Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1992/07/20 00:00

DECORACION Y VIVIENDA

DECORACION Y VIVIENDA

HISTORIAS SIN FIN
HABIA UNA VEZ UN MUNDO OSOS, cebras, jirafas, elefantes, patos y tigres color pastel que saltaban sobre el papel para internarse en una selva de árboles, flores y diminutos insectos. Había una vez un grupo de rayas que se entrelazaban, mientras los cuadros y los círculos se combinaban formando infinitas mezclas nunca antes vistas.
Los colores por su parte se derrumbaban sobre el pincel para ofrecer un vasto universo de tonalidades. Jugaban, se recreaban y comenzaban a ofrecer mundos amarillos, verdes, rojos y azules.
El espacio, por esos días escaso, se estudiaba cuidadosamente para estirarse la mayor cantidad posible. Cada centímetro era tan importante como el primer millón en una cuenta de ahorros.
Pero este espectáculo no se detenía allí. Trozos de tela empezaban a desfilar sobre las mesas, posaban frente a las paredes como lo hace una modelo frente al espejo. Siempre pendientes de la mejor combinación, la postura adecuada y el mejor perfil.
Una obra que llegaba como una avalancha de ideas sobre el escritorio del diseñador y quedaba extendido esperando a que éna organizara.
Pero ese espectáculo no sólo ocurre en el mundo de la imaginación. Son sucesos tan reales que representan el proceso mediante el cual un diseñador selecciona los elementos que utilizará en la decoración de la habitación de un niño.
SEMANA consultó la opinión del especialista Fernando García, creador de varios proyectos decorativos infantiles.
Para él, el espacio de un niño significa alegría, fantasía, vida y tranquilidad. Por eso, la mayor parte de los elementos utilizados en estos ambientes son únicos y especiales para el niño.

Colorín, colorado
Dice Jairo Aníbal Niño, "¿Y qué es la tristeza? La tristeza es un ajedrecista que siempre juega con las fichas grises". Una frase que permite apreciar la importancia del color en el mundo infantil.
Según el diseñador García, el color especialmente en el mundo infantil representa estados de ánimo, estimulos y motivaciones. El amarillo transmite a los niños alegría. Es un color tranquilo, fresco, muy llamativo y evita la tensión.
"Busca agarrar a los otros colores y da muchas posibilidades de convertir cualquier espacio en un lugar muy alegre", señaló.
Por su parte, el azul es un color muy plácido que resulta agradable a la vista. Produce paz, armonía y tranquilidad. Los tonos azules son un buen contraste con los amarillos; además encubren la mugre natural que puedan producir los niños.
El color verde es fuerza y vida. Representa la naturaleza, la frescura y la libertad. Según García, los tonos verdes se hacen susceptibles con los azules y cortan muy bien con los amarillos. A ello se suma el hecho de que se puede contrastar con pequeños toques de rojo.
Pero allí no finaliza este arco iris. El rojo, por ejemplo, alegra completamente la habitación del niño. Sin embargo debe utilizarse con mucha precaución y en las medidas adecuadas.
Por último, el diseñador asegura que el blanco es el color de la amplitud. Las paredes en blanco dan la sensación de frescura, tranquilidad y limpieza. Además los colores alegres resaltan en este escenario blanco.

Formas y figuras
Aunque el color es la herramienta de trabajo más importante en la decoración infantil, la verdad es que lo acompañan una serie de elementos esenciales en la ambientación para el niño.
Según el diseñador Fernando García, la habitación del niño debe tener entre 18 y 25 metros cuadrados de área. Además debe ir muy bien acompañada por una ventana que garantice la entrada de luz natural y una buena entrada de aire.
Las paredes de la alcoba pueden ser decoradas con pintura y papeles de colgadura o con telas. García asegura que una buena alternativa está en combinar con sabiduría estos materiales. Empapelar la habitación hasta la mitad de las paredes y pintar el espacio restante es una agradable opción.
El diseñador asegura que en la selección de colores y materiales, el manejo del espacio desempeña un papel muy importante. En el proyecto decorativo de García la alcoba cuenta con una camacuna, entre paños flotantes en las paredes, cojines decorativos en el piso y un pequeño cajonero para la ropa del niño.
La idea es dejar el mayor espacio posible para la libre circulación del niño en su habitación, porque "en últimas el objetivo final es hacer de la alcoba un mundo de juegos, una historia sin fin, señaló García.

MURALES, TELAS Y PAPELES
HACE DOS AÑOS NINGUN DISEÑADOR EN Colombia pensaba la alternativa del papel decorativo. La pintura y el estuco se habían tomado las paredes de las viviendas. No obstante, desde hace ocho meses el mundo de la decoración hace visto el auge de los papeles.
Y en medio de una moda que ha regresado con gran fuerza, uno de los puntos de mayor demanda ha sido la línea infantil. Recientemente Stilnovo, Centro de Decoración Pavco, introdujo la colección infantil Mommy and Me producida por P+S International.
La línea ofrece ocho diseños de mural y siete diseños de cenefas coordinadas con alegres motivos. Además esta colección posee siete diseños en telas coordinadas con los murales para lograr uno decoración integral en la alcoba del niño.
Los papeles de Mommy and Me son en mural preencolado, espumado, vinílico y lavable. Vienen en rollos de 53 centímetros por 10 metros. Las cenefas son de cinco metros y las telas 100 por ciento algodón, son de 140 centímetros de largo.

PAREDES DE PAPEL
HACE CINCO AÑOS EL IMPERIO DEL papel de colgadura estaba de capa caída en Colombia. Mientras la pintura y el estuco hacían su agosto, la verdad es que el papel andaba en el último escaño del raiting de sintonía.
Para muchos expertos en decoración la respuesta ante la decadencia de los murales era muy sencilla: la moda ya pasó. No obstante, otros insistían en asegurar que una de las causas era la ausencia de diseños agradables y atractivos para los compradores.
La verdad es que las dos posiciones tenían su trozo de razón. La moda de los papeles de colgadura se esfumó con la entrada de los años 80 y desapareció paulatinamente de los almacenes del país. El material era escaso y se encontraba en contados negocios.
Pero la otra parte de verdad es que la decadencia del Papel coincidió con el cierre de importaciones. Los diseños nacionales -que hoy han logrado alcanzar competitividad internacional eran en esa época escasos en opciones. Y así permanecieron durante más de cinco años.
En la actualidad las cosas han cambiado sustancialmente. El proceso de apertura económica ha desencadenado entre muchos otros cambios, la diversidad de productos nacionales y extranjeros.
Y este proceso benefició enormemente a la industria del papel de colgadura. Prueba de ello es la importación de hermosos murales europeos y canadienses cuyas ilustraciones van desde lo moderno hasta lo tradicional.
Según uno de los propietarios de Decortex, división de Centro Decorativo, en la actualidad hay dos líneas que consolidan su éxito en el mercado nacional.
La primera es la canadiense que es una colección de papeles, cenefas y telas coordenadas entre sí para ofrecer un servicio integral de decoración.
Los papeles canadienses son lisos, tienen motivos muy tradicionales y románticos con flores y tonalidades que harán de cualquier ambiente un refugio.
La colección está hecha 100 por ciento vinilo, de fácil aseo con agua y una esponja suave.
Su durabilidad esta calculada para más de 10 años, pues estos papeles son resistentes a la humedad, a los golpes y a altas temperaturas.
La segunda es la colección alemana que cuenta con papeles de vinilo y de hilo. Estos últimos son los más finos que se encuentran en el mercado mundial.
Los diseños de esta línea alemana son abstractos y tienen texturas. Los europeos juegan con la imitación estuco y las figuras sobrias que relajan cualquier ambiente. El predominio de la geometría a diferencia de la naturaleza en los canadienses, hace de los papeles alemanes una opción equilibrada en una sala, comedor o en una habitación.

MANOS A LA OBRA
TRAZO A TRAZO LAS DOS HECTAREAS DE bosque en Houston fueron convirtiéndose en una imponente construcción. Con la luz del amanecer a cuestas y durante tres meses consecutivos, el arquitecto; colombiano Humberto Gómez realizó el diseño de esta vivienda norteamericana.
Una edificación que se llevó ocho meses de construcción, 1.400 metros cuadrados de área construida y la dedicación día y noche de 50 obreros, quienes trabajaron permanentemente en ella.
Esta vivienda imponente tiene una fachada clásica que se inscribe dentro de una filosofía del arquitecto de levantar edificaciones muy sobrias y elegantes.
Para ello, el portón central metálico fue diseñado en líneas verticales con formas muy elegantes que dan la bienvenida a la casa y a los parqueaderos de visitantes.
La entrada de la casa limita con un jardín de verde impecable que contrasta con el blanco de las columnas clásicas que sostienen la vivienda.
"La idea de la casa -aseguró Humberto Gómez se centra en un eje principal que es la galería. De allí se desprenden diferentes áreas y espacios".
Esta galería se lleva el mayor área de la casa. En la primera planta se caracteriza por ser un extenso hall que invita a subir las escaleras de caracol hacia la segunda planta.
Pero antes exhibe con habilidad y destreza cada una de los salones principales. Como buen eje, la galería lleva hacia la sala, la biblioteca, un pequeño cuarto de video, una alcoba de trabajo, el comedor, la cocina y el área de servicio.
La casa cuenta además con tres alcobas, habitación de huéspedes y alcoba principal con vestier y baño. Y como si fuera poco esta vivienda tiene un familiy room y espacio para el BBQ cerca de una atractiva piscina que cuenta con un sistema de sonido acuático de muy buena calidad.

El imperio de la madera
Pero quizá lo más impactante de esta casa en Houston es el sistema de construcción con que fue edificada. Se trata de un método natural en el país del Tío Sam pero extraño en América Latina.
Mientras en Colombia la mayoría de construcciones se levantan con base en ladrillos y en un sistema abierto de construcción, en Houston por el clima y las condiciones geográficas las cosas son distintas. El material utilizado es la madera y el sistema de construcción es cerrado.
Según el arquitecto Gómez "toda la estructura de la casa fue hecha en madera". Este "esqueleto" fue elaborado por fases que arrancan de afuera hacia adentro. Es decir que el pruner paso es la elaboración de la fachada para cerrar la casa y poder construir la estructura interna de la vivienda. Para ello se funde una placa en concreto que se articula con pernos en las esquinas. A partir de ellos se arma la parte exterior de la casa en madera. Se colocan las vigas en madera y la vivienda se forma en "dry wall", material que sella la casa. Entre tanto, el techo se elabora con una cubierta en quintuplex, cubierta metálica.
Cuando la concha de la casa está cerrada los obreros comienzan a trabajar por dentro. Y para ello es importante equipar la obra con aire acondicionado para fabricar la temperatura adecuada adentro.
"Este sistema tiene por origen las condiciones climáticas de la región, pues la temperatura no debe sobrepasar ni bajar de los 15 a 18 grados centígrados porque la madera es un material sensible a los cambios bruscos entre el calor y el frío. La concha que se ha contruido permite crear las condiciones adecuadas para el manejo de la madera", aseguró Gómez.
Una vez logrado el ambiente necesario comienza la obra por dentro. Así se realizan los grandes y los pequeños detalles necesarios en cualquier vivienda. Pintura, enchapes, acabados en madera, papeles y de más elementos decorativos son los últimos toques que se le dan a la casa. Una vivienda decorada por la diseñadora de interiores Mary Ann Bryan y que ganó el premio mayor otorgado por American Institute of Interior Design.
Contrucción que finalizó hace dos años y que se constituye en una interesante pieza de arquitectura, diseño y decoración.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.