| 1986/03/10 00:00

COSTA ATLANTICA

COSTA ATLANTICA

UN VIAJE HACIA EL FUTURO
"Incorporando todo lo que mis antecesores han hecho por la Costa partimos ahora a un viaje subyugante hacía el futuro, la nave, la tripulación y el pasaje están listos, buen viento y buena mar"
Belisario Betancur
Día a día la Costa Atlántica contempla extasiada el maravilloso espectáculo que ofrece el sol despuntando por los elevados picos de la Sierra Nevada. Soplan fuertes brisas. Brotan las sardinas adornando las playas del Caribe. Cargan los camiones los grandes gajos de guineo de la zona bananera. Descuelgan las motas de algodón en las tierras del Cacique de Upar. Se abren con vigor las Bocas de Ceniza. Brillan las murallas. Abundan las leyendas de La Mojana y los escaladores del Alto Sinú. Deambula el indígena por la península brincando montañas de carbón. Viene la barracuda de Simón a besar a San Andrés.
Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, Guajira, Magdalena, Sucre y la intendencia de San Andrés y Providencia, componen el litoral atlántico que en medio de un ambiente descomplicado se fortalece como la región promesa de Colombia.
Su área continental ocupa una extensión de 132.244 kilómetros cuadrados, equivalente a un 11.6 por ciento de la superficie del país.
La población se calcula en seis millones de habitantes y la proyección hecha hasta el año dos mil supera los ocho millones.
"La mayor parte de ella se concentra sobre el eje urbano del litoral, en donde se localiza lo mejor de la infraestructura disponible y también el mayor porcentaje de la actividad económica regional asociada a los sectores de la industria, el comercio y los servicios", comenta el plan de desarrollo de la Costa titulado "Un viaje hacia el futuro".
Uno de los investigadores que participó en la elaboración de ese plan manifiesta que "la población costeña se caracteriza por una natural extroversión y creatividad y, no obstante las diferencias étnicas y subregionales, evidencia una notable unidad de valores sociales y culturales".
EL CONPES REGIONAL
La Costa Atlántica, luego de un proceso lento de concentración que se inició en la segunda década del siglo XX con la denominada "Liga costeña", ha dado muestras de su unidad y solidaridad para trabajar en grandes empresas que le brinden a la comunidad mejores condiciones de desarrollo. Gracias al empuje de todas sus fuerzas vivas logró la aprobación en las Cámaras legislativas del proyecto que crea en Colombia las regiones de planificación.
Hoy, aquel grueso paquete de hojas que reclamaba una modificación en la estructura de la planeación en el país es una ley de la República.
"La ley 76 de 1985 por la cual se crea la Región de Planificación de la Costa Atlántica corrige una de las manifestaciones irritantes de nuestro centralismo: la concentración de las políticas de planeamiento, de la facultad de asignación de recursos y de las metodologlas de diagnóstico y evaluación en la selección de prioridades para proyectos de desarrollo", palabras del presidente Betancur en el acto de sanción ejecutiva. Con esta ley se abrió paso la propuesta del Conpes Regional, ente que servirá para que los siete departamentos del litoral atlántico y la intendencia de San Andrés manejen sus perspectivas de desarrollo en forma integrada.
Las razones principales que justificaron una propuesta de esta naturaleza, fueron las siguientes:
--El reconocido fenómeno de los desequilibrios regionales y el centralismo político y administrativo, que plantea como solución alternativa la descentralización de las regiones para que tengan mayor capacidad decisoria.
--La necesidad prioritaria de crear las condiciones para que las regiones puedan maneJar autónomamente sus recursos y oportunidades de desarrollo.
--La imposibilidad de ejecutar planes de desarrollo supradepartamentales por la carencia de una base legal y de una infraestructura institucional para ponerlos en marcha.
--Las tímidas y esporádicas relaciones existentes entre la planeación nacional y la departamental.
"En la ley 76 se trazan las orientaciones generales para el manejo de la economía regional, se definen claras pautas de planeación y se asignan recursos de inversión con criterio tecnico-logístico", según Jorge Vergara Carbó y Ramiro Fernández Badel, quienes a nombre de Corelca han venido explicando los alcances del Conpes Regional.
ELEMENTOS BASICOS
Los elementos básicos que se crean en la ley son los siguientes:
1. Región de planificación. Esta es una figura espacial válida para los fines de planeación socioeconómica. Se entiende como un organismo supradepartamental.
2. El coordinador regional. Este funcionario será designado por el Presidente de la República de la terna que le presente el Consejo Regional de Planificación y estará adscrito a la planta de personal y será el enlace permanente entre el Departamento Nacional de Planeación, las oficinas departamentales de Planeación, las Corporaciones Regionales y todas las entidades que desarrollan programas de alguna importancia en la región.
3. El Comité Técnico Regional. Estará integrado por el coordinador regional, los jefes de Planeación Departamental e Intendencial y los directores de Corporaciones Regionales que existen en cada región. Será el principal organismo técnico de apoyo para las decisiones de inversión que adopte el Consejo Regional de Planificación.
Este comité será el responsable de la elaboración de los estudios necesarios sobre los distintos programas y proyectos que han de presentarse a consideración del Consejo Regional de Planificación para lo cual contará con el apoyo de las oficinas de Planeación Departamentales y de las Corporaciones Autónomas de Desarrollo.
4. La Unidad Técnico Regional. Tendrá una función de apoyo al coordinador regional y será responsable de realzar las tareas de preparación de propuestas que debe presentar el coordinador al comité técnico y de aquel que proviniendo de este comité, se presente al Consejo Regional de Planificación. La unidad técnica sólo contará con especialistas en áreas o trabajos que no puedan desarrollar las oficinas de Planeación o las Corporaciones Autónomas Regionales.
5. Comité de Concertación para el Desarrollo. Será un organismo consultivo en el cual se le da participación a los distintos representantes de la comunidad y organizaciones gremiales que desarrollan actividades en beneficio de la región.
6. Fondo de Inversión Regional. Será un complemento a los recursos provenientes del presupuesto nacional de inversiones que permitirá una mayor solvencia regional y garantizará la captación de los ingresos generados por la explotación de sus recursos naturales y del impuesto de timbre cedido recientemente por la nación a los departamentos. Para tal efecto se consideró necesario modificar al artículo 6° de la ley del Carbón, mediante el cual el Fondo Nacional del Carbón cede a la región de la Costa Atlántica parte de las regalías en forma ascendente partiendo de un 10% para los años 1986-1988, 15% para los años 1989-1991, 20% para los años 1992-1994, 28% para los años 1995-1997, 30% de 1998 en adelante como contrapartida regional, los departamentos cederán parte del impuesto de timbre y de las regalías que por la explotación de los recursos naturales no renovables, distintos al carbón, están hoy percibiendo.
Para su administración, el Fondo se constituye como una cuenta especial del Banco de la República y sus recursos se destinarán al financiamiento de los proyectos de inversión que apruebe el Consejo Regional de Planificación.
Debe destacarse que la creación de este instrumento permite liberar recursos hoy atados a proyectos específicos de desarrollo minero hacia proyectos de diverso orden que respondan a otras necesidades regionales. De igual manera, servirá a la región para fortalecer su capacidad de negociación frente al gobierno nacional y a organismos internacionales.
De acuerdo a algunos estimativos ajustados, el aporte del Fondo Nacional del Carbón al Fondo Regional de Inversiones de la Costa Atlántica entre 1986 y 1988 será de 1.500 millones de pesos hasta alcanzar los 200 mil millones en el período 1988-2008, señala Alfonso Campo Soto, quien actuó como ponente del proyecto en el Congreso.
El Plan de Desarrollo de la Costa requiere de 400 mil millones de pesos para su ejecución. Los recursos que manejará el Fondo de Inversiones más los aportes que se hagan por el Presupuesto Nacional permitirán que esta región pueda construir un futuro mejor de aquí al año dos mil.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.