Jueves, 27 de noviembre de 2014

| 1992/02/24 00:00

CONTINUARA EL BOOM DE LA BOLSA?

A PESAR DE QUE EL AUMENTO HA SIDO BRUTAL, LAS PERSPECTIVAS DEL MERCADO ACCIONARIO SIGUEN SIENDO BUENAS PARA 1992

CONTINUARA EL BOOM DE LA BOLSA?

LOS DOS ULTIMOS AÑOS han sido particularmente buenos para el mercado accionario en Colombia. En 1990 el aumento del Indice Vallejo de precios de acciones fue de casi el 40 por ciento, mientras que en 1991 ese aumento fue del 306 por ciento en pesos y del 255 por ciento en dólares. De hecho, Colombia se destacó en los mercados financieros internacionales por haber ocupado el segundo lugar en el mundo en crecimiento bursátil y sólo fue superada por el de Argentina, cuyo crecimiento bursátil en dólares fue del 315 por ciento.
Este fenómeno se atribuye a toda una serie de razones: la llegada al país de los Fondos de Inversión de Capital Extranjero, la entrada en escena de los recién creados Fondos Administradores de Pensiones y Cesantías, el desmonte del impuesto de patrimonio, la entrada en vigor de los ajustes por inflación a partir del año entrante y la disminución de la rentabilidad de los titulos de renta fija y de los certificados de cambio. Pero la verdad es que con excención de la caida en la rentabilidad de los titulos de renta fija las demás, más que razones eran meras expectativas.
La pregunta que se hacen muchos, sin embargo, es hasta que punto puede seguir subiendo la bolsa en este año, si viene de dos años de un crecimiento sostenido muy importante. Algunos analistas se han mostrado preocupados frente a la euforia general que se ha manifestado en los últimos meses. No han faltado quienes se pregunten si no se está repitiendo el efecto de la pirámide, aquel juego donde los primeros en entrar se ganaron toda la plata a costa de los últimos. Todo esto ha llevado a muchos a cuestionarse si ¿no será que en este año se presenta el desplome? Con lo dificil que es responder cualquiera de estas preguntas, pues para ello se necesitaría una bola de cristal, lo cierto es que existen señales que se podrían considerar positivas. Y de otra parte, lo que eran meras expectativas el año pasado, este año sí se pueden convertir en realidad.
El primero de los Fondos de Inversión de Capital Extranjero fue autorizado a operar en Colombia apenas a fines del año pasado y lo que se atribuyó a estas instituciones, en esencia, correspondía más bien a inversiones especulativas realizadas por lo que en el mundo bursátil se conocen como los front runners que son personas que invierten aspirando a venderle posteriormente esas acciones a los fondos de una parte, al igual que de inversiones realizadas por los mismos grupos económicos para valorizar sus inversiones, por la otra. Su presencia a partir de ahora en el pais deberia tener un impacto positivo en los mercados.
Los Fondos Administradores de Pensiones y Cesantías, por su parte, sólo empezaron a funcionar este año y por tener restricciones legales, su inversión en acciones estaria limitada a proporciones relativamente pequeñas de los fondos administrados y aparte de sus recursos propios de capital. Pero en todo caso serán un nuevo actor en el mercado y algún impacto tendrán.
La entrada en vigor de los ajustes por inflación a partir de este año ciertamente conducirá al incremento del valor en libros de mucha empresa, puesto que todas las empresas importantes tienen activos adquiridos hace muchos años, que nunca se han ajustado y por ende aparecen en los balances por sumas irrisorias. La corrección de este fenómeno, que se da de manera más marcada en el caso de los inmuebles y la propiedad raiz de las empresas, deberá incrementar el valor patrimonial de la sociedad anónima, lo cual, a su vez, se deberá reflejar también en el valor de mercado.
En cuanto a las tasas de interés, la tendencia para 1992 parece ser a la baja. Si en Colombia sucede lo mismo que históricamente ha sucedido en todas partes del mundo que cuando caen las tasas de interés se sube el precio de las acciones, ese fenómeno deberia afectar de manera positiva el mercado bursátil.
De otra parte, la falta de alternativas de inversión, por el reducido número de acciones inscritas en bolsa y los altos niveles de concentración, limitan la oferta frente a una demanda cada vez mayor. Este desfase entre la oferta y la demanda normalmente deberia conducir a un incremento en los precios de las acciones de aquellas empresas inscritas en las diferentes bolsas del pais.
Por otro lado, está pendiente la aprobación de los llamados Fondos de Valores por parte de la Superintendencia de Valores. Estos fondos, que serán administrados por sociedades comisionistas de bolsa, tienen la virtud de dispersar el riesgo en la medida en que su portafolio es extenso y no se afecta con la caida de una y otra acción sino que tiende a reflejar más bien la tendencia del mercado. Obviamente, tampoco tendrán las rentabilidades que puede llegar a tener quien acierta y compra la acción que toca. Pueden llegar a convertirse en el vehiculo ideal para todos aquellos que quieren ir conociendo el movimiento accionario beneficiarse de lo que parece va a ser la tendencia de crecimiento y rentabilidad del 92, pero que no pueden correr el riesgo de perderlo todo invirtiendo en una u otra acción especifica que se desvalorice. Los fondos de valores, que van a existir no sólo para acciones sino también para papeles de renta fija, serán otro factor importante en el mercado y en la medida en que sus resultados resulten positivos más y más personas irán trasladando parte de sus ahorros de inversiones en renta fija hacia inversiones en acciones.
Aunque es muy dificil hacer pronósticos sobre la evolución de acciones especificas, no existe duda de que el récord del año pasado es un buen barómetro para medir por dónde podria estar la presión este año. En el recuadro adjunto se puede observar cuáles fueron las 20 acciones de mayor valorizaci6n en el 91. El arranque de 1992 no podia ser mejor. El Indice Vallejo de Precios que cerró a 30 de diciembre del año pasado a 4.409 puntos, era al cierre de está edición de 5.745. Es decir, que en los pocos dias que van corridos de este año, el aumento de ese indice ha sido de más del 30 por ciento.
Un indice importante, que merece ser observado antes de decidir una inversión de esta naturaleza, es la relación entre el precio en bolsa y el valor patrimonial de la acción. El promedio internacional dependiendo de la bolsa que se mire, oscila entre 1.8 (para Nueva York) y 2.5 (para Tokyo) veces el valor patrimonial.
Alunque por lo general en Colombia el valor patrimonial no refleja con exactitud la realidad de una empresa, su relación con el valor en bolsa sigue siendo un factor importante en la determinación sobre si una empresa está subvalorada o sobrevalorada. Si bien medidas como la de los ajustes por inflación deben ir corrigiendo esa inexactitud, todavia falta introducir mucha reglamentación como la consolidación de los balances de las filiales y subsidiarias, para que los inversionistas dispongan una información confiable sobre las sociedades anónimas colombianas. En todo caso mientras no se sofistifique la legislación de valores, siempre será dificil establecer el verdadero valor de una empresa. Por ahora, sin embargo, este índice por imperfecto que sea, es de los pocos instrumentos de que disponen los inversionistas (ver recuadro).
A pesar del auge que han vivido las bolsas colombianas en los últimos meses, algunos analistas se han mostrado preocupados frente a la euforia general que se ha desarrollado. Asi como hubo empresas cuyas acciones se valorizaron en forma casi inverosimil, también hubo otras donde los resultados no fueron satisfactorios para los inversionistas.
Las inversiones en bolsa en Colombia no dejan de tener un elemento de casino, pues a pesar de que es dificil generalizar, lo cierto es que existen todavia muchos factores restrictivos en Colombia que no permiten calificar a sus mercados como transparentes.
Una de las causas de la falta de transparencia es que las alternativas de inversión son muy reducidas, no sólo por el número limitado de empresas inscritas en bolsa sino por la baja negociabilidad y rotación de las acciones. En el Registro Nacional de Valores sólo hay 175 sociedades inscritas y de ese total, 66 valen menos de un millón de dólares a precio de mercado, y menos de 50 tienen alguna liquidez. Incluso es bastante probable que muchas de las empresas inscritas se retiren este año, pues el único propósito de estar ahi era el de cruzar una operación al año para fijar precio para efectos patrimoniales. En la medida en que ese impuesto ya no tenga vigencia, ese propósito desaparece.
La liquidez bursátil tampoco corresponde a la de un mercado importante. La liquidez de una acción se mide dividiendo el número de acciones transadas por el número de acciones en circulación. Como se puede observar en el recuadro, aún la liquidez de las acciones de aquellas empresas que se consideran liquidas es muy baja. Y los resultados asi lo evidencian. Si se toma el volumen negociado durante todo el año pasado, no hay ni siquiera 20 empresas, cuyas acciones son negociadas en la bolsa, que presenten una liquidez bursátil superior al uno por ciento. Todos estos factores deben ser considerados por cualquier inversionista antes de colocar su dinero.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×