Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1991/07/22 00:00

CONSTRUCCION VIVIENDA Y DECORACIONd

CONSTRUCCION VIVIENDA Y DECORACIONd

LOS CIMIENTOS DE UNA CIUDAD
HACE CINCO AÑOS EN CARTAGENA nadie habría imaginado que de la selva virgen saldría una ciudadela turística de grandes dimensiones. Y prueba de ello es que aquel terreno de 367.20C metros cuadrados invadido por la maleza y los animales, al oriente de La Heroica, jamás había sido visto con los ojos del urbanismo.
Sin embargo, a partir de 1989 a aquella zona marginal de Cartagena, que desde finales del siglo pasado pertenecía a la familia de Samuel Pinedo, concejal de la ciudad, se le inyectó una enorme dosis de imaginación y empuje.
Así nació Bocacanoa, un complejo urbanístico calculado inicialmente en 130 millones de pesos, cuyo propósito es hacer una ciudadela turística a menos de 20 minutos de Cartagena.
Localizada a 20 kilómetros del aeropuerto Rafael Núñez sobre la nueva autopista, Bocacanoa es más que un proyecto.
En sí misma la ciudadela representa el esfuerzo de un grupo de constructores y diseñadores que pretenden hacer de la región un lugar tan apetecido para los viajeros del mundo, como Cancún, Puerto Vallarta o Viña del Mar.
La ciudad contará con 68 mil metros cuadrados de área para hoteles, 35 mil para proyectos especiales, 67 mil de zonas verdes y 120 mil de vías. Así mismo, ha dispuesto seis mil metros cuadrados de área comercial y 26 mil para lugares recreativos.
Bocacanoa cuenta con 1.200 lotes para vivienda o construcciones hoteleras, represa propia con capacidad de un millón de metros cúbicos de agua, la cercanía a la vía Troncal del Caribe, un centro administrativo con iglesia, palacio municipal, plaza y centro de salud. Además, tendrá el Cartagena de Indias International Club, con 10 canchas de tenis, dos de squash, campo de golf de nueve hoyos, cinco piscinas, cuatro torres del hotel con 500 habitaciones, bar húmedo, piscina para adultos, piscina y club para niños, club náutico, 40 chalés, restaurantes, almacenes y discoteca a la orilla del mar.
Pero la ambición no es cualquier cosa. Y así lo demuestra un presupuesto inicial de 130 mil millones de pesos de inversión en lo que hasta hace dos años era un sueño.
Llamados por la curiosidad y después de muchas idas y venidas, los directivos de la Corporación Internacional de Clubes Campestres se dejaron embrujar por el lugar, la brisa del mar y el encanto de una naturaleza paradisíaca. Allí descubrie ron casi incrédulos el porvenir de un proyecto que por años pareció escapar de sus anhelos.
Como en todo proyecto, el arranque se transformó en la más dificil etapa. Y la dificultad aumentó en la medida en que se trataba de la creación de la primera ciudad turistica planificada para el futuro en Colombia.
Durante la fase número uno, los constructores se propusieron concientizar a los pobladores de la región para que abandonaran temporalmente las actividades de pesca y sembradío y se dedicaran de tiempo completo a despejar las 225 hectáreas de extensión a orillas del mar, donde se planificó el macroproyecto.
Simultáneamente, fue necesario contratar capataces de diversas ciudades del país para que enseñaran a los mil trabajadores iniciales el manejo de los equipos y herramientas de excavación.
Superados los primeros obstáculos, Bocacanoa continuó su camino contra viento y marea. Quedaron al descubierto 1.500 metros de playas vírgenes sin contaminación y extensas zonas naturales que -según expertos paisajistas que la diseñaronservirán de marco de referencia de la ciudad.
Paso a paso
Aunque ya se han sorteado los primeros escollos de la construcción, paso a paso Bocacanoa continúa la batalla. Hasta el momento se han invertido cerca de 16 mil millones de pesos en la compra de terrenos, publicidad, estudios, trámites legales, planeación, adecuación de playas y terrenos, vías de penetración y avenidas internas, construcción de la represa, acometidas eléctricas, hidráulicas, sanitarias, construcción del restsurante, torre del hotel y piscina. A ello se agrega el costo de maquinaria, equipo técnico, mano de obra calificada y obreros y gastos administrativos de las oficinas en 14 ciudades del país.
Bocacanoa lleva 20 meses de construcción y está proyectudo culminarla en su totalidad ya habitada, en 1995. Como un barco a todo vapor, navega con rumbo fijo sobre modernos diseños arquitectónicos y urbanos, caminos peatonales, áreas para hoteles y apartahoteles, zonas de vivienda turística, playas estables, exuberante vegetación, terminal de transporte, central de abastos, zona industrial, parques y sitios de recreación.
Pero además de ser el mayor proyecto turistico en Colombia, Bocacanoa va más allá de la ciudad y se sitúa en el lugar de la prevención. Tanto el agua como las playas y sus 230 hectáreas de tierra, están protegidas contra la polución originada por las aguas negras y los desechos industriales que Cartagena produce hacia el sur de la ciudad.
Los estudios de impacto ambiental aprobados por el Inderena le merecieron a Bocacanoa el visto bueno por parte de la entidad. La totalidad de la extensión está sembrada con palmas de coco y tamarindos de más de 12 años de crecimiento cuya vegetación se ha convertido en un objetivo de máxima preservación en el desarrollo de las construcciones.
Igualmente, todas las edificaciones deberán respetar un espacio de zonas verdes según los reglamentos de construcción.
Por eso Bocacanoa se perfila como la ciudad turistica del futuro en el país. Una ciudad planificada que podría servir como ejemplo de armonía ante el caos urbanístico que aqueja a las ciudades colombianas.
Playa, brisa y mar TARDE A TARDE, SOBRE LA CARRETERA ENTRE Barranquilla y Santa Marta, el sol se detiene para recorrer traviesamente la playa. Y en medio de un juego interminable entre el mar y la arena, la luz se esconde tras la sombra de una de las 18 casas del conjunto turistico Puesta del Sol.
Cabañas y apartamentos de inconfundible estilo, día a dia son testigos de lo que algunos pueden considerar los mejores ocasos. Además, una localización exclusiva frente al mar, con playa privada y servicios especiales para el conjunto, consolidadan la urbanización como uno de los más interesantes proyectos arquitéctonicos de la región.
Asimismo, Puesta del Sol ofrece a los ojos de los arquitectos y diseñadores un inconfundible estilo que armoniza totalmente con el lugar en el que está ubicado. Prueba de ello son las construccio nes abiertas con grandes ventanales, terrazas, jardínes y balcones que hacen del conjunto turístico una perfecta muestra de arquitectura costeña moderna.

Sin embargo, no sólo demuestra cohesión como elemento urbano dentro de la zona. La urbanización se alza sobre concepto mismo del complejo para viajeros y se convierte en 1 fórmula más adecuada para aquellas personas que amante del descanso, el deporte y la belleza de la naturaleza, preten den disfrutar sus vacaciones con el ingrediente de la privacidad.
Un elemento que está presente permanentemente a lo largs y ancho de I conjunto, al igual que el valor que las zonas verdes representan para la totalidad del proyecto.

Comodidad ante todo
Por eso, Puesta del Sol, localizado a 20 minutos de Sant Marta, con 10 mil metros cuadrados de área total, 35 por ciento d ella proyectada para ser construida y con el 65 por ciento restanl como zona recreativa, resulta una mezcla de comodidad, elegar cia e informalidad que el arquitecto Hedargo Díaz Robles diseñó para satisfacer el mercodo turistico de la zona.
Una situación que condujo al diseñador a crear espacios de diferentes dimensiones de tal manera que las casas tienen un promedio de 190 metros cuadrados con cuatro alcobas, tres baños, un balcón en el segundo nivel y una terraza en el primero con vista al mar, sala, comedor, cocina y bar.
Los apartamentos, con un promedio de 90 metros cuadrados, poseen una y dos alcobas, balcón, sala, cocina con barra-comedor, un baño y zona de aseo.
Pero no todo finaliza allí. Puesta del Sol cuenta con las más hermosas playas privadas del lugar. Una fortaleza paradisíaca que combina la diversión del turismo con la intimidad de un lugar exclusivo reservado para personas exigentes y de buen gusto.
De allí que Puesta del.Sol cuente con sauna, cancha de tenis, parqueadero para 54 automóviles, rampa náutica, juegos infantiles, piscina, salón múltiple, bar marino, quiosco social, vigilancia permanente, antena parabólica, espacio para alma cén, acueducto particular y equipo especial para su purificación.
Anualmente. sara el alcantarillado se diseñó un sistema de oxidación con pozos sépticos y tratamiento residual. Puesta del Sol posee una zona administrativa ligada directamente con el acceso y los parqueaderos, rasgos que hacen del conjunto una pequeña ciudadela autosuficiente en materia de seguridad, comodidad y confort.
Una interesante solución para aquellas personas amantes de las vacaciones, que exigen de la arquitectura algo más que una propuesta estética.
Porque Puesta del Sol es mucho más que el complejo turístico que representa. Su concepción y su diseño reflejan el intento por recuperar el criterio vacacional colectivo. Es decir, la idea de un barrio que lleva en su interior el sello de la diversión sumadas al gran atenuante de una familia en vacaciones, dedicada a pasar los días disfrutando de sí misma sin preocupaciones académIcas o laborales.
Opciones para descansar en medio de la exclusividad y la calidad. Arquitectura turística para la familia colombiana.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.