Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/16/1995 12:00:00 AM

CONSTRUCCION

CONJUNTOS CERRADOS



ALTA SEGURIDAD
Para tener una vivienda segura, tranquila, rodeada de naturaleza y ubicada en las principales ciudades del país, la mejor alternativa son los conjuntos cerrados.

LAS CRITICAS DE los padres de familia que viven en apartamentos aumenta día con día. Escuchar a una madre lamentándose por haber pagado cientos de millones de pesos por un condominio en la zona más costosa de Bogotá se hace cada vez más cotidiano. Las parejas con hijos pequeños no ocultan la preocupación que les ocasiona el ver que sus niños no tienen dónde jugar tranquilos. Los condominios son espectaculares en acabados arquitectónicos pero carecen de las zonas verdes y de recreación tan importantes para la diversión de los pequeños. Y para colmo de males, si se trata de buscar aire fresco fuera de la casa, el panorama es poco alentador pues las calles en las principales ciudades del país no son seguras y el número de parques en las grandes urbes se puede contar con los dedos de las manos.
Como es lógico, lo ideal para todas las familias sería poseer una hermosa casa rodeada de jardines. Sin embargo, la inseguridad y el alto costo de la tierra en las principales ciudades le impiden a las personas vivir como quisieran. Es en ese contexto donde aparece la mejor alternativa: los conjuntos cerrados.

TODO COMENZO ASI...
Cuando los problemas de inseguridad empezaron, en la capital arrancó una nueva forma de vida para los bogotanos: la del conjunto de vivienda cerrado. Esto se inició en 1970 cuando la compañía Pedro Gómez y Cía. S.A. construyó, en la Avenida 68 con la carrera 37, un conjunto de edificios llamado Escocia, conformado por 49 apartamentos y que estaba ubicado en un lote que permitía amplitud de zonas verdes. En ese momento se diseñó la primera 'unidad cerrada' de la capital con el objetivo de darle mayor seguridad a sus habitantes.
Con el tiempo ese tipo de proyectos se difundió por todo el país y hoy los conjuntos cerrados son típicos en la mayoría de las ciudades. Al principio tomó auge el desarrollo de los conjuntos de casas, como es el caso de Antigua, Santa Coloma y Calatrava. Sin embargo, al transcurrir el tiempo, según Carlos Alberto Alvarez, de la constructora Alvarez y Asociados Ltda., comenzó a escasear el terreno y empezó a disporarse el concepto del grupo de edificios con áreas comunes. Tal es el caso de proyectos como Sierras del Moral y Altos de Montearroyo, ubicados en Bogotá, donde el costo cada vez más elevado del terreno hizo que los arquitectos buscaran el mayor aprovechamiento de las tierras a través de los conjuntos de edificios.
Pero como la preferencia de la mayoría de las personas es hacia las casas más que a los condominios, Alvaro José Arias, de Arias, Serna y Sarabia, recalcó que, "como ya no era rentable construir conjuntos de casas en ciudades como Bogotá, éstos se trasladaron a los suburbios o a las zonas aledañas, como es el caso de Chía en la capital".
Según Carlos Alberto Alvarez, a pesar de que los conjuntos cerrados comenzaron a diseñarse para un segmento medio-alto, hoy en día este tipo de vivienda se popularizó hasta llegar a la close más económica. "Hoy existen viviendas de interés social que cuentan con áreas comunes para recreación, pues no cabe la menor duda de que esto aumenta la calidad de vida".

¿POR QUE LOS CONJUNTOS?
Encontrar las ventajas de vivir en conjuntos cerrados es una tarea bastante fácil. Tal vez lo más importante es que éstos proporcionan la seguridad que tanto buscan las personas hoy en día. Al respecto, Felipe Molinares, gerente general de Holguines S.A. en Bogotá, opina que definitivamente el contar con una portería común hace que el acceso a los conjuntos cerrados sea más dificil. Además, en estos momentos en los conjuntos de edificios se impone la doble portería: una común en la entrada y la otra para cada edificio, lo que hace que la seguridad sea uno de los fuertes de este tipo de vivienda.
Por otro lado, tener una casa rodeada de jardines es casi imposible por problemas de inseguridad. En ese contexto, los conjuntos de casas le permiten a la gente tener todas las comodidades de una vivienda individual sin preocuparse por dejar la casa sola pues, además de que existe una portería común, por lo general las personas no desconfían de sus vecinos porque comparten espacios comunes y poseen una relación mucho más estrecha con ellos.
Según Luis Fernando Rodríguez, gerente de la promotora Pedro Gómez y Cía. S.A., otro beneficio de los conjuntos está en la exclusividad y en la privacidad que proporciona el habitar en una zona cerrada de viviendas que está rodeada de servicios comunales en la cual nadie puede entrar si no es invitado.
No cabe la menor duda de que uno de los ganchos que mas atrae a los compradores son las áreas de esparcimiento que poseen los conjuntos. Al principio, éstos se limitaban a ofrecer espacios verdes y, a veces, zonas de juegos para niños. Hoy, según Alvaro José Arias, la competencia entre los constructores sofisticó mucho las áreas comunes. De ahí que los conjuntos residenciales más nuevos ofrezcan servicios como gimnasios, jacuzzi, canchas de baloncesto, tenis y squash, salón de reuniones, saunas y una gran contidad de equipamentos adicionales.
Al respecto, Carlos Alberto Alvarez opina que lo que está pasando es que se está imponiendo el concepto de casa-club, donde la vivienda y el club están en el mismo sitio.
Felipe Molinares considera que por lo general "las zonas de esparcimiento son inversamente proporcionales al metraje de los apartamentos". Así, los espacios comunes casi siempre son más grandes en los conjuntos de apartamentos de 80 a 150 metros cuadrados, pues son los padres con niños pequeños los que más espacio desean para sus hijos y los que menos dinero poseen para comprar apartamentos grandes. No obstante para toda regla existen las excepciones y también hay conjuntos de condominios de 400 o 500 metros cuadrados rodeados de amplias zonas verdes.
Otra ventaja de los conjuntos es su costo. Según los especialistas entrevistados, un apartamento ubicado en un conjunto cuesta prácticamente lo mismo que uno ubicado en un edificio individual (siempre y cuando se esté hablando de dos condominios iguales y ubicados en terrenos del mismo valor). Se puede concluir entonces que en los residenciales cerrados se está disfrutando de las áreas comunes prácticamente gratis.
Además de todo lo anterior, la mayor parte de los entrevistados considera que adquirir una casa en un conjunto es una excelente inversión. En ese sentido, Carlos Alberto Alvarez calcula que un apartamento en un conjunto se valoriza un 15 por ciento más que si éste mismo estuviera aislado. Esta afirmación es entendible si se toma en cuenta que las zonas verdes en las ciudades son cada vez más escasas y más apetecidas.
Definitivamente la gente preferiría vivir en casas individuales con gigantescos jardines. No obstante, debido a la inseguridad y al elevado costo de los terrenos en las ciudades, la alternativa de los conjuntos cerrados se convierte en la primera opción para los compradores.
En ese contexto, sin lugar a dudas los proyectos de conjuntos seguirán construyéndose, pues son los más apetecidos por los padres que desean que sus hijos vivan en un sitio donde puedan jugar al aire libre, sin necesidad de sentirse preocupados por su seguridad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.