Domingo, 22 de enero de 2017

| 1994/03/28 00:00

DISEÑO,CONFECCION Y MODA

DISEÑO,CONFECCION Y MODA

PASARELA NO ES LA UNICA VIA
DE MANERA DIFERENTE A COMO SUCEde en otras escuelas de modelaje del país, en John Casablancas casi todos los jóvenes que llegan en busca de una oportunidad la obtienen.
"El modelaje es un campo muy extenso -comenta Diana Lara-. No sólo existe la pasarela. También están la fotografía, las revistas, la televisión, los eventos deportivos. Y en la fotograffa, por ejemplo, alguien puede dedicarse sólo al campo de las joyas o al de los cosméticos. Todo es cuestión de conocer en qué eres fuerte".
Sin embargo, quienes pasan por esta escuela no siempre terminan dedicándose al modelaje. Para sus directores, como para los de John Casablancas en el resto del mundo -pues esta es una cadena internacional-, el interés se centra en la superación personal de cada alumno.
Esa es la razón por la cual han diversificado sus programas de preparación, ofreciendo además de modelaje profesional para hombres y mujeres (MPM y MPH), cursos para niños desde los cuatro años y cursos " de actualización para la mujer de hoy".
En el segundo piso del edificio donde funciona la escuela existe una agencia de modelaje que, con el mismo nombre -John Casablancas-, es manejada de manera independiente. Algunos de sus representados se graduaron allí mismo y ya forman parte del catálogo, cada vez más grande y especializado de modelos profesionales en el pais.
¿Qué enseña John Casablancas en sus programas MP? Una de las materias más importantes es Introducción a la agencia. Allí aprenden qué es un book o portafolio de fotos, cómo ir vestidos a un casting, qué les pueden preguntar y cuáles serian las respuestas más indicadas. E incluso, a qué hora deben llegar.
También reciben clases de pasarela (el 50 por ciento del programa de 60 horas), nutrición, expresion corporal, etiqueta, maquillaje y fotografía. Como en todas las agencias, en esta los modelos aprenden cuáles su mejor ángulo, qué colores les sientan mejor y cómo relajarse en medio de una ardua jornada de trabajo. En la decimoquinta semana del curso está programado un desfile interno en el que los padres de los futuros modelos son invitados de honor.
Repasando las fotos "antes" y "despues" que cuelgan en la cartelera de entrada a la escuela John Casablancas y leyendo los álbunes de la sala de espera, llena de cartas de agradecimiento, es posible entender en mayor medida cuál es el objetivo.
"Muchas niñas llegan en busca de ayuda para lograr mayor seguridad y desenvoltura, para aprender a vestirse, maquillarse, moverse. Y terminan convertidas en grandes modelos". Para la muestra, estas imágenes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.