Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1992/06/29 00:00

DISEÑO, CONFECCION Y MODA

DISEÑO, CONFECCION Y MODA

SILUETA Y COLOR PARA EL 92
REVOLOTEA SOBRE LAS TELAS, LAS texturas y las formas con tanta facilidad como un bailarín lo hace sobre el escenario. Para Hernán Zajar, un maestro del diseño colombiano, el secreto de la moda está en su dinámica, en su cambio, en su ir y venir.
Por eso en el mundo de la moda nadie tiene la última palabra. Porque ningún diseñador ha logrado detener la máquina del tiempo ni mucho menos anclar su colección como única y verdadera en el inmenso puerto de la creación. Por el contrario, cada diseño que se encuentra en el mercado es reflejo de una tradición, de un lugar y de una vivencia. Y aunque la moda siga los parámetros y conceptos que se originan en las grandes casas europeas, ésta debe llevar un sello propio.
"La moda colombiana no existe como tal. Pero sí existe una interpretación colombiana de cada una de las últimas tendencias del exterior", aseguró Zajar.
Por eso, "no es igual vestir a una mujer en Francia que en Colombia. Cada una tiene su estilo, personalidad y evolución, y la moda debe cuidar esos tres aspectos para no romper con la tradición y línea de la creación de cada lugar", dijo. Y añadió que los escotes, los colores fuertes y las prendas más atrevidas están hechas a la medida de la mujer latina. Pues es un estilo de mujer que resiste cualquier tipo de color, de forma y por su fisionomía, es apta para los modelos más lanzados.

Hoy por hoy, vestir a la mujer latina se ha convertido en un reto para los miles de diseñadores que continuamente salen de las aulas a conquistar las pasarelas con sus piezas.

Lo cierto es que cada diseñador tiene una forma especial de encontrar el vestuario adecuado para la mujer latina.
Por ejemplo, Hernán Zajar trabaja como si se tratara de una consulta médica. Según el diseñador el primer paso es estudiar el físico de la mujer en cuestión: estatura, piel, peso y estructura corporal. Luego definir las dimensiones de la ocasión en la que lucirá sus encantos. Y por último, entre charla y charla, descubrir los rasgos más evidentes de la personalidad para matizarlos con los colores de las prendas.

Pero lo más importante de acuerdo con el concepto de varios diseñadores es encontrar un equilibrio entre los gustos personales y las últimas tendencias en materia de confección y diseño.

ZAJAR EN PASARELA
Alegre e inquieto, este diseñador colombiano asegura que el segundo semestre del año, en cuanto a moda se refiere, tiene nombre propio: silueta y color. Por eso, las telas se convierten en una segunda piel. Los cortes abrazan el cuerpo de la mujer para resaltar sus encantos. Y los colores fuertes y oscuros se encargan de matizar un estilo elegante y funcional.

Los colores fuertes componen el carrusel cromático de la moda de hoy. Naranja, amarillo, fucsia, azul y verde son las tonalidades de mayor preferencia en las pasarelas nacionales. Todos se conjugan en una sola prenda con cuadros, rombos o cualquier tipo de estampado, sin definición alguna. EI negro no pierde vigencia alguna, continúa conquistando y neutralizando el juego de color de las chaquetas y blusas de moda.

En cuanto a silueta se refiere, Zajar sostiene que las telas deben estar en armonía con el cuerpo. Además que cada material tenga un movimiento especial dentro del conjunto para lograr contrastes de color y textura.
Ahora bien, las texturas desempeñan un papel importante. Según el diseñador los paños pesados en telar están de última moda. Para muchos este material es enemigo de la figura, pero el secreto es darle forma con el corte y lograr que la densidad del paño se pierda bajo la silueta de la mujer.

Flanel, indigo y lycra también hacen parte del paquete de materiales para la confección y el diseño. Así mismo el chiffón entra por la puerta grande de las pasarelas nacionales. Un material suave y transparente que encierra la sensualidad y el misterio de la figura femenina en busca de un juego de contrastes y evidencias.

Finalmente, el diseñador asegura que son los escotes y las aberturas unos de los mayores encantos de la moda.

Colores, texturas, cortes y escotes son los elementos esenciales de la colección de Hernán Zajar que con conceptos claros y definidos logra recrear una historia en cada una de suscreaciones.

PUNTADA Y DEDAL
PUNTADA TRAS PUNTADA ANA Y GLORIA Trejos se han dedicado a tejer la moda para la alta ejecutiva colombiana. Estas dos hermanas jóvenes y emprendedoras trabajaron en Estados Unidos y allí aprendieron todo lo relacionado con el mundo de la alta costura.
De regreso a Colombia, las Trejos decidieron montar la boutique Contempo y desde hace 16 años el almacén viste de gala con las más novedosas piezas.

Para ellas no hay duda en el público al cual se dirigen: la mujer dinámica, moderna, que permanece en el corre corre diario entre idas y venidas, atendiendo su hogar, la oficina y cocteles en la noche. Es una mujer sobria y sofisticada que disfruta con la estética y el buen gusto.

Para este tipo de mujer, la boutique Contempo entrega diseños de corte europeo pero adaptados a la anatomía y a las costumbres de la mujer colombiana.
"Se trata de diseños cómodos, fáciles de combinar y con los cuales la mujer se sienta siempre elegante", aseguró una de las Trejos. Y para lograr llevar a cabo ese concepto de comodidad y elegancia a la vez, el almacén se ha especializado en utilizar materiales muy cómodos y prácticos que combinen tanto en el día como en la noche.

Para ellas, la filosofía es funcionalidad con elegancia y buen gusto. Por eso Contempo cuenta con un universo de prendas elaboradas en paños de un solo tono, de cuadros o con pequeños diseños. La botonería es especial y se utiliza como uno de los elementos importantes del diseño. Además los conjuntos se combinan con accesorios modernos como perlas, pedrería de colores y dorada.

Blanco y negro continúan siendo colores importantes en la colección Contempo. Siempre clásica y elegante esta combinación no pasa de moda y corta con todo. El escocés, por su parte, se utiliza como elemento discreto para chaquetas que combinen con cualquier pieza del ropero de la ejecutiva actual.

Para la noche, el almacén cuenta con una serie de sastres en brocados franceses con pasamaneria dorada y negra. Los accesorios son en perlás con dorados, estilo Chanel.

REGRESO AL FUTURO
TELAS, BOTONES, DIBUJOS CORtes, investigación, creatividad y entusiasmo son los elementos que componen el mundo de Carlos Lasema, diseñador colombiano que ha recorrido múltiples caminos en el universo de la creación para llegar con vientos de innovación a la moda del siglo XXI.
A los 22 años ingresó a la Universidad de La Salle con el propósito de seguir por los caminos de la administración. Allí adquirió gran cantidad de conceptos empresariales, nociones de manejo de negocios y logró definir la vida desde el punto de vista de la experiencia diaria. Dos años más tarde decidió cambiar el rumbo y estudiar diseño textil. La decisión tuvo dos razones: la primera, que su hogar siempre estuvo adornado con los trabajos que realizaba su madre, es decir, que durante toda su vida convivió con trazos, diseños, máquinas de coser y bordados. La segunda que encontró que la moda despertaba en él incógnitas y sensibilidades, por eso decidió ingresar a la Universidad de los Andes.

Durante su carrera mostró capacidad y creatividad. Sus maestros le auguraban un gran futuro porque, ese joven de apenas 24 años, lograba impresionar a los más famosos expertos con sus diseños e ideas.

No estuvieron muy lejos las apreciaciones de los maestros porque en 1978 en el cuarto concurso TV de la moda fue considerado como el diseñador más popular, y en el 79, Lasema recibió el premio Enka Moda 79 por ser el primer diseñador que fabricaba sus propios textiles. Dos años después, en 1981, empacó maletas y viajó a Nueva York. Allí en el Fashion Institute of Tecnology se especializó en diseño y trabajó en el campo investigativo. En este paso, Laserna alcanzó una mayor visión, lo que aumentó su exigencia como muestra del gran compromiso que hasta este punto había adquirido con la moda. La siguiente estación fue Venezuela donde adquirió grandes conceptos de patronaje y participó en los desfiles para la colección de verano.

Hoy por hoy Laserna cree que falta mucho por hacer. "Lo que realmente falta en Colombia es innovación. Y para lograr lo más importante es renovar los patrones y no seguir diseñando, ni produciendo, lo mismo porque el mayor vacío que tienen los diseñadores de hoy está en la investigación. Muchos creen que cuando se trata de moda todo es de color de rosa. Por el contrario, es un mundo cambiante y dinámico que exige un movimiento vanguardista para no perder de vista los últimos alcances de los diseñadores mundiales y no perder el bus de la creación", aseguró. Además el diseñador advirtió que los expertos en la materia deben aprovechar al máximo los vientos de apertura, porque la moda no da espera y sí en menos de dos minutos se tiene al alcance de la mano toda la información del exterior.

En ese orden de ideas la "moda colombiana" debe enfrentar con pies de plomo las múltiples tendencias que día tras día están llegando a las pasarelas nacionales. "Es necesario buscar, mezclar, abrir, cerrar, encontrar accesorios, colores, figuras, siluetas...", aseguró Laserna, un diseñador colombiano con visión hacia el siglo XXI.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.