás sitios de diversión del país, a la hora de poner en ejecución tareas concretas muchos desaparecen hasta que "baja la marea". Son sólo cinco o seis los negocios que continuamente se reúnen en busca de nuevas propuestas y tratan de implementarlas.
Seguridad y programas de planeamiento urbano son los grandes focos de atención de la junta directiva que, presidida por Carlos Piñeros, se reúne informalmente dos veces al mes y de manera formal, levantando actas y en algunas ocasiones invitando a las autoridades distritales, cada dos o tres meses.
Para Arturo García, gerente del hotel La Bohéme y vicepresidente de la corporación, en la seguridad y el aspecto físico de la zona están realmente los problemas prioritarios. Sin obras para reorganizar el tráfico y el paso de los peatones, y sin policías (incluso de tránsito) que hagan cumplir las leyes hasta que la gente se habitúe a seguirlas, es imposible lograr algún avance.
García reconoce que la situación descrita en el artículo que SEMANA publicó en su edición 587 bajo el título "¿Zona rosa o Zona roja?" es un buen reflejo de la realidad. Pero añade que, aunque con un resultado inferior al deseado, se han tomado cartas en el asunto.
El hotel que él gerencia asignó un espacio para la directora de la corporación cuando entró a formar parte de ella. Son dos las personas que han pasado por ese puesto y hoy está vacío. Al parecer, no resulta sencillo encontrar alguien que, de tiempo completo, se dedique a motivar a todos los agentes que intervienen en esta historia.
Los proyectos
Las obras adelantadas por la Secretaría de Obras Públicas y ordenadas mediante un decreto de la Alcaldía fechado el 19 de septiembre de 1991 después de una reunión de Jaime Castro con la junta de la corporación se emprendió, cuatro meses después, a principios del 92, la adecuación de andenes en el costado norte de la calle 82.
Esa obra, limitada, casi puntual, se terminó hace pocos días y, como resulta apenas lógico, los propietarios de locales en el costado sur no se atreven a pedir que se emprenda la adecuación de su andén por temor al tiempo que se invertiría. Sin un cronograma de por medio no permitirán la nueva intervención.
A pesar de lo anterior, la corporación no se rinde. En febrero de este año, el Taller del Espacio Público, una entidad estatal asesora del Departamento Administrativo de Planeación Distrital y recientemente desaparecida, se encargó de estructurar el Diseño Urbano del Espacio Público en la zona.
Entre las recomendaciones estaban la creación de una franja vehicular con un ancho de siete metros en toda la longitud del tramo, una franja de amoblamiento para ubicar todo el mobiliario urbano y arborizar, y otra de circulación peatonal de tres metros de ancho, como mínimo.
Como se puede apreciar en una de las imágenes que ilustran estas páginas, en el costado norte de la 82 -calle elegida como paso inicial en la implementación de las propuestas- el andén fue levantado de manera que los automóviles ya no parquean sobre el andén y hay espacio para los peatones. En cuanto al amoblamiento urbano Arturo García pregunta: "¿Si los encargados del andén se demoraron más de un año en la obra, podemos esperar que se preocupen por las bancas y los postes?".
Los dueños de estos establecimientos también acudieron a la firma inglesa Laurell, encargada de idear planes de seguridad para el Sumo Pontífice, la reina de Inglaterra y la Zona Rosa de Irlanda, en busca del diseño de un modelo de seguridad. De allí resultó la contratación, por parte de La Bohéme, de dos perros antibombas que recorren la calle 82 entre carreras 12 y 13 cubriendo por turnos todo el día. Su mantenimiento le cuesta al hotel más de un millón de pesos mensuales. En algún momento se pensó en contratar otros dos, pero los 15 negocios involucrados en el proyecto no lograron un acuerdo final.
Teóricamente, la Policía recorre la Zona Rosa de las 7 p.m. a 3 a.m. los jueves, viernes y sábados cada semana. Pero en realidad, de las 12 noches están presentes 6 ó 7. El grupo es, máximo, de 15 hombres y no llegan agentes de tránsito.
La corporación sigue tocando puertas en busca del apoyo decidido del gobierno distrital y ha logrado algunos acuerdos a nivel privado (la contratación de una sola firma de vigilancia para todos, por ejemplo), pero hace falta mayor respaldo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.