Sábado, 25 de octubre de 2014

| 1990/09/17 00:00

CONSTRUCCION VIVIENDA Y DECORACION

CONSTRUCCION VIVIENDA Y DECORACION

CONSTRUYENDO EL FUTURO
Cuando el pasado 7 de agosto el presidente César Gaviria anunció en su discurso de posesión la adecuación de 500 mil soluciones de vivienda como uno de los objetivos de su gobierno, la sensación general no dejó de tener su tinte de incredulidad.

Con cierta razón, si se tiene en cuenta que en los últimos cuatro años el sector de la construcción no ha gozado de un panorama siquiera consolador. Las estadísticas demostraron, a lo largo del periplo Barco, que la vivienda fue uno de los grandes damnificados del anterior gobierno, pese a los intentos del ejecutivo y del Congreso por llevar a cabo grandes reformas.

La principal de ellas, la reforma urbana, dejó prácticamente en el limbo los créditos de vivienda social, y en general, la saturación del mercado en los niveles alto y medio alto en las principales ciudades del país desencadenó una baja substancial en la actividad edificadora. Y si a esto se suma la crisis intensa que sufrió el Instituto de Crédito Territorial (ICT) durante el cuatrienio que acaba de culminar, en cuanto al desarrollo de proyectos se refiere, el balance de la construcción en la administración Barco resulta preocupante.

Si bien en 1987 el área licenciada para construcción alcanzó la muy significativa meta de 9.874.000 metros cuadrados (cifra récord) en las 36 principales ciudades del país, según el último informe de Camacol, al término del 89 la actividad edificadora descendió en un 8.23% en 12 de las principales urbes, mientras las corporaciones de ahorro y vivienda mantuvieron congelados, en promedio, 60 mil millones de pesos en el Favi por excesos de liquidez.

RESULTADOS NEGATIVOS
La situación se torna aun más preocupante si se traen a consideración los resultados del balance realizado por Camacol sobre el comportamiento de la construcción durante el primer semestre de 1990.

Según el estudio, la actividad edificadora decreció en un 13.67% (año corrido) con respecto al primer semestre del año inmediatamente anterior, y en un 23.68% con respecto a 1988 en el mismo período, lo que ya de por sí debe ser una señal de alerta para el gobierno entrante.

A pesar de que se han destinado más de 130 mil millones de pesos en programas de vivienda de interés social este año y de que se introdujo el sistema upac-pesos como fórmula para financiar la vivienda popular, lo cierto es que el sector de la construcción continúa estancado. Por un lado, la saturación del mercado en los estratos alto y medio alto en las grandes ciudades como Bogotá y Medellín ha paralizado la actividad de la finca raíz, y por el otro, el BCH sigue manteniendo hasta la fecha más de 15 mil millones de pesos en el congelador, como consecuencia de los obstáculos de financiación.

Las causas, a los ojos de los expertos, son diversas. Además de que en los niveles altos la demanda se encuentra saturada, bien por las mismas condiciones macroeconómicas de la nación, o bien por el clima de violencia y narcoterrorismo que de una manera u otra afectan el desarrollo normal del sector, en los estratos medio y medio alto la construcción ha tenido que sufrir las consecuencias del bajo ingreso per cápita de la población y de la contracción del mercado con capacidad efectiva de compra. El bajo nivel de crecimiento económico experimentado en los últimos años y la contracción de la demanda ocasionada por escalada inflacionaria, son ingredientes que de igual forma se suman a la crisis.

Por otra parte, se ha notado una disminución considerable en la proporción del ingreso destinado a satisfacer las necesidades de vivienda, lo cual también ha dificultado el arranque definitivo de la actividad edificadora en el 90, si se tiene en cuenta que este factor es esencial a la hora de invertir en vivienda nueva.

Y en los estratos bajos, allí donde se suponía que iba a atacar con mayor eficiencia el Estado, los impedimentos producidos por la Reforma Urbana para la financiación de vivienda popular, y la alarmante situación que atraviesa el ICT, terminaron por afianzar la crisis, antes que superarla. Esto sin contar con el escaso poder adquisitivo que poseen los habitantes de bajos recursos, circunstancia que pocas veces es tomada en cuenta.

Los datos hablan por sí solos. Ciudades como Barranquilla, Medellín y Bogotá, que representan cerca del 70% de la actividad edificadora nacional, presentaron en el último semestre, según Camacol, un decrecimiento del 45.54% en Barranquilla, del 26.82% en Medellín, y del 15.63% en Bogotá, en año corrido; mientras los promedios para el año completo llegan al 7.61%, al -36.79% y al 5.63%, respectivamente en relación con el 89. (Ver cuadros).

En compensación, las tasas de crecimiento en el sector fueron positivas en ciudades como Armenia, Bucaramanga, Cali, Cúcuta y Pasto, en donde la actividad experimentó incrementos significativos que van desde un 10.76% en Cali hasta un 153.66% en Cúcuta (año corrido), cifra esta última que no deja de ser extraña, dadas las estadísticas generales. (Ver cuadros).

¿HABRA FUTURO?
Ante los obstáculos evidentes que presenta actualmente el sector de la construcción, las expectativas creadas alrededor de la nueva administración son muchas. Los especialistas no dudan en afirmar que la crisis tiene salida, siempre y cuando se adopten verdaderas políticas de desarrollo. Por un lado, es inminente la participación del sector privado en la financiación de vivienda de interés social, a través de incrementos substanciales en la productividad . Y por el otro, se hace necesaria la activación de mayores incentivos del mercado y la ampliación de la competencia, si se quiere afrontar con paso firme la apertura económica y la modernización.

En cuanto a la demanda se refiere, los expertos sugieren la adopción del sistema de subsidios en aras de favorecer la adquisición de vivienda en las clases medias-bajas y bajas de la población. Pero para que la medida sea efectiva, es indispensable que el Estado asuma el riesgo que les implica a las CAV su intervención en el mercado de la vivienda popular. "El sistema de los subsidios debe ser transparente para que el dinero entregado corresponda fielmente a las necesidades del demandante, comenta Fabio Giraldo, vicepresidente técnico de Camacol. De otra forma, se corre el peligro de caer en el desorden que le ocasionó a la administración Betancur el fracaso de su política de vivienda"
Se trata de que las familias de los estratos medios-bajos tengan acceso, de acuerdo con su capacidad de compra, a subsidios estatales de vivienda previamente controlados. Y al mismo tiempo, las clases menos favorecidas deberán gozar de un subsidio abierto, ya que de otra manera, nunca podrán adquirir vivienda.

Por lo pronto, la nueva administración ha asumido desde ya el reto de reanimar la actividad edificadora y de llevar a feliz término las 500 mil soluciones de vivienda que el pasado 7 de agosto el presidente César Gaviria trazó como meta. Gabriel Jaime Giraldo, al mando del Instituto de Crédito Territorial, se ha propuesto devolverle la credibilidad al organismo por medio de una serie de alternativas de desarrollo comunitario que tienen que ver con soluciones de vivienda integral.

Y por su parte, el nuevo ministro de Desarrollo, Ernesto Samper Pizano, ha esbozado un plan paralelo encaminado a involucrar a las corporaciones de ahorro y vivienda en la financiación de vivienda de interés social. La idea central se basa en la creación de una "Upac social", que al mismo tiempo que contemple intereses más bajos, establezca plazos de amortización más largos que los actuales.

Las condiciones están planteadas. Sólo hace falta que las iniciativas adoptadas por el actual gobierno, reciban una buena aceptación por parte de todas las instituciones involucradas en el sector de la construcción y que los resultados de las propuestas superen ampliamente el balance de la administración saliente.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×