Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/28/2012 12:00:00 AM

Diversificar es la clave

En dos décadas, una empresa que nació de la unión de las firmas de ingeniería más importantes es un conglomerado con negocios en el país y en el exterior.

En julio de este año se entregará la terminal internacional del aeropuerto Eldorado, una de las obras de infraestructura más importantes de Bogotá y del país. La compañía detrás de este megaproyecto es el Grupo Odinsa, el mayor accionista del consorcio Opaín, encargado de ejecutar el proyecto, que tendrá un valor total de 1.000 millones de dólares.
Pero, aunque esta es una de las obras más emblemáticas, es otra más que se suma al amplio portafolio de proyectos que tiene este grupo que nació hace 20 años y que hoy es un conglomerado de empresas que está presente en siete líneas de negocios: construcción de vías, aeropuertos, ferrocarriles, puertos, hidrocarburos, energía y sector inmobiliario.

El Grupo Odinsa hace presencia en buena parte del territorio colombiano a través de concesiones viales como Autopistas del Café, Autopistas de los Llanos, Santa Marta-Riohacha-Paraguachón, la concesión vial del Aburrá Norte (Hatovial) y de La Calera. Además, adelanta la construcción de la fase III de TransMilenio, en la Carrera séptima, y el Museo Nacional, en Bogotá. En el sector aéreo, aparte de la ampliación de Eldorado –que tendrá 43 obras con un total de 590.000 metros cuadrados– realiza la modernización de la terminal de Tocumen, en Panamá. En energía, tiene las generadoras de energía del Atlántico (Gena) y del Pacífico (Genpac) en Panamá y Chile, respectivamente. Adicionalmente, construye 2.900 viviendas de interés social y la Ciudadela del Valle, en Tulúa, y está presente en República Dominicana con la construcción, operación y mantenimiento de varias autopistas y carreteras.

Su actual presidente es el español Víctor Manuel Cruz, que continuó la tarea que comenzó Luis Fernando Jaramillo, fallecido, y a quien se le atribuye haber convertido a Odinsa en un importante jugador del sector de la infraestructura.

El plan estratégico del grupo de aquí a 2015 es triplicar los ingresos y el número de negocios mediante la diversificación de su portafolio y los planes de expansión en Colombia, América Latina y el Caribe, aprovechando las oportunidades que están surgiendo en infraestructura. Otro de los sectores en el que aspira tener más participación es en el de hidrocarburos y energía con la construcción y operación de tanques de almacenamiento, poliductos y plantas de generación de energía eléctrica. Pero también ve grandes oportunidades en el sector portuario, donde tiene experiencia –es el mayor accionista privado del puerto de Santa Marta– y en el ferroviario, donde tiene los ojos puestos en el tren del Carare y el Sistema Ferroviario Central.

“Los negocios de infraestructura son cada vez más grandes, lo que es importante para la compañía en la medida en que sea sólida financieramente. Odinsa participará donde vea opciones de manera individual o en consorcios con otras empresas de categoría mundial”, dice Cruz, que es un convencido de que están construyendo la mejor empresa de infraestructura de la región.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.