Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/31/1993 12:00:00 AM

DIA DE LA MADRE

Réquiem por la dieta de calorías
dESPUES DE LOS COMPLEMENTOS alimenticios que reemplazan una o dos comidas diarias, las cremas adelgazantes para aplicar en la noche, las vendas frías y cualquier cantidad de pastillas en distintos colores, sabores y presentaciones, no queda otra opción que enfocar la verdadera causa del problema y cambiar por completo los hábitos alimenticios, si es que en realidad se de sea adelgazar.
Tarde o temprano las mujeres que han hecho dieta toda su vida descubren que la única manera de mantenerse en forma es variando su modo de pensar sobre lo que comen hora tras hora. Por algo dicen que "todo está en el poder mental". Y esto es exactamente lo que ofrece la antidieta: un completo sistema de reflexión alrededor de la nutrición y la salud en general.
Nada de contar calorías ni clasificar de acuerdo con los cuatro tipos básicos de alimentos cada bocado. No hay por qué poner en el primer reglón de la lista de prioridades a las famosas proteínas y los derivados de la leche. Lo importante es hallar los ingrediente,las combinaciones y el momento adecuado para ingerirlos, de modo que el cuerpo trabaje bien.
Todo parte aquí de una sola palabra: energía. El cuerpo es simplemente un sistema energético con órganos que no son otra cosa que células similares vibran do a una frecuencia idéntica. Y para que marche óptimamente lo único que hace falta es un combustible eficiente. ¿Cuál? Los alimentos. Y entre más naturales sean, mejor.
Día a día cobra importancia en el mundo entero un nuevo paradigma consumista donde intervienen el jogging, los ejercicios aeróbicos, la reducción del estrés, dejar de fumar, meditar, la terapia de la lectura recreativa y el conocimiento a fondo de una amplia variedad de normas de buena nutrición.
Porcentajes desconsoladores
Desde luego, este renacer de la "conciencia", sobre la importancia de una vida que abandone hasta donde el medio y la voluntad lo permitan, los aditivos, los conservantes, los saborizantes y los aromas artificiales no es gratuito. Las universidades norteamericanas, obsesionadas como siempre por los porcentajes, calculan que la medicina que se ha practicado en todos estos siglos es inútil a la hora de prevenir el 80 por ciento de las enfermedades y llegan a sostener (lo que es bastante grave) que incluso el 10 por ciento de éstas se deben a accidentes quirúrgicos y efectos colaterales de la medicación.
Ante un fracaso tan arrollador a la práctica médica no le queda otra salida que reorientarse. ¿En qué dirección? De la década pasada para aca en las revistas científicas han empezado a figurar nuevas mediciones y experimentos comparativos... Posibilidad de vida de los niños prematuros abandonados que son cargados y consentidos diariamente en frentada a la de los niños que no tienen nigún contactó con otros seres humanos. Relación risa- estreñimiento. Migrañas vs. meditación trascendental. Hasta ha nacido toda una rama médica que compite con la homeopatía siendo un poco más amplia en conceptos y tratamientos: la medicina "integrativa" (cuerpo, mente, espíritu). Y es al interior de ella que surge la antidieta.
Sencillos principios
Difundidos hoy de manera muy amplia, los fundamentos de esta forma de alimentarse (más que régimen alimenticio) fueron formulados por Harvey Diamond, el director de nutrición de International Health Systems, en Santa Mónica, California (Estados Unidos) y su esposa, la asesora en nutrición, Marilyn Diamond.
Estos expertos relacionaron la reducción segura y permanente de peso con la cantidad de energía vital de que dispone cada quien y el uso eficiente de dicha energía, se dirigieron a todos aquellos que deseaban probar el nuevo sistema pero no soportaban "sentirse en dieta" y les explicaron que no lo estarían. Más bien adaptarían un nuevo sistema de vida.
En el libro que sirve de presentación para el nuevo "plan de ataque" con aspiración a ser permanente, este doctor estadounidense y su señora anotaron: "Dice Joy Gross en su libro Positive Power People: la vida se basa en leyes sobre cogedoramente inmutables. Ignorarlas no libra a nadie de las consecuencias de no aplicarlas o infringirlas'. Este programa se basa en leyes universales y en verdades fisiológicas. ¡Aplícalas en tu vida!".
¿Cuáles leyes? La primera es el funcionamiento eficaz de tres ciclos regulares cotidianos. Cada uno de ellos intensificado en ciertas horas del día: ingestión y digestión del alimento (de 12m. a 8 p.m.), absorción y uso (de 8 p.m. a 4 a.m.) y eliminación de desechos y restos corporales (de 4 a.m. al mediodía). La idea es volver a la forma de vida basada en los ciclos naturales del cuerpo.
¿Sentido común?
De esa manera, quienes estan preocupados por bajar de peso deben hacer énfasis en no obstruir el ciclo de eliminación. Hay que dejar que el cuerpo se libere de lo que no puede usar.
En honor a la verdad, el esfuerzo primero para una persona realmente pasada de kilos tendrá que ser grande, pues durante años de mala alimentación ha ido acumulando desechos en el cuerpo, entre los que se cuentan los de alimentos procesados que el organismo humano no está biológicamente preparado para digerir. Como todos estos desechos son ácidos, se añade otro problema: el sistema retiene agua para neutralizarlos y eso aumenta todavía más el peso y la sensación de malestar.
Sin embargo son muy contados los casos en los cuales la persona no puede volver a tomar por completo las riendas de la situación. Voluntad, paciencia y disciplina son las cualidades que se necesitan. Y también hay herramientas de ayuda para acelerar el proceso. ¿Una? Dar al agua un lugar clave en la nutrición. Tanto, que cada comida esté integrada en un 70 por ciento por alimentos ricos en ella. Por ejemplo, las frutas y las verduras.
Otra herramienta más es entender que el estómago se enloquece cuando se le brinda al mismo tiempo cosas que no se deberían combinar, como la carne y las papas fritas, que juntas no son nunca completamente digeridas.
Ese secreto con toda su explicación, como muchos otros más, está en el libro "La Antidieta" de Harvey y Marilyn Diamond, publicado en español por Ediciones Urano y de venta en todas las librerías del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.