Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1994/05/23 00:00

CUNA DE SOCIEDADES

La Promotora de Proyectos de Antioquia no paga dividendos en dinero sino en oportunidades de inversión., 22459

CUNA DE SOCIEDADES

ENTRE MARZO Y ABRIL PAsados tuvieron lugar las asambleas ordinarias de accionistas de todas las empresas colombianas. Los resultados de una de ellas llamaron poderosamente la atención, no porque se hubieran dado utilidades exageradas o pérdidas preocupantes, sino porque no repartiò dinero como dividendo entre sus propietarios: repartió oportunidades de inversión.
Se trata de la Promotora de Proyectos S.A., que no figura entre las 200 compañías más grandes de Colombia. Es una sociedad creada en 1988 por 56 grandes empresas antioqueñas para desarrollar, a través de la inversión local y extranjera, nuevas compañías en los campos industrial, agroindustrial y de servicios. El objetivo no es montarle competencia a las ya existentes. Busca la aplicación de nuevas tecnologías y ayuda a complementar la labor de empresas existentes. Cuenta hoy con 127 socios y un capital de apenas 600.000 dólares, que le alcanzarán para sufragar sus gastos operativos hasta mediados de 1995.
Entre sus accionistas aparecen las grandes compañías que hacen parte del llamado Sindicato Antioqueño; Coltejer, del grupo Ardila; Cervecería Unión, del grupo Santo Domingo; Almacenes Exito, gremios de la producción, la Federaeión Nacional de Cafeteros, el Instituto de Fomento Industrial (IFI), comerciantes, y hasta personas naturales. Hay representantes de los sectores cementero y de la construcción, de seguros y financiero, químico y textil, tabacalero, alimenticio, comercial, cafetero y minero.
No invierte ni financia. Realiza estudios de factibilidad empresarial con una metodología diferente a la tradicional. Primero busca las posibilidades o necesidades de un nuevo mercado, cómo se puede asegurar su abastecimiento y de ahí va para atrás (cómo se produce), pasa a analizar el monto de la inversión y luego contacta a un grupo gestor inicial compuesto por unas cinco o seis empresas. Después de creada, la sociedad se abre a los demás posibles socios y luego se lleva al mercado de valores.
El objetivo primordial es "estimular la inversión privada en una forma democrática, generar empleo, aumentar la inversión y contribuir a la creación de nuevas empresas en el departamento de Antioquia", dice en la presentación de su sociedad Juan David Rico Restrepo, presidente de la sociedad anónima. Este ingeniero forestal de la Universidad de Texas (Estados Unidos), de 40 años, fue presidente de Bosques de Antioquia y desde hace seis años preside Promotora de Proyectos S.A.
En parte, la razón de ser de la compañía tiene mucho que ver con las crìticas que se hacen desde muchos rincones a los grupos econòmicos colombianos que pocas o casi ninguna gran empresa productiva han creado en los últimos años en el país. Su labor está respaldada por directivos como Luis Esteban Echavarría, Juan Fernando Rico García, presidente de Mineros de Antioquia; Juan Rafael Cárdenas, ejecutivo de la Federación de Cafeteros: Gilberto Restrepo, presidente de Cristalería Peldar; Alvaro Concha Maldonado, de Enka de Colombia, y representantes del IFI.
"Más importante que el número de proyectos que se promueven, lo es la viabilidad y calidad de los mismos", advierte Juan David Rico Restrepo, presidente de la compañía.
Actualmente se encuentran en pleno desarrollo proyectos en los cuales la Promotora sirvió de cuna. Entre las empresas nuevas que se han creado están Tablemac S.A. -fábrica de tableros aglomerados- con inversión de 14.5 millones de dólares; Setas Colombianas -inversión de 16 millones de dólares-, dedicada al cultivo y comercialización de champiñones. Inició su producción en febrero pasado y este mes comenzó su exportación a Estados Unidos. Se encuentra localizada en las afueras de Medellín, entre Santa Rosa y Yarumal. Su acción saliò al mercado a 100 pesos y ya está a 350.
Siguió Agroindustrias Colombianas, dedicada a la siembra y mercadeo de espárragos y otras hortalizas. La más reciente es Occel Antioquia Celular, compañía de telefonía celular que acaba de ganar como empresa mixta la explotación de este nuevo negocio en Colombia desde junio próximo. El 21 de marzo de 1993 constituyó la Promotora Nacional de Zonas Francas, que lleva adelante la operación y el desarrollo de la Zona Franca Privada de Rionegro. Se encuentra en la fase de construcción de infraestructura y bodegas. Fue una aspiración de muchos años, pero había podido adelantarse por miles de motivos hasta que intervino la Promotora. Seis empresas antioqueñas respaldaron la labor de la Promotora.
Desde finales de 1992 entró a formar parte con las Empresas Públicas de Medellín, Promigas S.A. y 12 compañías antioqueñas, de un consorcio para licitar ante el Ministerio de Minas la concesión para la construcción y operación del gasoducto entre Sebastopol y Medellín. Le fue concedida, y el 9 de diciembre de 1993 se constituyó Transmetano en donde la Promotora apenas tiene el 5 por ciento de la propiedad que colocará en estos días entre sus accionistas.
Pero uno de los campos en donde con mayor fuerza trabaja esta verdadera cuna de empresas es en el de lograr el aprovechamiento de los beneficios de la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas. La ley de Preferencias Arancelarias Andinas (Atpa) se encuentra vivente desde el 4 de diciembre de 1991 por un lapso de 10 años y concede a Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia franquicia aduanera sobre 6.100 productos para exportación al territorio estadounidense. Hace parte del componente comercial del programa Guerra contra las Drogas del expresidente George Bush.
Aprovechando las ventajas de la zona franca, la Atpa, y los demás acuerdos bilaterales con países vecinos, reunió a cuatro compañías antioqueñas que centran sus esfuerzos en la extracción y refinación de oro -entre ellas Mineros de Antioquia, del Sindicato Antioqueño y el grupo Colpatria-, creará una compañía productora de joyas para el mercado estadounidense y latinoamericano, cuya estructura se planea desde hace un año. Ya se logró una alianza estratégica con una empresa estadounidense líder en la producción y comercializaciòn de Joyerìa en fantasía fina. En la zona franca de Rionegro será montada una productora de anillos para abastecer el mercado de Estados Unidos.
Por otro lado, con la asistencia técnica de nacionales y belgas elaboró la factibilidad para establecer una granja piscícola capaz de producir 190 toneladas de tilapia roja al año, utilizando el sistema de confinamiento en jaulas. Dos compañías vinculadas, una a la producción y distribución de productos cárnicos y otra a la producción de camarones, decidirán próximamemte sobre el desarrollo del proyecto.
Y también para sacarle jugo a la Atpa, con cinco compañías antioqueñas del campo de la informática estudia el montaje de una empresa productora de software y servicios especializados de informática para mercados externos. Se ha vinculado al proyecto una compañía estadounidense líder en la producción de equipos de informática y telecomunicaciones. Por ahora una empresa hará inicialmente manuales para hardware y software en idioma español, para abastecer las necesidades de esa compañía en América Latina.
Como si eso fuera poco invitó a dos compañías antioqueñas, ensambladoras de equipos electrónicos, para estudiar la factibilidad de establecer una planta productora de elementos específicos periféricos, y componentes para máquinas de computación. Además, consiguió un socio taiwanés, que controla el 20 por ciento del mercado estadounidense y el 17 por ciento del mercado mundial de modems y tarjetas de red, para respaldar con buena tecnología sus productos y lograr éxito en su comercialización. La zona franca de Rionegro será su epicentro.
Asimismo, constituye una piscícola camaronera de gran calado que se dedicará a la producción industrial de pescado. Y entre otros proyectos, en breve buscará involucrarse en negocios que serán cobijados también por las preferencias arancelarias de la Atpa (en juguetería, joyería, software e ingeniería). Para completar analiza la factibilidad de la creación de un canal privado de televisión, y proyectos en reforestación, y estudios en especies nativas y exóticas. A eso hay que sumarle juguetería y artículos deportivos, refinación de petróleo, etc. Como quien dice, hay de todo y para todos. Con él gancho de que cada empresa nueva tiene el respaldo inmediato del Sindicato Antioqueño. La sola presencia de éste en la cuna de alguna compañía nueva, atrae más socios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.