Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1989/07/24 00:00

DESARROLLO INDUSTRIAL

DESARROLLO INDUSTRIAL

LA FABRICA DEL FUTURO
Cuando Watt construyó la primera máquina de vapor en Inglaterra, se aceleró el dominio de la energía por el hombre y a partir de entonces la humanidad fue diferente: se había iniciado una transformación paulatina de la sociedad agrícola a la sociedad industrial, que trajo como consecuencia radicales cambios politicos, sociales y culturales, con los cuales los paises terminaron alineados como desarrollados, subdesarrollados e incluso como miserables. En este nuevo ordenamiento social el dominio de la economía ha dependido de qué tanto se dominen las máquinas, los procesos, el know-how, las materias primas y los mercados.

Con el advenimiento del computador en el decenio de los cincuenta, empezó otra era, la de la "sociedad informatizada". En ella el predominio se consigue con conocimientos, tecnología avanzada, manejo de in formación y oferta de servicios. En Estados Unidos el 52% de su fuerza laboral está hoy en el sector informatizado y de los servicios, y muchos otros países ya han ingresado a este nuevo mundo, cada vez más distante, cuyos desarrollos y concepciones en alguna forma afectan a todo el planeta.

En el entorno de los tiempos modernos, ¿cuál será la fábrica del futuro? Para hallarla, definitivamente no se debe mirar hacia atrás, sino hacia adelante... bien adelante. Desde ya se pronostican fábricas más flexibles y de tamaño menor, equipadas con maquinaria de propósito general y no para un fin específico: que fácilmente puedan cambiar su línea de producción y pasar de manufacturar un artículo a otro en un tiempo mínimo y casi sin costo.

Pero hay realizaciones que son cosa del presente. La "robótica" --una computación especializada-está cambiando cada vez más las fábricas y los conceptos industriales: permite la elaboración individualizada de un producto (como los artesanos) a un precio menor que el de una línea fabril, con tiempos de entrega menores y satisfaciendo los requerimientos particulares de cada cliente.
Los robots reducen el requerimiento de personal calificado y aumentan el de personal capacitado.

Las redes mundiales de computadores y comunicaciones hacen factible la globalización de la producción, volviendo irrelevantes las distancias y la ubicación de las fábricas en el globo terráqueo. Cada vez será más frecuente encontrar que un producto pase por diferentes lugares del mundo en sus distintas fases de diseño, ensamblaje, manufactura y pruebas: 88% de las compañías de manufactura de Estados Unidos utilizan piezas fabricadas en otros países; el fuselaje de un Boeing 767 se fabrica en Seattle con partes de Japón e Italia, mientras en sus motores se emplean partes de Suecia, Francia, Italia y Alemania.

Los días son de 24 horas y mientras en un continente duermen en otro las empresas globalizadas aprovechan la capacidad de sus redes y continúan ejecutando labores en una actividad que no se detiene: las fábricas son simples modos o puntos de una red global de computadores.

Las relaciones comerciales entre fabricantes y compradores se estrechan con los sistemas de "Intercambio Electrónico de Información" cuyo objetivo es lograr el cumplimiento de los pedidos en el menor tiempo, al menor costo y con el máximo de satisfacción. Es cosa del ayer entenderse por medio de papeles. Ahora cotizaciones, pedidos, confirmaciones, cambios, despachos, facturas, etc., se hacen directamente de computador a computador. O a través de sistemas de televenta, como el Prodiggy de Sears e IBM, que ofrecen al público, desde su hogar, productos de 130 compañías y 500 servicios diferentes. Una consecuencia del intercambio electrónico son los sistemas Just-in time, con los cuales primero se vende y después se fabrica, invirtiendo el modelo comercial previo. La General Motors tiene en desarrollo el sistema Saturno, que le permite al cliente definir el modelo, el color y las características del automóvil que va a cómprar, y a partir de ah se dispara el proceso de producción. Con esto esperan ahorrar 2.000 dólares por carro, que según ellos representará la competitividad necesaria para permanecer en el mercado.

LAS SIGLAS DEL CAMBIO
A comienzos de los ochenta se empezó a hablar entre industriales de CAD (Computer Assisted Design) y CAM (Computer Assisted Manufacturing) para denotar las tecnologías con las que el computador empezaba a incursionar por las mesas de diseño las salas de máquinas y las plantas.

Hoy las siglas que definen el estado de avance de la tecnologia en una fábrica son CIM (Computer Integrated Manufacturing) y CIE (Computer Integrated Enterprise), en las que resalta el concepto de integración aplicado a todas las fases de la administración y producción: diseño, pruebas, manufactura, control, mercadeo, relaciones con los proveedores y clientes. Se trata de integrar el control y manejo de la información en los computadores que intervienen en todas las fases, desde cuando se diseña y negocia un producto hasta cuando se entrega al cliente, pasando por los procesos mismos de manufactura en los cuales participan los robots.

Pero más que una tecnología, CIE es una estrategia empresarial e industrial para alcanzar los objetivos del negocio y enfrentarse competitivamente al mercado.
Cuando se implanta exitosamente se adquiere la capacidad de atender los requerimientos individualizados de producción de un cliente, acertar en los estimados de costos y fechas de entrega, variar la linea de producción cuando se requiera, reducir inventarios y requerimientos de materia prima, ser productivos al máximo, simplificar procesos y procedimientos, cumplir los objetivos y tener estrategias dominadoras. Es mucho más que simplemente automatizar la planta, como equivocadamente creen algunos: es automatizar todo el negocio. Las inversiones que se están haciendo en el mundo para implantar sistemas CIECIM y cambiarle la faz a las fábricas son impresionantes: 43 mil millones de dólares hasta el presente, cifra que para 1993 se espera sea de 81 mil millones.

IBM es un buen ejemplo de aplicación de estas tecnologias y conceptos: tiene un sistema CIE-CIM a nivel mundial que cubre 56 fábricas en 16 paises, la producción de 10 mil unidades diferentes para 5 millones de clientes en 132 paises y se interrelaciona con 59 laboratorios de desarrollo de productos y 19 centros cientificos.
Con el empleo del CIECIM, un producto le toma en promedio 6 meses de la mesa de diseño a la primera entrega. A nivel mundial un comité ejecutivo traza estrategias y toma definiciones, mientras una oficina de proyectos es responsable de que se instalen soluciones CIM comunes en todas las fábricas, se acelere este proceso y que la experiencia se pueda transferir después a los clientes en el campo.

En la industria colombiana tiene plena cabida la mayoría de los conceptos y tecnologías anteriores. Para empezar, las universidades, en especial las facultades de ingenieria industrial, administración de empresas, diseño, ingenieria de sistemas y otras cuantas, deberían tener el propósito de actualizarse en ellas para sacar profesionales que las conozcan y posteriormente estén en capacidad de ayudarle a las empresas a analizar su factibilidad y conveniencia o su utilización e implantación.

Las industrias no pueden hacer como el avestruz e ignorarlas o continuar con el cuento de que estas son tecnologias propias de paises desarrollados y no del nuestro, o que no están a su alcance financiero.
No todo son robots. La mayoria de las herramientas que participan en estos sistemas son computadores de modelos que ya se utilizan en el país. Algunas empresas aplican ya el diseño por computador. Y en el manejo de los procesos de control de producción, relaciones industrial-proveedores clientes, planes de ventas-producción, más que nuevos equipos se requieren programas especializados que están al alcance financiero y tecnológico de las industrias colombianas.

Ingeniero Pablo Edgard Zapata IBM. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.